Me gusta la idea de «espiritualidad», pero a menudo encuentro irritante la palabra «espiritual». Soy una persona espiritual, pero he escuchado que hay muchas personas que la usan con tanta frecuencia que no me gusta, por eso es que me abstengo de usar esa palabra.

En algún momento, la palabra «espiritual» se ha convertido en sinónimo de lo sobrenatural. Y este es el problema con las experiencias etiquetadas que están vivas y vibrantes, con palabras que son inanimadas, muertas y abiertas a la interpretación

El concepto de espiritualidad puede reducir nuestro pensamiento en lugar de ampliarlo. Con demasiada frecuencia hacemos ciertas cosas espirituales, y otras cosas «no espirituales». Por ejemplo, ¿la lectura puede ser una experiencia espiritual? ¿Tomar una ducha puede ser una experiencia espiritual? ¿Dar a luz a un bebé, bailar o comer puede ser una experiencia espiritual? No es la experiencia que es innatamente espiritual: cualquier cosa puede ser espiritual en el fondo. Más bien, nuestras percepciones y estados mentales juzgan algo como espiritual o no.

¿QUE ES LA ESPIRITUALIDAD?

Ser una persona «espiritual» se asocia comúnmente con ser una «persona religiosa», pero este no es siempre el caso. La espiritualidad no tiene una definición absoluta, pero en general se percibe como una gran sensibilidad por la vida, esto incluye: a otras personas, a la naturaleza, a los animales y a nuestras propias existencias. La espiritualidad, la forma en que la interpreto, es la búsqueda de significado, propósito y dirección; el viaje del autodescubrimiento y la autocomprensión. Es un deseo de convertirte en tu mejor yo posible y trascender quién eres o quién crees que eres a través de un poder superior o de nuestra interconexión como seres vivos.

¿LOS INTROVERTIDOS SON PERSONAS MÁS ESPIRITUALES?

Moisés era un hombre dolorosamente tímido y callado. Necesitaba la ayuda de su hermano más elocuente para compartir sus ideas, ya que dudaba y buscaba a tientas lo que tenía que decir. Muchos maestros espirituales eran como Moisés, eran personas calladas que se sentían atraídas por la soledad. Moisés recibió sus Diez Mandamientos después de 40 días y noches de soledad en el Monte Sinaí. Jesús también pasó 40 días de soledad en el desierto. Y Mohammed se encontró con Gabriel en la soledad de su cueva de Hira.

Usar la palabra «introvertido» es otra forma de explicar, en nuestro limitado medio de comunicación, la necesidad de soledad, quietud e introspección para cultivar la espiritualidad.Pero, ¿todas las personas espirituales son introvertidas? Realmente no. La introversión proporciona la ventaja de la introspección, el disfrute de la soledad y la capacidad de resistir la tentación de la estimulación inmediata y las distracciones externas. ¿Pero significa eso que los introvertidos son personas más espirituales en general? De ningún modo.

 La capacidad especial de los introvertidos es, a través de la introspección, la capacidad de mejorar lo que ya está dentro de ellos.  Esto podría ser una búsqueda superficial de estimulación, una reacción emocional o una autoabsorción. Sin embargo, a los introvertidos con una sensibilidad a sus necesidades espirituales, como la búsqueda de significado, propósito y dirección, les resultará mucho más fácil disfrutar de la profundidad de sus actividades.
Los viajes espirituales son predominantemente solitarios. La soledad es necesaria para evitar distracciones externas que interfieren con tu capacidad de ser introspectivo, y para buscar y escuchar tu voz interior que te dice quién eres.

Para el extrovertido, esta puede ser una tarea muy difícil. Cuando puedes enfrentarte tan bien a la estimulación externa y sentir un inmenso placer en ella, sentarte solo y sin hacer nada más que estar «atrapado» con tus propios pensamientos puede llegar a ser toda una odisea. Por naturaleza, el extrovertido tiene menos tiempo o deseo para detenerse y escuchar. Pero para la mente que busca la profundidad de la comprensión en lugar de la estimulación, el valor viene al elegir ver menos superficialmente, para percibir la vida con más profundidad. Cuando tenemos menos distracciones externas en soledad, cualquier pequeña distracción interna que nos quede se magnifica en su significado, aumentando nuestra conciencia interna de nosotros mismos. En la vida cotidiana, sin embargo, estos simplemente se desvanecen en el ruido de fondo.

¿DÓNDE LLEVA EL CAMINO ESPIRITUAL?

Si la espiritualidad es encontrar un propósito en la vida y convertirse en las mejores personas posibles, el primer paso es descubrir dónde estamos actualmente. ¿Cómo podemos ir a cualquier parte a menos que sepamos dónde estamos? Esta es la razón por la que a menudo nos encontramos dando vueltas en círculos, cometiendo los mismos errores una y otra vez. Muchas personas pasan por la vida sin parar, sin cuestionar y sin escuchar. Inconscientemente pasamos de un momento a otro sin intentar cultivar una nueva forma de hacer las cosas, o una nueva forma de ver cada experiencia que tenemos en nuestras vidas fugaces.

¿Pero cómo encontramos nuestros propios caminos espirituales? Hay varias formas. Para empezar, podemos mantener la mente abierta para experimentar cosas que de otro modo podríamos haber rechazado con nuestras «viejas» percepciones de la vida. Podemos comenzar a cuestionar nuestros sistemas de creencias actuales, nuestras ambiciones actuales, sueños e ideas sobre quiénes pensamos que somos o deberíamos ser. Y lo más importante, podemos mejorar nuestra conciencia de la vida y del momento presente, aceptando momento a momento sin ningún juicio, resistencia o comparación con ideales o recuerdos, lo que se nos presenta.

La conciencia no es algo muy difícil de aspirar. Incluso comer puede convertirse en una experiencia espiritual cuando deliberadamente prestamos atención a nuestros sentidos. El sabor, el olor, la vista y la consistencia de una comida son cosas que pasan desapercibidas para nosotros cuando comemos mientras nos distraemos hablando con alguien o mirando televisión.

Al estar al tanto de cosas tan pequeñas de vez en cuando, estamos mucho más en contacto con lo que está sucediendo en el «ahora» interno y externo, y así, nos volvemos mucho más claros sobre el camino en el que nos encontramos actualmente, y si quiero tomar el camino o no. La espiritualidad es nuestro GPS existencial.

Para el inconsciente, la mente «onírica», la percepción de la vida es aquella que salta de una distracción a la siguiente, siempre tocando la superficie y sin llegar a sentir ninguna base sólida de significado, o de significado e integridad.

Este ruido de fondo que siempre está en algún lugar de nuestras cabezas se puede calmar de muchas maneras diferentes. Por ejemplo, hacer ejercicio, perderse en una creación artística sumergiéndolo en el momento presente, y la meditación, todos sirven para diseccionar el concepto que hemos construido y llamado realidad.

La meditación, por ejemplo, puede lentamente permitirnos adquirir conciencia al ayudarnos a convertirnos en observadores de nuestras emociones y pensamientos. Puede cambiar nuestras percepciones de la vida desde lo subjetivamente inconsciente y reactivo, hasta lo objetivamente enfocado, en control y consciente. Esta conciencia, esta comprensión de nuestras mentes internas, eliminará obstáculos, descubrirá energías y, en consecuencia, ayudará a crear caminos en nuestras vidas.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here