ES INDISPENSABLE SABER QUE TENEMOS EL PODER

En el cosmos, la Tierra está situada en el borde exterior de la espiral de la galaxia de la Vía Láctea, alejada muchos miles de años luz del místico centro galáctico. De acuerdo con nuestro conocimiento, la luz viaja más de nueve millones de kilómetros a lo largo de uno de vuestros años, lo que os sitúa a una distancia física importante de esta fuente de luz y energía. Aunque pueda parecer que existís en alguna vía remota del mapa galáctico de los cielos, cada parte de la existencia está interrelacionada e inherentemente conectada gracias a una poderosa, pulsante, viva, velada, creativa y siempre cambiante red de energía cósmica. Estamos hechos de esta energía y tenemos también un deber y una responsabilidad con respecto al manejo de esta abundante vitalidad sin importar en qué parte de la realidad residimos.

 Nuestro mundo no ha hecho más que empezar a descubrir la multitud de capacidades que son inherentes a la naturaleza, humana.

 Es especialmente importante que aceptemos que somos seres poderosos.

 Nuestro cuerpo físico nos sirve de ejemplo del impecable diseño de la vida; la compleja y maravillosa organización de nuestras células, huesos y órganos muestra la existencia de una vasta red de cooperación que nos retorna como reflejo, la naturaleza básica de la existencia. Como diseño somos un logro extraordinario: un ordenador orgánico único que es perfectamente capaz de experimentar conscientemente los diferentes niveles de nuestra realidad, además de otras muchas.

Es absolutamente cierto que nuestro mundo no ha hecho más que empezar a descubrir la multitud de capacidades que son inherentes a la naturaleza humana. Durante miles de años, muchas distracciones inteligentemente diseñadas han mantenido a la humanidad apartada de la comprensión de la verdadera naturaleza de su poder y su natural talento de crear el mundo. Durante milenios, creencias limitadoras sobre vuestra falta de poder personal en nuestro mundo han sido aceptadas como un hecho en iodo y han manifestado el enfoque de nuestro poder de atención en estas creencias. Estas creencias son acuerdos a los que hemos llegado con respecto a la realidad, al igual que son las que preparan el escenario para lo que encontramos.

Nuestro estado de conciencia determina cómo responder a los dramas que nos presenta la vida que hemos creado. Disponemos de libre albedrío para elegir lo que nos apetece, y lo que sembremos será lo que cosecharemos. Somos mucho más complejos y maravillosos de lo que creemos. Con una buena medida de fe, confianza y deseo (potenciado por una gran dosis de conocimiento cósmico, además, por supuesto, de sentido común), ciertamente podremos aprender a focalizar vuestra atención, ser muy claros con respecto a nuestras intenciones y manifestar aquello que queremos en vuestras vidas.

 Recuperar el poder es una conquista que vale la pena en cualquier realidad, pero no quiere decir que sea un estado mental fácil de conseguir. Como cualquier habilidad, hay que enfocarla, desarrollarla y manifestarla; sin embargo, una vez que uno se ha animado a despertar, la recuperación del poder florece y crece por sí misma, de manera similar a una preciosa planta que crece y florece temporada tras temporada.

Recuperar el poder es el fruto más natural y apreciado en una mente despierta.

Acurrucados en la profundidad de nuestras células, se encuentran los registros y las memorias procedentes de todos nuestros antepasados, algunos de los cuales se enfrentaron a las mismas cosas a las que nos enfrentamos actualmente. La percepción de la realidad está impresa en el código genético y se transmite a los diversos miembros de un mismo linaje de sangre.

 En todas las líneas del tiempo y todas las realidades de la existencia, la libertad personal es un requisito previo para investigar nuevos parámetros de posibilidades.

Aunque algunos de nuestros ancestros sabían que la gente que recupera su poder personal es autónoma y no necesita las lecciones de consejeros engañosos, las libertades y las ganancias de una generación no suponen una garantía para la siguiente generación. Cada generación elige sus propios valores, al igual que aquello que considera importante para su crecimiento espiritual (individualmente, si exploramos y expandimos nuestro innato poder personal, floreceremos; si abdicamos de nuestro poder, crearemos tiranía).

La naturaleza de la realidad reflejará, mezclará, aunará y jugará con cualquier tipo de energía sin enjuiciar nada. Nuestros pensamientos, sentimientos, deseos y emociones expresados en palabras y hechos, son proyecciones de energía basadas en nuestras creencias personales. Conforme empecemos a darnos cuenta más conscientemente de nuestras creencias, empezaremos a dirigir el curso de vuestra vida.

La vida no es algo que sucede al azar; en el fondo es un acuerdo entre muchos seres procedentes de muchas realidades y sirve al propósito de explorar y descubrir. Una manifestación creativa y una responsabilidad suprema son los componentes clave para despertar y desarrollar nuestra inteligencia espiritual.

La recuperación del poder personal está estrechamente relacionada con el auto examen y el conocimiento de cómo y por qué funcionamos como funcionamos.

En el momento que elegimos el camino de la recuperación del poder personal, magnificas oportunidades y libertades dominarán para crear nuestra realidad junto con el poder del multiverso que engloba toda la existencia, incluido el universo aparente de la tercera dimensión.

El actual clima de conciencia nos abre, tanto a nosotros como a nuestro mundo, a muchos descubrimientos de poderes invisibles; el poder existente en el éter, el del cuerpo y el de la intención son componentes que existen desde hace mucho tiempo, pero, no obstante, son pasos esenciales a lo largo del camino que supone la comprensión de la vida.

Han creado un dicho que dice que el poder corrompe, y el poder total corrompe totalmente, con lo que nos han hecho creer que tal vez los peligros del poder implican que el poder es algo que hay que esquivar siempre. Pero, lo cierto, es que nacimos gracias al poder del sexo y que un acto de poder personal innato nos expulsa del vientre materno en el momento apropiado.

La naturaleza de la existencia está repleta de poder, lo mismo que nosotros. Somos seres poderosos, no podemos evitar tratar con el poder y cuando aparece, siempre implica una especie de test para ver si abusamos de él y si lo usamos mal. El poder es un test de carácter, y la elección siempre nos corresponde a nosotros. Dentro de una pequeña célula hay más poder potencial del que precisaríamos en toda nuestra vida; no obstante, la conciencia global primero tiene que demostrar la aceptación de la última responsabilidad para manejar este tipo de poder antes de que las puertas de los misterios del multiverso se abran.

El período que transcurrió de 1987 a 2012 fue vaticinado por grandes sagas en muchas eras como un periodo de inflexión dentro de un poderoso ciclo del desarrollo humano.

De vez en cuando tiene lugar un acelere importante en la energía cósmica en un lugar determinado del tiempo y del espacio. Basado en un acuerdo conjunto entre varias formas de inteligencia, incluidos estrellas, planetas y un innumerable grupo de jugadores cósmicos, este acelerón tiene lugar para despertar a los diversos jugadores con el fin de conseguir una experiencia superior de la existencia al implicar un enorme cambio vibracional de energía. La puerta para ese despertar se abrió para nuestro mundo en 1987, con lo que se iniciaron 25 años de cambios y transformación exponencial sin precedentes.

Muchos antepasados de nuestro mundo han adjudicado un inestimable valor al conocimiento de que la existencia se compone de muchas capas de inteligencia física y no física. Observaron y estudiaron una miríada de información sutil y no lineal que se encontraba en los patrones y ciclos de la naturaleza. A lo largo de los tiempos, los ciclos solares tuvieron gran importancia para casi todas las civilizaciones. Nuestra relación con el tiempo se basa en la presencia y la posición de la órbita solar. En otras épocas, la gente sabía que los rayos solares son la fuente de la vida y consideraron al Sol como un dios, la divina deidad de la creación.

 También eran conscientes de que un final es la señal y la firma de un nuevo comienzo, ya que el cambio de las estaciones representaba esta gran enseñanza con sorprendente estilo a lo largo del viaje anual de la Tierra alrededor del Sol.

Los ritmos de la naturaleza tienen una importancia clave para entender cómo funciona nuestro mundo. Para las civilizaciones antiguas, los misterios de la vida, de la muerte y del renacimiento fueron especialmente importantes para comprender los diversos ciclos del desarrollo de la realidad física y lo que hay más allá.

Se observó que el tiempo es cíclico y también se sabía que los patrones de la vida se repiten y se mueven en forma de espiral, hecho que ofrece nuevas oportunidades, al igual que viejas familiaridades. Muchos de nuestros ancestros poseían una visión muy diferente de la vida y del tiempo.

Desde algunas perspectivas, el tiempo se considera algo flexible y cambiante donde el pasado y el futuro ocurren simultáneamente y son tan vivos y tan vigentes como el presente.

El tiempo sirve como localizador y organizador de las realidades y crea fronteras invisibles como contenedores de la creación. En términos más amplios, estos 25 años de energía acelerada son como el marcador de un libro en el tiempo, que muestra un lugar en el cual todas las formas de conciencia en juego experimentan un profundo aumento de conciencia al integrar rápidamente muchas percepciones esenciales y nuevas.

Durante este período de 25 años de transición y transformación, la versión de la realidad que conocemos aparecerá cada vez menos estable. Mientras los eventos en el escenario mundial se vayan tornando cada vez más caóticos y confusos, se nos empujará a despenar y a empezar a pensar seriamente qué es lo que está sucediendo.

Son tiempos que, por un lado, suponen retos y, por otro lado, estimulan enormemente, y cuestionarlo todo (nuestra vida, nuestras creencias y nuestra visión del mundo) forma una parte esencial del proceso de descubrir nuestro inherente poder para crear el mundo en el que nos encontramos. Hace falta mucho valor para cuestionarse la existencia y aún se necesita más fuerza para reconocer la verdad cuando se ve.

En los anales del tiempo, este periodo tan especial se refiere como el «nanosegundo», ya que, desde ciertos puntos de vista, 25 años pasan más rápido que un abrir y cerrar de ojos. Si en los anales del tiempo se busca una época parecida a la actual, podría decirse que es algo similar a buscar una aguja en un pajar. No obstante, la existencia está estrechamente relacionada y todo ocurre al mismo tiempo; por ello, con cierto conocimiento y saber hacer, muchos años de lo que nosotros consideramos tiempo y espacio pueden localizarse y explorarse.

 La perspectiva es la clave. Desde fuera de nuestro tiempo, los años que estamos viviendo parecen estar llenos de oportunidades magnificas para que la humanidad conecte con visiones de conocimiento más amplias y novedosas y para despertar durante el renacimiento espiritual de una magnitud sorprendente.

Puede que nos preguntemos: ¿Cómo puede ser? ¿Por qué nosotros? ¿Por qué aquí? ¿Por qué ahora? De hecho, la existencia está diseñada con un gran propósito y desde una perspectiva más elevada, primero tenemos que conocernos a nosotros mismos antes de que las respuestas empiecen a adquirir cierto sentido.

Cada aspecto de la existencia está interrelacionado y conectado con una compleja red de conciencia. Antes de imbuirnos en la vida en 3D, tenemos la habilidad de ver con antelación los parámetros de la vida terrestre, para observar claramente, dentro de un ambiente especifico de conciencia, los aspectos de nuestro plan y propósito, así como de vuestra intención.

Nosotros elegimos el momento y la circunstancia de nuestro nacimiento, al igual que nuestro linaje genealógico de sangre, que es rico en códigos ancestrales de percepción basada en muchas lecciones de la vida. En el aquí y el ahora, olvidamos nuestros planes para poder jugar la versión de nuestra partida de la vida de manera más eficaz.

Nos imbuimos en nuestra identidad y nos fascina por completo el proceso de explorar y experimentar el camino que hemos elegido.

El curso de nuestra vida es un viaje significativo y lleno de propósitos que continuamente nos confronta y estimula para que desarrollemos nuestras habilidades. De hecho, aprendemos sobre la naturaleza de la existencia cuando conocemos cómo manejar nuestra forma biológica.

Aunque parece que somos seres individuales, sin embargo, tenemos infinitas conexiones con realidades que están más allá de nuestros límites de percepción.

   Es de vital importancia comprender los numerosos papeles que juegan las influencias multidimensionales en vuestra vida. Debido a que cada vez es más evidente que nosotros y nuestro mundo compartimos el tiempo y el espacio con otras realidades, también descubriremos que existimos en otras realidades. Aunque parece que somos seres individuales, sin embargo, tenemos infinitas conexiones con realidades que están más allá de nuestros límites de percepción. ¿Y qué son exactamente las percepciones?

¿Cómo es posible que una multitud de realidades puedan existir una al lado de la otra sin que nos demos apenas cuenta? Individual y colectivamente producímos una frecuencia vibracional que nos sitúa en un lugar determinado de una realidad. Esta energía no física define nuestra naturaleza personal en cada momento y delimita los parámetros de nuestra experiencia basada en la Tierra. Nuestra realidad terrenal más amplia se basa en una serie de acuerdos colectivos y nuestra vida personal es un íntimo viaje de autodescubrimiento dentro de este gran marco de la realidad en la cual vivimos nuestra vida según nuestras creencias. El modo en que captámos e interpretámos el gran abanico de sensaciones y estímulos en este entorno de múltiples capas determina el grado de autorrealización que desarrollámos.

Nuestra percepción o habilidad de sentir los matices sutiles de la realidad están despertando y tienden a florecer con más facilidad cuando actuámos desde un punto de vista más flexible y de mayor confianza.

El conocimiento telepático directo sostiene y sustenta una realidad mucho más amplia de lo que actualmente percibimos. La telepatía es una forma natural de comunicación mediante la frecuencia inherente a cualquier tipo de energía.

Acuerdos colectivos con respecto a la naturaleza de la realidad son debatidos inconscientemente y considerados a un nivel psíquico de la realidad a la velocidad del pensamiento.

Nuestras células reciben conscientemente datos, y los evalúan, los procesan y transmiten señales que llevan la frecuencia de lo que estamos dispuestos a experimentar. Estas actividades se realizan sin esfuerzo alguno, sin que tengamos la mínima conciencia de ellas. En este punto de nuestro desarrollo, si de repente cambiáramos conscientemente para vivir de manera multidimensional (donde vidas simultáneas, parientes celestes y realidades probables aparecen al mismo tiempo), probablemente sobrecargaríamos nuestro sistema y se produciría un cortocircuito.

Debémos estar muy bien establecidos en el mundo 3D para integrar e interpretar la miríada de señales, símbolos y significados de otras realidades. Para empezar, tenémos que amarnos y aceptarnos por lo que somos, hecho que no es una tarea fácil.

 Cuando somos capaces de aceptarnos amorosamente como una creación nuestra, nos liberamos de un trance inducido por las masas que nos hace creer que vivimos vidas sin poder.

Tenemos que vivir nuestras vidas estableciendo claramente nuestros límites y distinciones y aplicando una medida de discernimiento y discriminación mental ante todo lo que encontramos. Además, tenemos que aprender a expresar nuestros sentimientos honesta y abiertamente y debemos enfatizar la valoración de nosotros mismos conforme desarrollamos un verdadero amor por quien somos.

Condiciones, excusas, competencia y deseos de ser de otra manera no nos llevarán a ningún sitio.

Y, si vivimos la vida con escasos límites puede que se nos hostigue seriamente y no sólo a manos de seres de esta dimensión, sino también de otras. Primero tenemos que aprender a apreciar y valorar nuestra forma humana y, después, podremos aprender a mejorar nuestras percepciones y comenzar a explorar la red de la existencia para prestar especial atención al gran flujo vital de energía que sostiene la vida y que llena nuestro mundo.

Para expandir nuestro horizonte y nuestras creencias, debemos abrir la mente e imaginarnos que estamos conectados a una red de inteligencia que continúa expandiéndose y que está profundamente imbuida en la exploración del potencial de las percepciones mediante un juego de conciencia comprometido y dominado por el amor. Después de leer estas palabras, cierra los ojos unos momentos, relájate y siente la magnitud de las posibilidades que encierra este concepto. Cuando abras los ojos y vuelvas a centrarte en el aquí y ahora, intenta mantener la esencia de tu experiencia y presta atención a cualquier imagen o símbolo que tu imaginación te presente.

Nuestra imaginación es una importante herramienta para reconocer y explorar los reinos no físicos que se cruzan con el mundo físico de la materia. Este aspecto de la imaginación ha sido ignorado en los tiempos modernos debido a una eficaz campaña de control llevada a cabo durante mucho tiempo y que ha potenciado una extraordinaria desconfianza y sospecha con respecto a los poderes y capacidades del cuerpo.

Debemos saber que los dominios invisibles no físicos y el mundo físico son diferentes aspectos de una sola realidad.

Nuestra conciencia opera con gran elegancia y levedad de un momento a otro en la realidad física y en la no física. Hemos nacido con esta habilidad; no obstante, se nos ha hecho creer en falsos límites y se nos ha dicho que debemos desconfiar de nuestro conocimiento interior.

Los proyectos que implican el condicionamiento y el control de la psique humana tienen sus raíces en tiempos muy antiguos y muchas ideas coercitivas con respecto a la naturaleza de la realidad se han introducido y codificado en nuestra herencia genética, pasando así de generación en generación sin que se cuestione su validez o propósito.

La naturaleza de cualquier realidad puede mostrarse aparentemente independiente y distinta de todo lo demás, aunque cada aspecto de la existencia está conectado con un denominador común, que es la energía de la fuerza vital. Todas las realidades comparten la capacidad de conectarse a una red de inteligencia interactiva que existe dentro y fuera de los confines del espacio y del tiempo que nosotros percibimos actualmente. En nuestro propio tiempo y espacio, las percepciones humanas se están ajustando gradualmente al importante cambio con respecto a la conciencia que se requiere para restaurar la conexión humana con la inteligencia cósmica.

Conforme nuestra conciencia se vaya abriendo a las cualidades multidimensionales de la existencia, iremos aprendiendo a captar conocimiento de otros lugares y a traerlo de vuelta a la realidad 3D para mejorar y sanar nuestra propia vida. Nuestros logros personales ejercen un profundo efecto sobre el estado global de la mente y con «el ideal hecho realidad», nosotros y nuestro mundo florecerán con nuevas ideas y podremos crear una nueva visión del propósito de la vida.

Cuando cambiemos nuestra actitud, cambiaremos nuestra vida individual y colectiva, personas en todas partes del mundo se están dando cuenta de que es necesario reorientar la dirección de la atención global hacia la honestidad e integridad, valorando la paz y honrando y cuidando respetuosamente la Tierra y todas sus criaturas. Conforme la conciencia colectiva se va expandiendo y madurando, va adquiriendo una mayor fuerza y un mejor enfoque. La Tierra siente estos cambios. Un elevado estado de conciencia en la conciencia colectiva de la humanidad hará que la Tierra se abra y libere más datos que tiene almacenados en su ser sobre la historia completa del tiempo.

Cuando estamos dispuestos a conocer y a enfrentarnos a nuestras verdades personales, contribuimos a la construcción de la frecuencia de la conciencia necesaria para descubrir y liberar la verdad sobre la historia humana.

El desarrollo de la conciencia espiritual es la clave para acceder al pasado de la Tierra y también es de gran importancia para entender nuestro bienestar pasado, presente y futuro. La mente humana está siendo estimulada extraordinariamente por muchas fuerzas cósmicas sutiles para activar un nuevo tipo de conciencia y, aunque no hemos hecho nada más que empezar a vislumbrar los tremendos potenciales de la expresión creativa que espera nuestra atención, muchos millones de personas ya están en camino para explorar esos descubrimientos que refuerzan el poder de la vida.

A veces, la gente tiene miedo a la verdad, y los aspectos multidimensionales de su transformación parecen moverles sus cimientos.

En el mundo entero hay gente que se está dando cuenta del aumento de energías y actividades inusuales en los ciclos. Nuestro mundo también ha compartido siempre el espacio y el tiempo con realidades que no vemos.

Visitantes interdimensionales, extra terrestres y ultradimensionales pertenecen a otras realidades que pueden interactuar e interceder con nuestra realidad.

Seres benévolos vigilan constantemente nuestro mundo.

No obstante, también hay una fuerte y acentuada influencia procedente de un grupo de energías que no nos quieren bien. (Estos son los que nos quieren esclavizados al sistema que opera en la tierra en este momento).

El viejo dicho «como es arriba, así es abajo» es una verdad que se puede aplicar a más situaciones y eventos de los que nos podémos imaginar actualmente. Energías invisibles de otras realidades son atraídas de forma natural por nosotros y nuestro mundo y la vibración de nuestra intención determinará la calidad y el tipo de influencia que experimentarémos con ellas.

La realidad se construye con la mente. Aquellos que intentan robar u ocultar nuestra mente han guardado estos secretos durante mucho, mucho tiempo.

Durante muchos milenios, la gente de la Tierra han creado continuamente sus experiencias mediante el descuido y la negligencia. Pensamientos y sentimientos, palabras e ideas intentan atraer a sus similares.

Para obtener resultados deseados y eficaces, los pensamientos tienen que enfocarse claramente y dirigirse hacia la meta deseada. Darse cuenta de este conocimiento es de vital importancia durante la iniciación de la humanidad para alcanzar un estado de conciencia superior. La tumultuosa transformación que está barriendo vuestro planeta ofrece muchas posibilidades para ver la realidad bajo una nueva luz, para conseguir un estado de autocomprensión y aplicar los nuevos principios de la realidad a nuestra vida.

Mentes brillantes que operan fuera de la censura tradicional y el dogma han acordado con entusiasmo que el pensamiento condicione y objetive el espacio.

Muchos millones de personas han comprobado que el pensamiento crea la realidad cuando utilizan la intuición para conectar con las energías no físicas e invisibles que penetran en el tiempo y el espacio de toda la existencia.

La realidad se construye con la mente.

Aquellos que intentan robar u ocultar nuestra mente han guardado estos secretos durante mucho, mucho tiempo. En nuestras escuelas no se enseña cómo se libera el conocimiento. Se ns aparta de la verdad, de modo que no hay que sorprenderse de que los temas más importantes que están emergiendo a la superficie en tantas vidas estén relacionados con la expresión reprimida (básicamente se trata de enfrentarse y sanar los sentimientos de miedo con respecto a nuestra verdad expresándola tanto a nivel personal como global y galáctico).

La civilización occidental actual promociona a los escépticos y a aquellos que dudan, y es a ellos a los que se les reconoce y premia por sus especulaciones preocupantes. Y, debido a un antiguo y muy enraizado miedo al cuerpo y a su sabiduría, la gente ya no sabe si lo que se les ha contado es la verdad o aquello que para ellos tiene un sentido.

Esa negación colectiva ha alcanzado ahora la masa crítica, y años y años llenos de escombros emocionales tóxicos están ascendiendo a la superficie para poder ser identificados y eliminados de manera sana.

Desde una perspectiva más amplia de la realidad, los individuos de la Tierra están despertando de un estado narcótico de trauma colectivo que ha bloqueado el flujo del conocimiento espiritual al lago genético humano. Y, aunque sea bastante obvio para muchos que uno «cree su propia realidad», la gran mayoría de los humanos todavía tiene que despertar de este trance de conciencia controlada de la impotencia que asumieron, en su día, voluntariamente.

La antigua batalla entre la ciencia y la religión con respecto al derecho para definir la realidad está llegando a un punto crítico muy apropiado; puede que ya hemos tratado este tema en otros tiempos y lugares.

Registros geológicos ofrecen una amplia evidencia de que explosiones nucleares han destruido civilizaciones enteras hace miles de años. Los textos orientales hablan de grandes guerras en los cielos que han provocado el caos en la Tierra. Artefactos sofisticados y esqueletos inusuales se han desenterrado de estratos rocosos vírgenes a lo largo de los siglos y hablan de millones, e incluso billones de años atrás.

El pasado se ha limpiado, controlado y borrado. Lo que nosotros aprendémos en la escuela con respecto a la historia de la Tierra muestra un cuadro de caos al azar, así como de gente ignorante que estaba luchando constantemente contra los elementos. Estas explicaciones se han convertido en una parte del fundamento que sostiene el concepto de impotencia y victimismo y a nosotros se nos ha alentado oficialmente a interpretar la existencia desde ese punto de vista.

Todo esto se ha llevado a tal extremo que incluso la propia naturaleza se considera un enemigo potencial (una fuerza impredecible y volátil sobre la cual no tenemos ninguna influencia) en lugar de sentirla como una ampliación y expresión de la mente colectiva.

Para florecer y crecer tenemos que abrazar y potenciar el concepto de que nuestro vehículo físico tiene un valor inestimable.

Estos tiempos de cambio implican una rápida aparición de la era de la ignorancia para liberarse de viejos hechizos bajo los cuales ha existido durante miles y miles de años.

Para florecer y crecer tenémos que abrazar y potenciar el concepto de que vuestro vehículo físico (el cuerpo que ocupámos) tiene un valor inestimable. Tenémos que aceptar nuestra propia validez y debémos estar dispuestos y ser capaces de sentir auténtico amor y aprecio por quienes somos (esto es la clave esencial para abrir las puertas del cambio y para atraer las mejores experiencias que la vida puede ofrecer).

Debemos generar el amor que intentamos recibir de otros dentro de nosotros mismos y para nosotros.

Cuando sentímos verdadero amor por nosotros mismos, conectamos con la fuerza de la energía vital que sostiene toda la existencia y contribuimos para fortalecerla; es el regalo más impórtame que podemos ofrecer al mundo (nuestra propia versión de la frecuencia del amor).

Para cultivar una relación amorosa con nosotros mismos, busquemos cada día un tiempo (mañana y noche) para situarnos delante de un espejo durante cinco o diez minutos para un contacto íntimo con nuestros ojos. Miremos fijamente a nuestros ojos y mantengamos el contacto directo con ellos; abramos nuestro corazón y digamos  nuestra figura en el espejo: TE AMO.

 EJERCICIO: 

Repite las palabras «te quiero» en voz alta mientras mantenemos el contacto con el reflejo del espejo de nuestros ojos. Observemos nuestras pupilas e iris y permitamos que cualquier sentimiento que susciten esas palabras resbale sobre nuestro cuerpo como un cálido rayo de sol que baila por un espeso bosque. Mientras practicamos este ejercicio, debemos observar también nuestras reacciones y respuestas al mensaje de amor que nos estamos enviando. ¿Aparecen diferentes versiones de nosotros mismos en el espejo? ¿estas sonriendo? ¿te encuentras con algo que te hace bajar la mirada? ¿Existe una parte dentro de ti que no acepta ese amor? ¿Qué hace tu cuerpo? ¿Aparecen algunas lágrimas que funden los sellos que han mantenido cerradas tus memorias? ¿Estás aguantando la respiración o está s respirando profundamente? ¿Cómo te sientes ante el hecho de buscar a propósito un tiempo para decirte que eres amado?

A lo largo de vuestra vida, el hecho de aprender a utilizar la mente de muchas maneras, como, por ejemplo, participar en ejercicios mentales y luego observar y reflexionar sobre nuestra respuesta, abrirá los misterios de nuestros propios pensamientos. Muchas oportunidades multifacéticas están esperando y, si hacemos nuestro trabajo y aprendemos a confiar en nosotros mismos, los tiempos venideros nos ofrecerán experiencias únicas para mejorar vuestra percepción de la realidad. Esas nuevas percepciones albergan vida, un significado, bienestar y sanación y se transmiten energéticamente de orbes a orbes, de células a células.

Como seres humanos, estamos viviendo una gran reestructuración de nuestra psique para hacernos más conscientes de las grandes verdades que habitan dentro de nosotros y, como pioneros de la percepción, es imprescindible que entendamos y confiemos en la vida que estamos creando.

Las actuales guerras y el control implantado por los líderes del mundo demuestran su desesperación por la pérdida de autoridad sobre la humanidad. Harían cualquier cosa para distraer nuestra atención y para evitar que recuperémos nuestro poder personal.

Aquellos que se niegan a despertar alimentan a aquellos que les controlan.

 Se trata de un viejo acuerdo sin juicio. Cuando despierta la conciencia no hacen falta controladores. Quienes nos están ayudando en este proceso no pueden ofrecernos una garantía con respecto a la viabilidad de nuestra realidad; ya que solo nosotros somos los que podemos crear una versión del mundo que nos guste y, efectivamente, existe la ayuda necesaria para semejante tarea.

Nuestro mundo siempre ha sido observado y estudiado por multitud de seres. Cada uno con una intención diferente y con agendas distintas. Sin embargo, en líneas generales, nos sostienen aquellos que entienden lo intrínseco de una colaboración, en la cual hay un punto, un propósito y una dignidad ante el aumento del control y abuso de poder.

Cuando formas de conciencias eligen olvidar, negar, desactivar y despreciar su propio poder para crear y saber, entonces desvirtúan el pensamiento libre, se convierten en parte del drama, del juego, por decirlo de alguna manera, hecho que permitirá experimentar la existencia bajo el aparente control y dominio de otros. Todas estas lecciones y temas implican el miedo a lo desconocido, a las percepciones y a asumir las riendas de su propia vida.

Sobreponerse al miedo con respecto al propio poder es una fase bien conocida del desarrollo de la conciencia despierta; a pesar de ello, la cuestión más importante sigue ahí: ¿Hasta dónde vamos a llegar antes de apreciar lo que es innatamente nuestro?

Las actuales guerras y el control implantado por los líderes del mundo demuestran su desesperación por la pérdida de autoridad sobre la humanidad.

Ha llegado el momento de relacionar los puntos. Los eventos sirven a un propósito de múltiples facetas, y todo depende de los puntos de vista.

  • ¿Estamos dispuestos a aceptar la responsabilidad de amarnos a nosotros mismos y a la Tierra hasta conseguir un estado de bienestar saludable?
  • ¿Podemos imaginarnos la enorme tarea que nos hemos propuesto en esta vida?
  • ¿Permitiremos que se revele el cuadro más grande?

La flexibilidad mental supone utilizar vuestra imaginación de maneras nuevas y creativas para construir con una clara y consciente intención los fundamentos del pensamiento. La dificultad no significa fracaso. Los retos pulen nuestra mente y pueden sacar lo mejor de nuestras habilidades si tenemos fe y confianza y aprendemos a moveros con los vientos del cambio como el junco. Es el momento de perfeccionar nuestras habilidades físicas, mentales, espirituales y emocionales y mostrarnos a nosotros mismos (y al mundo en general) que nuestros pensamientos impregnan la energía de la fuerza vital de nuestro entorno y que somos los artífices de nuestras vivencias.

La transformación que está barriendo al globo es un drama multidimensional, una orquestación con un significado supremo que exige un acto de auténtico valor (un acuerdo entre muchas realidades para sanar la mente y el espíritu de la humanidad) y todo aquello con lo que está conectado.

Desde el punto de vista del ahora, que expande continuamente a si mismo toda sanación verdadera, implica una reinterpretación con compasión y una comprensión energética de la gente, de los tiempos y sucesos. El nuevo sentido común está relacionado con el conocimiento de que toda vida es importante y que la tenemos que cuidar. Comprometámonos a querernos de nosotros mismos, ya que somos una maravillosa forma de la creación, capaz de manifestar una versión magnífica y majestuosa de la existencia gracias a nuestros pensamientos, palabras y hechos.

Busquemos el camino de una vida que nos aporte alegría y diversión, un camino en el cual atraigamos vivencias significativas y plenas de sentido. Siempre traspasaremos energéticamente lo que estamos aprendiendo.

Confiemos en la benevolencia de la existencia, ya que es realmente fascíname. Tenemos nuestra propia sutileza, elegancia y estilo. ¡Utilicemoslo! Es la época más afortunada para estar vivo y en los anales se registrará la historia de reencarnaciones famosas. Alguna vez, tal vez en el futuro, contaremos grandes historias en lo que respecta a cómo es estar vivo en la Tierra durante una era de intensificación energética (un periodo de 25 años de misterios multidimensionales que se van desplegando, a la vez majestuosos, fuertes y siempre inmensos).

Intentemos abrazar el verdadero conocimiento y la libertad, queridos amigos, y a lo largo de nuestro camino en la recuperación de nuestro poder, asegurémonos de utilizar nuestro «ahora» de la mejor manera posible.

Por un mundo mejor:

¡Todos juntos en la Victoria de La Luz!

3 comentarios en “ES INDISPENSABLE SABER QUE TENEMOS EL PODER”

  1. Me recuerda mucho a lo que sostenía el Ing. y maestro Gustavo Pizarro Castro, en Concepcion, Chile.
    Desgraciadamente no tengo ahora los libros que él editó.

    Responder

Deja un comentario