YALDABAOTH El SEÑOR DE LOS ARCONTES

“El GRAN INNOMBRABLE MAL en el centro de nuestra cultura es el monoteísmo. De un texto de la bárbara Edad del Bronce, conocido como el Antiguo Testamento, tres religiones anti-humanas han evolucionado -… El judaísmo, el cristianismo y el Islam. Estas son religiones cielo-dios Sol, literalmente, patriarcales – Dios es el Padre Omnipotente – de ahí el odio de las mujeres durante 2,000 años en los países afectados por el dios del cielo y sus delegados terrenales masculinos.

“El dios-del-cielo es un dios celoso, por supuesto. Él exige obediencia total a partir de todos en la tierra, ya que no él no sólo está en el lugar para una tribu, sino para toda la creación. Aquellos que lo rechazan deben ser convertidos o asesinados por su propio bien. En última instancia, el totalitarismo es el único tipo de política que puede servir verdaderamente el propósito del dios del cielo.

“Cualquier movimiento de carácter liberal pone en peligro su autoridad y la de sus delegados en la tierra. Un Dios, un rey, un Papa, un amo en el fábrica, un padre-líder en la familia en su casa… ”  Gore Vidal   

Mucho antes del nacimiento del cristianismo, el monoteísmo era una anomalía.

Europa y el Cercano Oriente florecieron bajo la guía divina de Sofía, la antigua diosa de la sabiduría. La Tierra era venerada como la encarnación de Sofía y por lo tanto era sagrada para las personas que buscaban realización divina en su presencia.

Esta antigua filosofía armoniosa, basada en la naturaleza amenazaba a la emergente filosofía salvacionistacredo sacrificial del cristianismo, que se basaba en el dominio patriarcal sobre la Tierra y exigía sufrimiento personal como camino a la otra vida.

Las viejas formas no podían ser toleradas por este intruso extranjero, y así durante los primeros siglos del 1 milenio las hordas cristianas borraron todo rastro de las antiguas tradiciones espirituales, lanzando a Europa en la Edad Media…
Hipatia. Fue una filósofa neoplatónica, astrónoma y matemática, cuyo asesinato por una turba cristiana en 415 DC marcó el final de la era clásica y el comienzo de la decadencia moral y espiritual bajo la tiranía del cristianismo.

En los evangelios gnósticos de Nag Hammadi, escritos en el 1er siglo, los escritores nos advierten sobre el dios de la Biblia. Conocido como el “Demiurgo” o “Yaldabaoth”, descrito como una deidad impostora demente que trabaja en contra de la humanidad. Asumiendo la arrogante pose de una deidad solar, Yaldabaoth falsamente se cree a sí mismo ser el único dios en el cosmos entero.

Él es, “un fantasma inorgánico auto-deificado, engañado acerca de su propia identidad.”

La palabra “Demiurgo” significa literalmente “medio-trabajo” o “con-medio-poder” – llamado así porque no puede originar nada, sino que debe imitar lo que ya existe.

El líder de la raza extraterrestre de los Arcontes es también,

  • Saklas (“tonto”)
  • Samael (“ciego”)
  • Yaldabaoth a los gnósticos

Este es el bíblico dios padre del Antiguo Testamento, Yahvé o Jehová – el dios todavía adorado hoy por millones de judíos, cristianos y musulmanes!

Las enseñanzas gnósticas constantemente hacen énfasis en que los Arcontes son imitadores que no pueden producir nada original, y sin embargo, arrogantemente afirman que pueden.

El Señor Arconte es llamado antimimon pneuma, “espíritu falsificado” (Apoc. Juan III, 36:17. El término ocurre varias veces en diferentes textos.)

El cosmos que produce es descrito por el término cóptico, hal, “simulación”. El vasto sistema planetario de los Arcontes es un stereoma, una proyección de realidad virtual en simulación de un patrón dimensional más alto.

Típicamente, la estructura Arcánica del sistema planetario ha sido descrita por “bandas armillarias” que rodean la Tierra. (Ilustración de A. CellariusArmonía Macrocósmica, 1660). Tomada por muchos sistemas esotéricos (Hermética y Rosacrucianismo como la imagen preeminente de la armonía cósmica, el modelo de las esferas planetarias refleja una imitación sin inteligencia de diseño divino, no la realidad viva del cosmos.

Yaldabaoth, el supuesto creador todopoderoso Diosrealmente no crea nada; en vez de esto, el copia del “arquetipo” patrones en el Pleroma. El stereoma planetario de su hacer es como una copia plástica de una cáscara de (¿olmo?) abalone. Solamente alguien que no sepa la realidad de la cáscara del olmo, y que milagro viviente de la naturaleza es requerido para producirlo, aceptaría la sustitución plástica.

Aquí, de nuevo, aplica el paralelo cósmico-noético: Los Arcontes simulan en el cosmos en grande, y también simulan en la mente humana. Esta es la indicación clave de su efecto, una pista a sus sutiles tácticas de intrusión.

Yaldabaoth es un dios impostor demente que dice ser el creador del mundo material, y exige la obediencia servil de sus sujetos humanos, mientras que él trabaja para socavar la evolución y el destino de la humanidad.

Según los escritos gnósticos,

“El propio Yaldabaoth eligió a un hombre llamado Abraham, e hizo un pacto con él”,

… y así comenzaron las devastadoras, religiones misóginas salvacionistas del monoteísmo que han devastado nuestro mundo.

Los arcontes son cyborgs depredadores, carentes de creatividad, pero pueden imitar con crecer. Su experiencia es la simulación (“HAL”, la realidad virtual), y el Demiurgo formó un mundo celestial, copiado del original Sofiánico, pero completamente falso.

Este cielo arcóntico es el más allá de incontables seres humanos que están engañados por la simulación presentada por la mesiánica religión salvacionista (el cristianismo).

“Ellos (los Arcontes) trataron de dominar a la humanidad en sus funciones

Psicológicas y de percepción… En efecto, su alegría es amarga y su
belleza es depravada. Y su triunfo está en el engaño, llevando por mal camino,
ya que su propia estructura es sin divinidad.”
“El Apócrifo de Juan“, de los códices de Nag Hammadi

Esta falsa ‘salvación’ por poderes sobrehumanos, en lugar de a través del innato potencial divino para la humanidad y alineado con la diosa planetaria Sofía, es el sello de la religión extraterrestre.

Es la causa principal de la mayoría de los problemas que actualmente aquejan a la humanidad.

 

Deja un comentario