Nuestro Poder Termina Donde Comienza Nuestro Miedo.

Mientras se van abriendo cada vez más puertas para aumentar la inteligencia, debemos vivir en paz con nuestro cuerpo físico para sentirnos bien y beneficiarnos del proceso. ¿Qué armario debemos limpiar para lograr este estado?

¿Practicamos la auto hipnosis con nuestras creencias limitantes favoritas? «No tengo ningún control sobre la situación. Siempre seré pobre. Tener dinero es muy difícil. La vida es una batalla continua. El dinero es la raíz de todos los males. No hay nada que yo pueda hacer. Las cosas son así. Yo siempre he hecho las cosas de esta manera. No hay forma de salir de esta situación. No sé. Nunca podría. Me olvido. No lo vi.»

¿Cuántas veces nos metemos en semejante trance para quedarnos justo donde estamos? ¿Cuántas veces recurrimos el sarcasmo? La comodidad de una vieja y familiar rutina mental nos ancla a los viejos escenarios. Se nos han planteado esas preguntas para despertarnos y para ayudarnos a que nos demos cuenta y tomemos nota de cómo estructurar nuestros pensamientos. El eslabón referente a la mente y a la materia es una lección esencial que tenemos que aprender.

Tenemos que modificar nuestras creencias más enraizadas para ver un cambio en el mundo exterior. Es posible modificar estos comandos limitantes y reemplazarlos por pensamientos de poder y valor. Las limitaciones surgen en nuestra mente y tomar la decisión de liberar todas las creencias limitantes es como quitarse unos zapatos demasiado pequeños o despojarse de una faja que aprieta demasiado: estamos repletos de un nuevo sentido de libertad y alivio.

Mientras la intensa ola de energía cósmica aumenta, nuestro planeta va creciendo y es necesario utilizar la forma física con sabiduría, salud y relajación.

Para ubicar y aprender de estas energías dinámicas, tenemos que ir más lentos y advertir cuándo tenemos demasiado estrés. Puede que incluso seamos adictos al estrés y llenamos las horas del día con innecesarias rutinas metódicas porque no estamos a gusto con los momentos vacíos.

En los tiempos modernos, el silencio lamentablemente ha perdido su valor. La mente necesita descanso para ver con claridad y para poder integrar las cosas; además, cuando se observa el silencio durante períodos regulares, los beneficios ayudan a agudizar nuestra mente y a equilibrar nuestra vida. Debemos buscar y planear momentos dominados por la paz en lugar de ofrecer cualquier excusa del mundo, y, a veces, con gran indignación, porque estamos demasiado ocupados.

Nos hemos hipnotizado a nosotros mismos hasta creer que ser productivo y estar ocupado todo el día es un logro noble. Puede que seamos unos necios nobles, pero si queremos saber si es nuestro caso, sólo tenemos que observar nuestro cuerpo, ya que siempre nos dirá la verdad.

Cuando buscamos a propósito el conocimiento espiritual, repetidamente se nos escapa el mensaje porque no sabemos cuándo cambiar la marcha de nuestras percepciones y nuestra falta de flexibilidad crea un estrés no manifiesto. La flexibilidad es la clave para cambiar nuestras creencias. Somos, debido a nuestro diseño, seres multi focales y multidimensionales, y practicar la agilidad mental, por medio del sentido común, nos hace desarrollar una mayor aprehensión de la realidad sin perder el control sobre una visión mientras pasamos a la siguiente.

Recordemos que el mundo material es tan sólo una parte de la realidad.

Los reinos invisibles y espirituales, junto con otros planos de la existencia, también intentan entrar y participar en este periodo de tiempo de energía acelerada. Sea lo que sea lo que estemos aprendiendo, confiemos en que puede ser tan sólo una parte de una lección multidimensional mucho más compleja.

Cuando creemos en nuestro propio valor dentro de ese gran plano de existencias, un propósito más amplio entra siempre en juego para, a veces, revelar escenarios que aparentemente están más allá de nuestra actual comprensión.

La existencia se basa en una cooperación sutil de energías que tiene múltiples capas, es multidimensional y está dominada por un simbolismo que refleja nuestras creencias y expectativas de la vida. Nuestras percepciones se desarrollan y maduran de acuerdo con la habilidad de comprender el mundo interactivo de los símbolos e interpretar esos símbolos basados en el estímulo y la sensación que tenemos.

 En otras palabras, el significado que damos a un evento determina el desenlace que experimentamos. Claro está, cuanto más miedo tenemos, más limitadas serán nuestras interpretaciones. Nuestro poder termina donde comienza nuestro miedo.

Actuamos siempre en nuestra propia esfera de influencia, y ejercemos nuestro poder donde vamos, al mismo tiempo que aportamos nuestras ideas de manera bastante efectiva a la conciencia colectiva del planeta.

 Cuando potenciamos una visión del mundo sana y segura, nuestros sentimientos nos llevan inevitablemente a esa experiencia. No obstante, debemos desarrollar un profundo respeto por nuestros sentimientos al reconocerlos como barómetro de nuestros pensamientos. Cuanto más abiertos estemos a cambiar nuestra manera de pensar y a despojarnos de nuestras creencias, más percibiremos y más conoceremos este entorno de la experiencia terrenal.

Una fuerza muy potente de inquietud social y cultural está apareciendo rápidamente en respuesta a una recién descubierta pasión por la libertad.

El nivel de corrupción entre la gente, relacionado con la decadencia y la avaricia, además de diversas dificultades y una inestabilidad general en los sectores políticos, religiosos, científicos, militares, médicos, medioambientales y económicos constituye una clara señal de que se está desenmascarando todo a lo grande. Una fuerza muy potente de inquietud social y cultural está apareciendo rápidamente en respuesta a una recién descubierta pasión por la libertad; no obstante, los medios de comunicación controlados con su lema de «todo como siempre», continúan ignorando los asuntos de insatisfacción y descontento.

Como respuesta muy directa a la distorsión de estos medios, nuestra intuición puede estar muy activa y enviarnos señales a través de los sueños o sentimientos, así como a través de símbolos poco usuales. Prestemos mucha atención a nuestro estado mental cuando abrimos la puerta a la comunicación con realidades no comunes y permanezcamos centrados y muy claros. Las autoridades médicas del mundo actual etiquetan con frecuencia ese tipo de contacto como esquizofrenia y lo consideran un estado disfuncional de la mente con respecto a aquello que va más allá de las fronteras de la versión oficial de la realidad.

Dentro del campo de las creencias limitantes que definen la mente y su manera de funcionar, la incapacidad de poder distinguir entre lo que es real y lo que no lo es se clasifica como psicosis, una forma severa de una enfermedad mental. Esas etiquetas sirven como mecanismo de temor y proporcionan una creencia básica de que el cuerpo es defectuoso y uno no se puede fiar de él. Esta es una creencia muy limitante y demuestra un intento por parte de los controladores de la mente de desacreditar la multidimensionalidad y la naturaleza psíquica de la experiencia humana.

Nuestras células leen y se mueven continuamente con la energía de nuestro entorno y conforme vamos ampliando nuestra percepción nos volvemos mucho más sensibles con respecto a lo que nos rodea. Mientras va aumentando el desarrollo de nuestras facultades psíquicas e intuitivas, nuestro sistema nervioso, que controla y coordina a todos los órganos y estructuras del cuerpo, debe ser fortalecido. Nuestras células están en continuo contacto telepático con todas las posibilidades y, a nivel físico, nuestro sistema nervioso es el mecanismo a través del cual se transmiten estas comunicaciones de forma más eficaz. Todas estas actividades suceden sin que nuestra mente sea consciente de ese proceso.

 Debemos recordar que estamos en medio de un importante despertar global, una revolución de la conciencia que está ocurriendo a muchos niveles de la realidad y que abre la puerta al hecho de que somos verdaderamente seres muy especiales capaces de producir literalmente un número infinito de versiones de la realidad. Nosotros constantemente condicionamos la energía de la existencia; la organizamos y luego la proyectamos hacia el exterior sin ni siquiera darnos cuenta. Este es el proceso mediante el cual se manifiestan creaciones individuales y acuerdos colectivos.

Cuando la calidad de vida se torna inestable para cualquier especie, cuando no existe el innato valor del amor, el orden natural de una expresión espontánea se encuentra amenazado. La realidad que actualmente estamos abrazando parece estar desvaneciéndose, debido a escándalos de hechos chocantes que van aumentando día a día como la mala hierba.

La pedofilia se ha convertido hoy en día en una palabra conocida debido a los testimonios inquietantes que recorren las salas de la cristiandad y otros centros importantes de poder mostrando un patrón siniestro.

Mucha más gente famosa más allá de los rangos religiosos está cayendo en desgracia. Cuando los que ostentan el poder dan la espalda a la integridad, ignorando su papel de protectores de la gente, abusan y usan mal su poder. ¿Y quién les da la autorización para abusar del poder? ¿Cuántos niños más serán marcados por el abuso sexual hasta que la voz de la exasperación y la rabia sean escuchadas?

Por muy poco agradable que parezca, todo forma parte de un proceso de cambio con respecto a creencias obsoletas que están enquistadas en la mente colectiva. La creencia masiva en el poder de autoridades externas está firmemente enraizada en nuestra psique; son creencias fuertes y muy antiguas, pero, al igual que un bosque de madera roja, también ellos pueden ser talados tan rápidamente que aparezcan muchas preguntas respecto a la verdad de quiénes somos y por qué depositamos nuestra confianza más allá de nosotros mismos.

El increíble abuso del dinero y de los recursos del planeta se está desvelando rápidamente y está conduciendo a un colapso fuera de control.

La presión sobre las fuerzas gubernamentales del mundo está aumentando debido a que millones y millones de personas de países extranjeros protestan y se manifiestan para exigir los derechos básicos de la vida. En las salas y gabinetes de los líderes mundiales, se está luchando por negocios oscuros y tenebrosos, y el nivel de traición ha llegado más lejos que nunca. En Estados Unidos, donde la Constitución se está convirtiendo en una memoria distante, algunas personas prefieren sedarse con drogas de diseño y mediante aparatos electrónicos.

¿Cuáles son las creencias básicas que condicionan y controlan a la gente para llegar a un estado anestesiado y paralizado?

Los sucesos que se comentan en los medios de comunicación ocupan el tiempo y la imaginación de muchos millones de personas, al mismo tiempo que demuestran de muchas maneras una fuerte creencia en el poder de las autoridades. Sin embargo, la mayoría de los periódicos están llenos de información falsa. Las noticias no son lo que parecen ser, ya que muchas veces están codificadas, e incluso periodistas de renombre admiten que si contaran la verdad se quedarían sin trabajo.

Esto hace seguir la cuestión de las creencias de la gente respecto a su trabajo y lo que piensan que tienen que hacer para ganarse la vida. Las estadísticas dicen que una persona no puede acceder a un trabajo de alto nivel en cualquier Gobierno sin haberse comprometido antes: esto parece una afirmación válida para todo el mundo.

El increíble abuso de los bienes de la gente y de los recursos del planeta se está desvelando rápidamente y está conduciendo a una especulación escandalosa y a un colapso fuera de control y muy radical. El deterioro controlado del Gobierno se está desmigajando y se crean nuevas historias en primer plano para encubrir las deficiencias. No obstante, por otra parte, al otro lado de la gran división, hay un fabuloso despertar de la mente que está ganando terreno.

Cuando nuestras percepciones sean cada vez más precisas, muchas cosas serán más aparentes, y abandonar las viejas creencias puede considerarse una experiencia liberadora. Cuando cambien nuestras creencias, permitámonos enfrentarnos al chocante descubrimiento de que nada es exactamente lo que parece. Esa revelación debe ser integrada a nivel físico para poder profundizar en el poder de nuestras creencias y la atracción que ejerce sobre nosotros. Desde un punto de vista más amplio, siempre hay en juego un plan.

Al igual que un escenario está preparado para una obra de teatro, nuestro mundo se está adecuando para una interacción multidimensional con otras formas de inteligencia.

Ser fiel a la verdad tiene que ser algo que prevalezca en cualquier tipo de liderazgo, particularmente cuando todos aprendemos a confiar más en nosotros mismos.

Se trata de un momento importantísimo para la conciencia que procede del corazón humano y debe ser reconocido y aplicado como una herramienta natural y perfecta para activar el cambio. Mientras dormimos y soñamos estamos conectados con toda la gente de este mundo, pero también con otras dimensiones de la existencia, y es ahí donde elaboramos nuestras respuestas y soluciones potenciales para manejarnos en las arenas movedizas del cambio.

Cuando creemos que conocemos la verdad, respira e incide en el centro del corazón para comprobar su mérito. Cuando concentramos nuestra atención en el centro cardíaco, esa conexión nos permite caminar con compasión por el lado sombrío de la vida, sabiendo que la verdad es segura. Confiar en nosotros mismos en medio de un mundo que parece haberse vuelto loco es un sabio uso de la intención.

El «marketing» de una visión errónea del mundo basado en límites y miedo es un uso creativo de la imaginación: no obstante, tenemos que aprender a distinguir entre las ideas saludables y las que no lo son. En este punto de nuestro desarrollo tenemos que ser capaces de diferenciar entre una información genuina y la propaganda sin fin que intentan crear las creencias de la opinión pública. Discernir significa elegir sabiamente y, teniendo esto en mente tenemos que aprender a reconocer y a aceptar que nuestros sentimientos y sensaciones forman parte de nuestro radar corporal.

Al evaluar cualquier situación, las creencias determinarán nuestra apreciación. Dejemos claro lo que estamos dispuestos a vivir y desarrollar la compasión para otros y que elijan cualquiera de los caminos que les parezca.

Los habitantes del mundo entero están inquietos, lo que constituye una señal de que los tiempos y las creencias están cambiando.

Tenemos la libertad absoluta para hacer lo que deseamos con nuestra inquietud, aunque lo mejor sería recordar que la inquietud es una señal de que la energía se mueve. Para manejar nuestros miedos y creencias limitantes, observémoslos como atributos que hemos adjudicado a la realidad (algo en lo que estamos atascados, con lo que hemos crecido y nos hemos hipnotizado para creerlo).

Podemos aprender a retirar nuestra atención de las viejas ideas dejando que desaparezcan; sin nuestra constante atención, las ideas se pierden como globos en el viento. Desarrollemos una clara intención respecto a lo que queremos. Las creencias son como un cultivo que hemos elegido plantar en nuestro jardín y que estamos cuidando como corresponde a un buen jardinero; sin embargo, debemos abrir nuestros sentidos para verdaderamente ver las profundas raíces de nuestras creencias más invisibles.

Hay creencias colectivas que mantienen nuestra vista focalizada en ciertos aspectos del espectro de luz, pero no hacen otra cosa que restringir lo que vemos, mientras otras realidades están funcionando continuamente en nuestro entorno. Vivir una vida bien organizada, tranquila y centrada, sin interferencias por parte de la televisión u otros aparatos electrónicos, y con mucho tiempo para disfrutar de la naturaleza, mantendrá nuestro sistema nervioso alerta y funcionando pausadamente, pero, al mismo tiempo, de manera intensa.

Cuando nuestro sistema nervioso esté bien equilibrado, seremos capaces de ver las terribles y limitantes creencias por lo que son, y, cuando aparezcan, reconoceremos su existencia. Con justicia debemos valorar el papel que han jugado en nuestra vida y luego dejemos que desaparezcan.

Utilicemos el presente para reemplazar un concepto limitador de nosotros mismos por uno que refuerce nuestra vida. Para cambiar el mundo exterior, tenemos que cambiar primero nosotros. Debemos estar dispuestos a abandonar nuestras interpretaciones limitantes del pasado para dejar de verlo como causa de los fallos que percibimos en nosotros actualmente.

No alberguemos resentimiento o enfado, ya que el victimismo es una creencia muy poderosa que destruye el proceso natural de la creatividad. Cultivemos una perspectiva sana y fortalezcamos nuestra voluntad aceptando la responsabilidad de nuestra vida. Es esencial desarrollar ideas positivas y creencias saludables y establecer nuestro libre albedrío y nuestra creatividad. Es posible vivir la vida y todas sus maravillosas ofertas de alegría, seguridad y armonía. Se trata de una creencia que nos beneficia.

Debemos aprender a buscar la armonía y el propósito que hay detrás del majestuoso e impecable orden de la existencia.

Siempre hay una multitud de probabilidades favorables donde elegir. Por favor, tengamos en cuenta ese potencial y no nos fijemos en las preocupaciones. Preocuparse es una auténtica pérdida de energía en cualquier situación. La preocupación crea una vibración distorsionada en nuestro campo y nos quita energía. ¿Y cómo evitamos la preocupación?

Tenemos que averiguar nuestras creencias respecto a qué nos preocupa. Liberemos nuestra necesidad de estar al mando y tener que controlarlo todo. Reemplacemos la preocupación por una declaración que afirme nuestra elección de seguridad, comodidad y paz mental. Aprendamos más sobre nosotros mismos y prestemos atención a cómo manejamos la energía. Démonos cuenta de las cosas que ya no sirven y reconozcamos cómo nuestro murmullo interior se convierte en la película con la que nos encontramos en el mundo exterior.

Al agudizarse nuestra percepción, tenemos que prestar atención para observar y aprender lo que se enseña. Seleccionemos cuidadosamente nuestras palabras y pensamientos, ya que la claridad del propósito nos asistirá a la hora de comprender cómo creamos nuestra realidad. Nuestra relación con la naturaleza también es de esencial importancia en el proceso de transformación.

Pasemos más tiempo en la naturaleza; demos paseos y permitamos que nuestra atención se mueva como las hierbas con el viento. Los árboles y las flores sienten lo que pensamos y, cumpliendo con su propósito, armonizarán de inmediato sus energías con las nuestras, produciendo una serie de vibraciones especiales, olores, formas, colores y sonidos (las energías más apropiadas en ese momento para que mantengamos nuestra armonía y nuestro equilibrio). Cuando estamos en comunión con la naturaleza, estamos intercambiando continuamente energías internas y externas. Las plantas desprenden oxigeno y nosotros desprendemos dióxido de carbono (estamos sostenidos por una relación perfecta de tomar y dar).

Tenemos que aprender a buscar la armonía y el propósito que hay detrás del majestuoso e impecable orden de la existencia. Si estamos en una situación incómoda, carente de armonía y propósito, entonces debemos buscar con sinceridad qué pasa con nuestros sentimientos, debemos seguir el hilo hasta el origen, el concepto principal o la creencia a la que estamos apegados y que crea esos resultados. Los sentimientos cambian al igual que el tiempo.

Preguntémonos lo que el mundo exterior nos quiere revelar. También consideremos lo que nos estamos mostrando a nosotros mismos al crear esa realidad que nos imbuye. Dejemos pasar los conflictos de personalidad y busquemos una visión más amplia; busquemos los patrones y el mensaje más importante. Descubramos la enseñanza. Confiemos en que hay una enseñanza y un propósito. Confiemos en que podemos crear lo que nos apetezca dentro y fuera del tiempo.

Aunque conocerse a uno mismo puede ser a veces el viaje más intenso que hayamos hecho, tenemos que aprender a cultivar un deseo profundo de conocernos a nosotros mismos como no lo habíamos conseguido nunca antes.

Vivir en la Tierra en estos momentos tan intensos es tanto un extraordinario reto como un noble cometido para todos aquellos que están involucrados. Parece ser que la gente está haciendo lo mejor que sabe para transformar su vida. Comprender el proceso en el que estamos imbuidos nos abre para sostener la existencia que, dicho sea de paso, nos sustenta completa, total y graciosamente si nos interesa mirar. Se confía en nosotros en que vamos a prestar más atención a las realidades no publicadas y que pueden construir una vida plenamente significativa como una posibilidad alternativa.

Somos pioneros, y los pioneros, por regla general, se atreven a explorar lugares donde no ha ido nadie hasta entonces, de modo que tenemos que tomar la decisión de confiar en nosotros mismos y creer en una existencia segura.

 Energeticemos el campo que nos rodea con nuestra clara intención.

Seamos conscientes y bajemos el nivel de actividad, y cuando nos quejemos y estemos cansados, sentémonos y descansemos, dejemos de criticar y de quejarnos.

La culpa es el resultado de una conducta manipuladora. El enfado y la culpa implican una actitud de victimismo que, con frecuencia, refleja una falla de responsabilidad de asumir las propias decisiones, además de una falla de comprensión de las muchas capas de propósito y significado que duermen soterradamente en cada evento, ya sea de naturaleza personal o de alcance global.

En muchos casos, el enfado surge cuando tenemos la sensación de estar entre la espada y la pared y concebimos tan sólo una interpretación de lo que está pasando. Recordemos que a veces las oportunidades se disfrazan de pérdida. No importa que pensemos lo que tenemos que hacer, ya que siempre existe una opción para solucionar el problema de forma armoniosa. Dejemos de apilar demasiadas cosas y que se desvanezca lo que tenemos que dejar atrás. Incluso si es necesario, marcharnos.

Cuando culpamos a las circunstancias externas a nosotros mismos, estamos perdiendo una ola de conciencia, ya que, en realidad, somos nosotros los que atraemos la situación. Siempre que utilizamos excusas, no participamos en la jugada. La naturaleza de la existencia es amable y significativa y, como diseñadores de la realidad, debemos preguntarnos porque diseñamos aquello que hacemos. Prestemos atención al momento y cómo utilizamos nuestros pensamientos y nuestras palabras para crear nuestro entorno exterior.

¿Realmente estamos convencidos de lo que estamos diciendo? ¿Somos conscientes de lo que decimos? Es esencial aprehender ese nivel de conciencia, ya que las oportunidades se van expandiendo hacia nuevos territorios de inteligencia para ofrecer unos resultados fantásticos para una vida sana y con sentido. Para sanar y cambiar nuestro mundo, tenemos que estar dispuestos a conocer unas cuantas verdades muy duras. Es nuestra suerte y nos permitirá ser libres para investigar quiénes somos y cuál es nuestro lugar en la existencia.

Somos libres para saber y para cambiar, mientras nos están observando y esperando pacientemente, animándonos y aguardándonos todo el tiempo para ver lo que haremos para salir airosos de todo esto. Por ahora, intentemos estrechar nuestra mente hasta el campo de frecuencias en el que juegan ellos. Es más importante de lo que pensamos.

Nuestro mundo interior y la entrelazada manera de funcionar de nuestra mente están repletos de respuestas y soluciones.

Dentro de un marco más amplio de la realidad, todo lo que creemos a través de nuestros pensamientos y emociones forma parte de un baile íntimo hacia un crecimiento espiritual, y nuestras interpretaciones y respuestas ante una situación determinan el resultado de la experiencia. Tomémonos tiempo para sosegarnos y relájanos en un entrono pacífico; observar la respiración puede hacer milagros para desarrollar nuestras perspectivas.

El mero hecho de preguntar por qué ya podemos despejar nuestras fijaciones y liberar nuestra manera de pensar, para brindarnos la visión de nuevas posibilidades, es algo así como darse una vuelta en un globo de aire caliente para observar la espléndida campiña y ver el mundo bajo una nueva luz.

Permitámonos unos cuantos momentos de iluminación y busquemos el humor que hay en la lección que se nos ofrece. Nuestro mundo interior y la entrelazada manera de funcionar de nuestra mente están repletos de respuestas y soluciones; tenemos que tomarnos el tiempo suficiente para mirar hacia nuestro interior y prestar atención a lo que nos dicen nuestros sentidos.

Con frecuencia, la gente quiere saber lo que va a suceder en los años venideros y la respuesta es que depende de lo que creamos. Una creencia en una existencia poderosa en la que todo el mundo sea valorado servirá al mundo para bien. Lo primero que tenemos que hacer es aceptar que es nuestra responsabilidad iniciar los cambios necesarios para conseguir los resultados deseados.

¿Qué sensación nos produce el cambio? ¿Pensamos que un cambio siempre es un proceso duro y difícil, una lucha que nos expone al error y a la soledad, o el cambio despierta en nosotros la sensación de las estaciones gloriosas y fácilmente cambiantes?

Como ejercicio para explorar nuestras creencias con respecto al cambio,

Busca 13 fotografías tuyas en las que aparezcas en distintas edades, desde la infancia hasta la actualidad. Elige fotos en las que sólo aparezcas tú, y que sean imágenes interesantes en lugar de fotos excepcionalmente glamorosas o extraordinariamente desfavorecedoras. Luego, en la próxima Luna nueva. Luna llena, eclipse o cuando te apetezca jugar este juego, focaliza tu intención en la línea abierta del tiempo de varias versiones de ti mismo y juega de esa manera con las 13 fotos durante 3 semanas (o más si así lo deseas). Encuentra en tu hogar un lugar idóneo, un lugar por el que pasas con frecuencia, pero donde no las toquen y deja allí las fotos. Utiliza tu imaginación y colócalas de diversas maneras; puedes usar formas geométricas, el zodiaco o espirales (cualquier forma que se te ocurra). Mira las fotos todas las veces que quieras. Háblales. ¿Qué les dices? Presta atención a cualquier creencia con respecto al cambio que te muestran las fotos. A lo largo de las 3 semanas, reordena la exposición y cambia el orden y la relación de una foto con la otra. Se espontáneo y juega y permite que las fotos te enseñen sobre ti mismo. Cada foto representa una versión de ti, de alguien que no tenía ni la más ligera idea de lo que iba a pasar en el siguiente momento: sin embargo, cada imagen implica que han ocurrido cambios una y otra vez.

Nuestras creencias se pueden tornar tan flexibles como nosotros queramos, tan dúctiles como los árboles que se doblan bajo la nieve invernal esperando pacientemente la cálida seguridad del suave sol primaveral, y el actual estado de inseguridad global refleja la energía interior proyectada desde la psique colectiva.

Por un lado, están las oportunidades más liberadoras que aparecen para construir probabilidades resistentes: nuevas técnicas de sanación sorprendentes a través de la comunicación con otros reinos, un cambio casi instantáneo de recursos energéticos y asombrosos descubrimientos para encontrar agua limpia y aire puro son tan sólo algunos de los descubrimientos que se divisan en el horizonte.

Otras probabilidades mantienen una vía abierta para aquellos que están enfadados y tienen miedo de hacerse cargo de sus vidas (se trata de un camino que no es nada divertido). Al ampliar nuestra conciencia y encontrar otros pastos, otras montañas y mesetas desde donde vislumbrar la realidad, el aspecto más difícil de la expansión, consistirá en observar a aquellos que eligen no cambiar.

Estamos aquí para ser testigos, y ser testigo es una de las tareas más difíciles de realizar; un testigo no cierra los ojos, un testigo ve y luego informa de lo que sucede. Todo esto es un reto importantísimo y a veces resulta muy difícil vivir el espectro completo de posibilidades emocionales (desde las alturas de una alegría exquisita hasta las profundidades del miedo, del odio y de la desesperación).

Cuando se abran nuestros corazones, nos elevaremos con aquellos que vuelan y piensan que es un reto observar a otros, al mismo tiempo que con aquellos que eligen la falta de poder. Observar y sentir el valor de los que viven las grandiosas melodías de la emoción nos lleva a la grandeza.

Para algunos, esto puede significar la locura. El mundo camina sobre el filo de una navaja en estos días de transformación humana.

La naturaleza propia de un pionero consiste en caminar en solitario por nuevos territorios, ir donde nadie ha viajado hasta ahora. Como pioneros, debemos aprender a estar solos con nuestros descubrimientos. Durante las épocas de inestabilidad pueden aparecer todos nuestros miedos. Nuestras emociones nos pueden adentrar en los reinos de los sentimientos, donde hace falta valor y amor para enfrentarse a nuestras heridas.

Cuando elijamos el camino del poder, habrá momentos en los que tendremos que manejar la vida a un nivel muy profundo y habrá otros momentos de desespero y, sencillamente, desearemos no conocer un alcance mayor. Incluso la idea de que la ignorancia es una bendición puede parecer apetecible. Se trata de una respuesta natural, debido a la profundidad de las conexiones que estamos viviendo. Sin embargo, los estados emocionales no permanecen para siempre, y los mejores y más difíciles son efímeros y desaparecerán. Las emociones pueden jugar con nosotros y la profundidad emocional es un aspecto único y cautivador de nuestra experiencia humana.

Cuando elegimos el victimismo, siempre echamos la culpa de lo que nos está pasando a algo o alguien.

Para reclamar verdaderamente nuestra mente y nuestro espíritu libre, debemos tener en cuenta nuestra actitud personal y el criterio que aplicamos para interpretar las experiencias. ¿Vemos la vida con la que nos encontramos como un vaso medio lleno o un vaso medio vacío? ¿Somos nosotros los que llevamos las riendas de nuestra mente, de nuestro cuerpo y de nuestro espíritu o siempre hay alguien que tiene más autoridad? ¿Podemos detectar los sentimientos que definen y confinan nuestras experiencias? Un cambio de actitud entronca directamente con un cambio en cómo vemos e interpretamos el papel que representamos en la vida y con respecto a todas nuestras experiencias.

Nuevas interpretaciones crean nuevos sentimientos que, a su vez, abonan el terreno energético para nuevas experiencias.

Aunque parezca extraño, aceptar más responsabilidad en lo que se refiere a actuar como creador de nuestras experiencias nos libera para explorar la parte sombría de la vida; sin las sombras veríamos muy poco de la vida. El arte es un baile entre matices de colores y tonos de sonidos y luz. Cuando examinamos con otros ojos nuestras creencias con respecto al lado más oscuro de la existencia, nos liberamos para reexaminar las creaciones de nuestra vida desde otra perspectiva. La perspectiva lo es todo.

La esencia de la experiencia humana consiste en participar en un amplio despliegue de expresiones emocionales; aprender cómo navegar por estos reinos imprevisibles y sobrevivir con nuestra conciencia alineada es uno de los importantes exámenes espirituales de estos tiempos. Se necesita un profundo conocimiento basado en la confianza inocente para seguir avanzando en el camino de la superación del poder.

Para nadar y bucear en el insondable estanque de emociones, tenemos que establecer la conexión entre pensamientos, sentimientos y creencias; de lo contrario, la energía emocional puede suponer un viaje a la locura, donde nada tiene sentido.

Cuando intentamos investigar conscientemente nuestros sentimientos, teniendo en cuenta que somos responsables de la creación de todas nuestras experiencias, los resultados que aporta la liberación de energía emocional estancada pueden ser realmente fantásticos.

El acceso emocional es el verdadero regalo de un alma que busca, ya que debido a sentimientos profundos aprendemos qué debemos hacer y qué no.

Lo ideal sería desarrollar nuestra inteligencia emocional al aprender a confiar en nuestros sentimientos. Puede que lidiar con las energías emocionales resulte algo difícil, pero los sentimientos siempre están relacionados de algún modo, ya que, de lo contrario, no aparecerían. Cuando empecemos a centrar nuestra atención a querer saber la verdadera causa y el propósito último se desplegará un cuadro más amplio que nos mostrará cómo nuestras emociones están conectadas a más cosas de las que imaginamos.

Con una aceptación compasiva de la sabiduría innata de nuestro cuerpo y un enfoque concentrado en el poder de nuestra respiración, nuestras emociones se pueden utilizar para conseguir con éxito la toma de conciencia de nuestros programas internos, que fueron creados por nuestras creencias infantiles o incluso, pueden ser un  limitador de una impronta genética que algún ancestro ha transmitido cuando percibió su propia realidad de una manera sorprendente y dominada por la emoción.

En nuestro ADN están profundamente codificadas innumerables capas de percepciones, y nos corresponde a nosotros tomar conciencia de la multitud de programas que hemos heredado de nuestro linaje genético.

Una vez más, uno de nuestros retos en el camino de la recuperación del poder consiste en sanar el dolor y la separación almacenada en nuestro linaje de sangre y utilizar también las heridas como regalos para el proceso de transformación de nuestra conciencia. Estamos en primera línea del crecimiento personal, y, conforme los tiempos se tornen más y más interesantes, lo mismo sucederá con nuestras habilidades.

La amabilidad y la benevolencia son valores especialmente apreciados, ya que abren nuestro corazón y pavimentan el sendero hacia la paz. La elección es siempre nuestra en este camino de la recuperación del poder. Nuestro auténtico triunfo reside en el momento en que el valor vence al miedo y cuando gana la verdad y no el engaño. Las oportunidades siempre abundan. Recordemos que las creencias condicionan nuestra disponibilidad y nuestra actitud revela nuestras creencias.

Mostrar agradecimiento y reconocimiento demuestra un importante sentido de la responsabilidad y la disposición a interpretar cambios inesperados como una oportunidad para crecer espiritual mente. Tenemos que recordar que debemos ser muy claros con respecto a lo que queremos. Avancemos con confianza, sentido común y valor empleando nuestro propio estilo y nuestra propia elegancia.

Confiemos en nuestra habilidad de buscar soluciones armoniosas y mantenemos la calma con todo lo que se irá desplegando, mientras afirmamos que todo saldrá de la mejor manera posible. Después de todo, la vida es una gran lección de vivir.

 EJERCICIO

Podemos ayudarnos con el siguiente decreto a limpiar nuestro linaje genético sanguíneo y espiritual de algunas creencias y pactos que nos atan a mantener situaciones adversas en nuestra vida cotidiana. (Hacer mínimo x 9 días).

Yo soy______ y Ahora mismo y hacia adelante y atrás en el tiempo, en esta vida, las vidas pasadas, vidas simultáneas y vidas futuras, en todas las dimensiones, marcos temporales y ubicaciones, y en mi ADN establezco la LIMPIEZA, CORTE, DISOLUCIÓN, PURIFICACIÓN Y TRANSMUTACIÓN de: Todos mis bloqueos y heridas emocionales, todas mis experiencias traumáticas, todos los códigos erróneos en mi subconsciente, y todo patrón contrario a la luz heredado genéticamente de mis generaciones pasadas. A través del Poder de estas palabras que proclamo en voz alta, son automáticamente consumidos los obstáculos y todo el karma destructivo de mi Llama gemela _____ y yo, que limitan la expresión total de nuestra identidad divina y el cumplimiento de nuestro plan divino.

También son disueltas las nubes oscuras y los pensamientos erróneos que le impiden valorarme tal como soy y reconocerme como su Complemento Divino. Son transmutadas las tensiones kármicas que existan entre mi Llama Gemela y yo, y los que tengamos con cualquier ser, energía y vida. Son transmutadas, sanadas y purificadas las cuerdas o lazos kármicos y las asociaciones contrarias a la Luz en vidas pasadas, con cualquier ser que influyan aquí y ahora a través de mis relaciones presentes y las afectan en forma destructiva.

Yo soy______ y Ahora mismo y hacia adelante y atrás en el tiempo, en esta vida, las vidas pasadas, vidas simultáneas y vidas futuras, en todas las dimensiones, marcos temporales y ubicaciones, y en mi ADN establezco la LIMPIEZA, CORTE, DISOLUCIÓN, PURIFICACIÓN Y TRANSMUTACIÓN de todos los códigos contrarios a la Luz, erróneos y destructivos que llevo en mi linaje genético sanguíneo y espiritual.

YO Proclamo la limpieza y disolución de todos los patrones de infelicidad matrimonial en mi árbol genealógico.

YO Proclamo la limpieza y disolución de todo esquema de tensión matrimonial, de divorcio y de falta de sensibilidad, y de todos los esquemas profundamente arraigados a sentirme atrapada en un matrimonio o pareja infeliz, y en todos los sentimientos de vacío y fracaso en mi árbol genealógico.

YO Proclamo la limpieza y disolución de todas las expresiones de falta de amor en el matrimonio y cualquier mala intención en mi árbol genealógico.

YO Proclamo la limpieza y disolución de toda violencia, venganza, rencor, traición, odio, sometimiento, vicios y de todo comportamiento destructivo, infidelidad y decepción en mi árbol genealógico.

YO Proclamo la limpieza y disolución de todo deseo de muerte, cualquier deseo o intenciones destructivas en las relaciones matrimoniales y de pareja en mi árbol genealógico.

YO Proclamo la limpieza y disolución de toda transmisión genética contraria a la Luz que me impida relaciones duraderas, armoniosas, felices y legítimas de mi árbol genealógico.

YO Proclamo la limpieza y disolución de la desunión, los malentendidos y la falta de entendimiento y comunicación de mi árbol genealógico.

Yo proclamo aquí y ahora, en este plano de la manifestación, que todo mi linaje genético ya está perfectamente purificado y limpio de todo patrón destructivo, y estaba afectando en mi ser, porque ya ha sido limpiado mi ADN.

Sean bendecidos y purificados en este acto todos mis antepasados a través del fuego redentor del Espíritu Santo, por su gracia y misericordia. Gracias Padre Celestial, porque así es, y que se cumpla tu voluntad y no la mía.

Al noveno día decir: YO  _(Tu nombre)__DECRETO QUE ESTA SANACIÓN Y PURIFICACIÓN YA HA FINALIZADO, Y SE ENCUENTRA SELLADA POR SIEMPRE Y PARA SIEMPRE. ESTA TERMINADO. Gracias Padre (hecho esta) 3 veces.

Por un Mundo Mejor.

Todos juntos en La Victoria de La Luz!

 

 

3 comentarios en “Nuestro Poder Termina Donde Comienza Nuestro Miedo.”

Deja un comentario