¿ESTAMOS CONCIENTES DE QUIEN PREPARA NUESTRA COMIDA?

Los alimentos están llenos de vibraciones de la persona que los prepara.

Tenemos que adoptar más conciencia en lo que se refiere a la comida y a nuestra actitud, pero sobre todo debemos cuidar lo que comemos. ¿Quién prepara nuestra comida y qué humor tiene?

Los alimentos están llenos de vibraciones de la persona que los prepara. Una comida vibrante debe entenderse como algo más que una comida orgánica; la alimentación es una fuente de energía que se ve influenciada por aquellos que trabajan con ella y la preparan.

Una comunicación directa con el campo abrirá nuevos niveles energéticos, que pueden ser codificados en los alimentos que ingerimos.

La gratitud y el respeto por las fuerzas inteligentes de la naturaleza son muy útiles para dar la bienvenida a una vitalidad nuevamente incorporada del campo.

La celebración de rituales que honran el campo formarán parte de un proceso de sanación del espíritu humano y la gente aprenderá a crear con mayor insistencia jardines energéticos de formas de pensamientos, y las antiguas tradiciones de «conocer el campo» resucitarán el respeto y la admiración de toda la humanidad.

La gente ha vivido durante muchísimo tiempo en nuestro planeta en gran armonía con el Sol. Sin embargo, la ciencia moderna ha manipulado la mente pública haciéndola creer que el Sol y la naturaleza suponen una amenaza. Las investiga-ciones demuestran que muchos enfermos y gente con depresión suelen tener carencia de sol. Numerosos estudios también han mostrado que los protectores solares se introdujeron en el mercado en 1960 y que desde entonces el número de diversos tipos de cáncer ha aumentado.

En este tiempo de conciencia más despierta, la intensidad y la frecuencia de la energía solar aumentarán. Y, debido a su diseño, nuestro cuerpo florece con la luz solar. Los rayos solares, de hecho, son muy positivos para nosotros (el cuerpo produce vitamina D en respuesta a la luz solar, que, a su vez, despierta a las células para mejorar el cuerpo).

La salud del intestino es de vital importancia para que nuestro cuerpo funcione perfectamente, tal y como proclama el dicho «ir regularmente, significa seguir sano».

Tenemos que ser capaces de eliminar eficazmente los materiales de desecho de nuestro sistema, ya que los residuos tóxicos fecales, que pueden estar años en el intestino, crean una superficie dura en las paredes intestinales. Cuando los desechos se acumulan en el intestino, ocurre todo tipo de problemas. El intestino tiene que ser capaz de absorber los nutrientes de los alimentos que se han desintegrado para la digestión en el estómago. La próxima vez que nos duchemos, echemos un vistazo a nuestro abdomen y observemos si está distendido.

Limpiemos nuestro colon dos o tres veces al año, preferentemente durante la primavera y el otoño, ya que obrará milagros para restaurar la salud y la vitalidad.

Es fácil que los alimentos se queden adheridos en el colon debido a una dieta pobre y demasiado cocinada, comida procesada, y también debido a una falta de agua y a una vida sedentaria. La mala combinación de los alimentos hace que la alimentación fermente y se pudra en el intestino creando un foco tóxico en el cuerpo. La carne roja es difícil de digerir; permanece durante más tiempo en el sistema porque el cuerpo tiene que esforzarse más para procesar una comida tan fuerte. Por ello, si ingerimos comida pesada, tendremos menos energía y nos sentiremos más cansados.

Nuestras emociones también contribuyen a cómo asimilamos la comida. Comer cuando estamos enfadados es muy poco saludable. El enfado retiene la energía necesaria para la digestión y, en esos casos, es mejor tomar mucha agua e infusiones y esperar a estar emocionalmente más equilibrado antes de sentarse a comer.

UNA BUENA RECETA
Una importante limpieza del colon, pero segura, se puede preparar mezclando 170 mililitros de zumo de fruta orgánico, pero no cítrico, con la misma cantidad de agua pura y sin flúor para obtener un total de 340 mililitros de liquido. Poner el líquido en una jarra y añadir una cucharada de cada uno de los siguientes ingredientes: clorofila liquida, jugo concentrado de aloe vera, bentonita hidratada, y plántago. Cubrir la jarra y mezclar todo bien y luego consumir su contenido en pocos minutos. Si la solución no se ingiere en 10 minutos, espesará en el vaso y adquirirá una consistencia similar a la de unas natillas, textura ideal para el tracto intestinal. La bebida para la limpieza del colon se toma preferentemente en ayunas, por lo menos media hora antes del desayuno. Evitar el café, ya que es muy fuerte para nuestro sistema y beber, como mínimo. 10 vasos de 225 mililitros de agua cada día para ayudar a limpiar el colon. Antes de ir a dormir se puede tomar un suave laxante natural.

Si tomamos esta bebida para la limpieza del colon durante al menos 12 días, e incluso, si es posible, durante 4 semanas, nos quedaremos asombrados de lo que evacuaremos. No obstante, una vez que comencemos a limpiar el colon también eliminaremos las bacterias beneficiosas del intestino y, por lo tanto, debemos repoblar la flora intestinal tomando cada noche antes de acostarnos un prebiótico o las bacterias beneficiosas que se encuentran en ciertos cultivos de yogur o acidófilus. Ingerir muchos alimentos crudos ricos en enzimas mejorará el proceso de limpieza interna y también reconstruirá, fortalecerá y reparará tejidos. Si no podemos hacer una cura de 12 días para limpiar el colon, nos organizaremos de tal manera que, por lo menos, un día a la semana o al mes comamos sólo sandía o manzanas, ambas excelentes limpiadores internos.

Los parásitos consumen gran cantidad de energía y pueden ser, además, la causa de problemas de salud.

Los parásitos son un problema mucho más importante de lo que la gente en general se imagina y eliminarlos también es esencial una vez limpio el colon. Muchos médicos de medicina alternativa son conscientes de enormes infestaciones de parásitos que normalmente son ignorados por la medicina convencional. No hace mucho tiempo la gente desparasitaba regularmente sus cuerpos bebiendo cada mes un poco de aceite de ricino.

La combinación de una vida sedentaria y una dieta inadecuada puede provocar estreñimiento y crear así un terreno propicio para los parásitos.

Los parásitos consumen gran cantidad de energía y pueden ser, además, la causa de muchos problemas de salud: erupciones cutáneas, picores crónicos. Problemas de digestión, problemas articulares y halitosis; también se esconden dentro de los tumores.
Los parásitos son los primeros en consumir los nutrientes dejando nuestro torrente sanguíneo lleno de sus desechos. Estos fastidiosos bichos crecen especialmente bien en un medio ácido y suelen ser más activos durante la Luna nueva y la Luna llena.

Remedios fitoterapéuticos que contienen clavo, ajenjo, cáscara de nuez negra e hinojo se pueden comprar e ingerir para eliminar a los parásitos; el aceite de ricino, los higos, la semilla de calabaza, el ajo y la pimienta de cayena también se suelen usar para purgar el cuerpo y liberarlo de parásitos. Se sabe también que la cascara verde de la nuez elimina los parásitos y las lombrices. Las nueces han sido apreciadas durante miles de años como un alimento especial debido a su forma similar tanto a un cerebro como al intestino. Añadir estos alimentos a nuestra dieta de manera regular hace que el cuerpo sea fuerte (los parásitos no sobreviven en un ambiente alcalino).

Además de todo esto, también existen pequeños aparatos electrónicos que han demostrado ser útiles para eliminar a los parásitos. A nivel emocional, los parásitos están relacionados con los temas del propio espacio: ¿Quién nos está utilizando para quitarnos energía y qué temas estamos evitando? Espiritualmente, los parásitos tienen que ver con la negación del cuerpo; podemos vaciar el cuerpo para crear un espacio para diversos seres no físicos que pueden ocupar aquello que no queremos.

Con la enorme cantidad de cambios que están teniendo lugar, debemos tener cuidado de no estimular nuestro cuerpo con vibraciones molestas. La naturaleza mejora el humor, de modo que nos conviene pasar más tiempo al aire libre para respirar aire puro. Caminar y hacer ejercicios reduce la ansiedad y la depresión. Saltar en un trampolín mueve los fluidos del cuerpo y estimula el cerebro para secretar nuestros propios estabilizadores de humor.

Cuando se equilibra la energía en nuestro cuerpo, tenemos una mente clara y pacífica.

Tratamientos fitoterapéuticos comprobados a lo largo del tiempo son la contribución de la naturaleza para la sanación en las líneas del tiempo. El conocimiento de las plantas (conocer las diferentes propiedades del reino de las plantas) es esencial para elaborar un nuevo plan de cuidado para la salud, libre de sospechas amenazantes por parte del cuerpo.

El clavo rojo seco y tomado en forma de infusión fortalece el sistema nervioso. La centella asiática es una planta maravillosa para los nervios, que crece con facilidad en el jardín, incluso con pocos cuidados. Tanto la manzanilla como la lavanda tienen un efecto relajante sobre el cuerpo; se pueden hacer infusiones o utilizar en forma de aromaterapia. Una salud radiante nos proporciona un autentico sentido de libertad (somos capaces de atraer experiencias vitales y condiciones deseables cuando confiamos que la naturaleza responda y trabaje en armonía con nuestra atención consciente).

Si nuestro bienestar emocional es inestable, vivir en una zona de estrés geopático, como, por ejemplo, en lugares donde se juntan las placas tectónicas, puede interrumpir el flujo energético del cuerpo. Puede que nos demos cuenta de que nuestro propio estrés físico, mental y emocional nos descentra; no obstante, también debemos darnos cuenta de que los propios factores de estrés se emiten en nuestro entorno. La radiación de un sistema de alto voltaje o líneas de alta tensión, al igual que la energía de aguas subterráneas, pueden ser un factor negativo para nuestro cuerpo.

Las personas, en el pasado podían ver los patrones energéticos en el campo, en el cielo y en el agua y aprendieron a armonizar estas fuerzas. Trataban a la naturaleza de manera amable, y la naturaleza hablaba amablemente con ellos.

Cuando dormimos, soñamos, y cuando soñamos, practicamos la creación de la realidad.

También necesitamos mucho descanso y momentos de quietud para navegar eficazmente a través de los muchos cambios que traen estos tiempos. Establezcamos prioridades, y seamos conscientes de lo que es realmente importante para nuestro bienestar y de lo que no lo es. Tratemos a nuestro cuerpo amablemente; un buen descanso nocturno debe consistir en por lo menos 7 horas de descanso ininterrumpido en un ambiente tranquilo, limpio y agradable. Nuestro dormitorio prepara el escenario para la intimidad sexual, para el descanso y el sueño y una habitación agradable ayuda, sin duda alguna, a mejorar nuestra sensación de seguridad y bienestar.

Utilizar la luz de las velas para crear un ambiente de paz. Convertir nuestro dormitorio en un santuario personal, un nido especial, sin ordenador-televisión u otros aparatos electrónicos (la tecnología es totalmente inapropiada para un dormitorio).

Un despertador que funcione con pilas es preferible, ya que los relojes digitales tienen una frecuencia que interrumpe las ondas delta del sueño profundo. La electricidad se introduce en todas partes al salir de los enchufes y los protectores ayudan mantenerla en las paredes; una estimulación eléctrica nos bombardea más de lo que podemos soportar.

Ubicar  nuestro dormitorio  alejados de la zona de la caja de estimulación eléctrica; en este caso, cuanto menos mejor para poder manejar la energía acelerada.

La calidad de nuestras horas de descanso se debe convertir en lo más básico de nuestra estabilidad, ya que es de vital importancia el modo en que descansamos. Cuando dormimos, soñamos, y, cuando soñamos, practicamos la creación de la realidad sin importar si recordamos nuestros sueños o no. Durante el estado onírico comprobamos y experimentamos con la realidad y la estiramos como si se tratase de la pasta de la vida, porque todo escenario potencial, cada decisión probable pueden ser explorados mientras dormimos.

En los tiempos antiguos la gente soñaba para encontrar las respuestas a las numerosas decisiones que plantea la vida (en los reinos del sueño profundo se pueden sanar muchas situaciones). Antes de dormir comprometámonos con un trabajo que queramos realizar o con la solución para los muchos retos que nos presenta la vida; también podemos soñar para resolver problemas que se hallan en el núcleo de nuestro malestar físico.

Recordemos que la visualización, la sugestión y el refuerzo positivo son importantes herramientas para aprender nuevas habilidades e imprimir un nuevo patrón de conducta.

Podemos aprender a fijar una hora para despertarnos y podemos confiar en que este reloj interno obedecerá nuestra orden. Un despertador es muy incómodo debido a que nos despierta con un sobresalto para devolvernos a la realidad física; sin embargo, resulta mucho mejor volver a la realidad creando un puente de memoria entre el sueño y la vigilia.

Cuando estamos profundamente dormidos, es decir, cuando estamos en un estado de ondas delta, solemos salir del cuerpo. Justo antes de despertar, comenzamos a reintegrar nuestra conciencia al cambiar las ondas cerebrales; de delta pasamos a las ondas theta y pasado el estado alfa nos acercamos al estado beta hasta penetrar en la mente consciente. A veces, tenemos la sensación de entrar en el cuerpo con un salto; no obstante, es mejor acercarse de manera lenta, suave y con elegancia, como un águila que vuelve a su nido después de un viaje importante.

Es posible desarrollar la presencia de la mente para después recordar nuestros sueños y traer de vuelta las memorias cuando nos centramos para aterrizar suavemente.

Como un nuevo hábito vital, podemos aprender a equilibrar nuestra energía conforme nos vayamos despertando. Antes de abrir los ojos, utilicemos nuestra imaginación para activar e integrar nuestros dos hemisferios cerebrales. Visualicemos cómo la energía cruza de derecha a izquierda y de izquierda a derecha, formando pequeños senderos encantadores, vías complejas, incluso superautopistas que conectan ambos lados. Seamos todo lo creativos que podamos mientras visualizamos cómo cada hemisferio se fusiona con el otro.

Creemos maneras nuevas y divertidas mientras hablamos con nuestro cuerpo empleando nuestra imaginación. Si utilizamos la imaginación estamos programando la mente subconsciente para enviar la orden de atraer la versión de la realidad que nos apetece.

Se nos ha aconsejado que nos fijemos mucho más en cómo utilizamos nuestra forma física.

Primero y antes que nada es esencial que aceptemos el conocimiento de un ser sin límites, un ser maravilloso y único con nuestras propias experiencias y capacidades.

Relajémonos para disfrutar de la vida y busquemos un rato para relajarnos y sumergirnos en la vibración sanadora de la naturaleza. En la quietud reside un enorme tesoro de fuerza; la paz interiores la fuente de la sabiduría. Ejercicios de yoga, chi gong o cualquiera de los muchos métodos que enseñan cómo movilizar la energía y el cuerpo sirven para construir una fortaleza tanto interior como exterior.

Una buena postura es vital para desarrollarse como un ser consciente. Una columna vertebral flexible, erguida y energetizada es la base de una buena salud.

La columna es un conducto para la energía vital; es una antena, pero también es un intercambiador principal para todas las señales que entran y salen.

Movilizar el líquido encéfalo raquídeo proporciona una mayor conductividad; podemos integrar el buen hábito de tumbarnos en el suelo varias veces al día para movilizar la columna.

EJERCICIO RECOMENDADO
Tumbarnos encima de una alfombra o una manta boca arriba. Relajarnos unos minutos, y luego levantar las rodillas hacia el pecho sujetando las manos por detrás de las mismas y comenzar a balancearnos desde la cabeza hasta los pies en nuestra columna. Este ejercicio es un método muy eficaz para movilizar el fluido cráneo-sacral a lo largo de toda la columna y ayuda a mantener una flexibilidad estupenda. Mantener ese hábito de estirar la columna y mover el cuerpo para no estar tanto tiempo en la misma postura.

Colocar bien nuestra columna vertebral es importante para integrar la energía acelerada.

Las terapias que trabajan con el cuerpo también movilizan mucha energía. Masajes, shiatsu, rolfing, trabajo con el tejido conectivo, reajustes quiroprácticos, acupuntura, digitopuntura, homeopatía, hipnoterapia, terapias que trabajan con la respiración, aceites esenciales y campos pulsantes electromagnéticos pueden ser muy útiles para reducir viejos patrones de estrés y traumas. Baños con hierbas y  sauna también relajan y purifican.

La tradición de los indios americanos sudar en la tienda es una técnica especial de purificación a nivel físico, mental, emocional y espiritual. Pero, más allá de todo esto, disfrutar de nuestro cuerpo, ser honestos, íntegros, creativos y conscientes, ya que todo lo que hacemos envía una frecuencia al éter, que afecta a la conciencia colectiva en muchas líneas del tiempo.

En última instancia, somos nosotros los que tenemos que decidir lo que vale nuestra vida.

Recordemos sonreír cuando nos miramos al espejo y nos decimos «te quiero». Si somos nuevos en esta práctica y no sabemos cómo amaros, lo mejor que podemos hacer es «aparcar» nuestro cuerpo delante de un espejo durante unos minutos por unos días para comenzar a familiarizaros. Debemos prestar atención al desarrollo de nuestro ser físico; amarnos a nosotros mismos y cuidar nuestro cuerpo son atenciones importantes para mantener un buen estado de salud.

Exploremos la vida con entusiasmo y aprendamos a sentirnos bien cuando aprendemos algo nuevo. Recurramos a nuestra creatividad y utilicémosla para mejorar nuestra vida; reír nos mantiene jóvenes; divirtámonos.

El amor y un buen sentido del humor refuerzan todo el cuerpo; recordemos que las células responden a nuestras órdenes. Cuando producimos un sentimiento de amor, activamos una verdad más profunda y claro está, para poder activar un sentimiento de amor primero tenemos que creer que nosotros mismos lo merecemos. Al final somos nosotros los que tenemos que decidir lo que vale nuestra vida.

La realidad es un programa (entramos y salimos de él; hay momentos en los que tenemos conciencia de lo que hacemos). A veces podemos tener una sensación de estar atascados/as  en la rueda de causa-efecto, pero lo que realmente ocurre es que la realidad vuelve a nosotros para demostrarnos cómo utilizamos nuestra energía.

Los 25 años de energía acelerada entroncan con un acuerdo colectivo entre muchas formas de conciencia para crear una oportunidad para toda la humanidad y que pueda entender este aspecto de la ley cósmica; este momento es nuestra creación, un regalo de cada uno de nosotros al multiverso, que compartirá nuestros descubrimientos de poder personal gracias al aumento de frecuencias. Para ampliar nuestra conexión espiritual y cósmica debemos aceptar nuestra responsabilidad hasta la última consecuencia para nuestro bienestar mental, espiritual, emocional y físico.

Detrás de todos los retos que aparecen en nuestras vidas siempre se esconde una buena razón, pues gracias a las excursiones diarias de la conciencia a la realidad física estamos construyendo nuestra propia versión de la realidad. Estamos creando continuamente. Sea lo que sea que hayamos atraído hacia nosotros, asumámoslo lo mejor que podamos y aprendamos de ello; si cometemos errores, reconozcámoslos y comencemos de nuevo.

En la visión más amplia de la realidad no existe el error; no obstante, no hay duda de que tenemos que enfrentarnos a retos hasta que dominemos el tema en cuestión. ¿Y qué significa dominar el tema en cuestión? ¿De qué se trata ese juego? Se trata de manejar la energía en cada uno de sus aspectos cósmicos.

Y para nosotros, que estamos aquí ahora, uno de los aspectos más importantes del manejo de la energía consiste en darnos cuenta de cómo funciona nuestro cuerpo, junto con las leyes cósmicas. Recordemos que somos la avanzada de un resurgir energético que se ha ido formando a lo largo de miles de años (numerosos seres, conectados con nosotros y procedentes de otras líneas del tiempo y otras realidades, han invertido en nuestra capacidad de darnos cuenta de cómo funciona este juego de realidades desde nuestro punto de vista ventajoso).

Disfrutamos de las mejores oportunidades de todas las líneas del tiempo para dominarlo. Uno de los mayores retos para nosotros consiste en aprender cómo debemos manejar nuestro cuerpo, ya que, desde nuestra posición privilegiada, nuestro cuerpo es el vehículo perfecto para navegar por el multiverso.

Silenciosamente estamos explorando una nueva frontera del pensamiento y todavía no nos hemos dado cuenta de hasta qué punto esto es real. Podemos estar seguros de que no somos los únicos que están construyendo una probabilidad significativa y llena de propósito. Nuestra mente mágica está jugando con creencias y, conforme vamos aprendiendo a ver las creencias con mayor claridad, también aprendemos a trascender nuestro concepto de la realidad.

La habilidad de explorar el multiverso desde otros puntos de vista es uno de los talentos menos utilizados (para acceder a muchas realidades a la vez, entenderlas todas y crear en cada una de ellas una conexión extraordinariamente alegre y bien merecida). Cuando realmente aprendamos a equilibrar nuestras creencias, veremos el poder que tenemos para sanaros en las líneas del tiempo.

Meditemos un momento sobre esta afirmación. La fe en una existencia sana y vital es una de las creencias más sabias que deben abrazarse. ¡Y, tal y como ocurre con todas las creencias, lo importante es tener fe! Una clave importante para una salud vigorosa es la habilidad de quererse a uno mismo y sentir fascinación por la vida.

Queridos amigos, no hay necesidad alguna de creer en temibles etiquetas de malestar.

Recordemos que el perdón es un acto de auto sanación que nos libera de las vibraciones bajas del enfado y del enjuiciamiento; el perdón nos permite avanzar en el juego para continuar con la aventura de vivir una vida alegre. Somos capaces de lograr grandes cosas cuando confiamos en nosotros mismos.

Recordemos que somos cocreadores del multiverso, que la vida significa cambio y que todo puede ser sanado si estamos dispuestos a llevar a cabo esa tarea.

Pensemos bien sobre qué clase de vida es importante para nosotros. Cuando miremos nuestra vida desde otro punto de vista, ¿qué quedará de ella para recordar? ¿Cómo nos veremos a nosotros mismos, «nuestro carácter en estos tiempos», desde el futuro? ¿Que hemos aportado a la sanación en las líneas del tiempo?

Somos la estrella de nuestra propia creación, que se eleva en el horizonte como tu Sol para despertar al mundo; hay que estar atento y consciente, amable, compasivo y justo. Nuestra tarea consiste en nutrirnos y desarrollar una actitud positiva y favorable, sobre todo en lo que se refiere a nuestro cuerpo.

Tenemos que tomar las riendas de nuestra vida y darnos cuenta de que cada momento ofrece una probabilidad en potencia para conectarse a un futuro en el que podemos crecer y madurar.

 

Por Un Mundo Mejor,

Todos juntos en La Victoria de La Luz!

Deja un comentario