Cada vez más personas son conscientes del karma y de las leyes kármicas. Sin embargo, no se sabe que los seres humanos tienen la oportunidad de transformar su destino kármico y liberarse de sus aspectos negativos.

Cada persona que conocemos o con la que entramos en contacto tiene un papel único en nuestra vida. Mientras que algunas nos aportan una inmensa alegría, momentos deliciosos y amor, muchas otras nos dejan el corazón roto, la ira y la melancolía.

Curiosamente, algunos apenas dejan huella. Como resultado, a menudo nos encontramos preguntando cómo y por qué las cosas suceden de la manera en que lo hicieron o por qué somos tratados por otros de una manera específica.

El poder kármico del perdón

La Ley del Retorno es un concepto de Karma, por el que experimentamos emociones según nuestras acciones. A menudo somos tratados injustamente cuando somos despreciados por alguien a quien tratamos con respeto.

Sin embargo, debemos recordar que mucho de lo que ocurre durante esta vida es un efecto de nuestra vida anterior, así como del karma de nuestra familia.

 Perdona y sé libre

El filósofo Rumi ha dicho que las personas que no son conscientes del perdón seguirán sin ser conscientes de las bendiciones de Dios.

Por lo tanto, a veces, cuando nos encontramos con personas inadecuadas e incompatibles que nos causan dolor, suele producirse la adopción de una actitud negativa.

Esto se hace evidente cuando tomamos algunas decisiones precipitadas o hacemos algo que nos lleva a arrepentirnos. Sin embargo, debemos recordar que hay que tomar el camino correcto y tratar de mantener una salud mental positiva.

El perdón tiene el poder de combatir nuestra relación kármica con las acciones y pensamientos adecuados.

El perdón libera el karma

El patrón de comportamiento destructivo de una persona revela un efecto kármico. Si decidimos tratar ese comportamiento con amabilidad, podemos aliviar su Karma y aliviar los impactos malignos.

Sin embargo, no debemos soportar en silencio el mal comportamiento que nos imponen los demás. Todos debemos aprender a practicar el amor propio y distanciarnos de cualquier persona que perjudique nuestro bienestar.

El perdón es crucial. De lo contrario, podría conducir a sentimientos amargos, incluidos los de odio e infelicidad. Nuestra afiliación kármica con la persona debe ser mitigada, a menos que la persona se vuelva más negativa.

Es un hecho conocido que el perdón es difícil pero esencial. Tiene el poder de fortalecer nuestra energía central.

El primer paso para el perdón es el diálogo. Discernir y hablar las cosas definitivamente conduce el camino hacia adelante de una manera saludable.

Hay que tener cuidado de comprender los sentimientos y las heridas internas de la otra persona mientras se entabla una conversación complicada. Esto hará que se estimule el proceso de curación.

Comprender las Emociones Internas

Ninguna persona puede entender realmente las dificultades y heridas del otro. La razón es que cada persona tiene su trayectoria y experiencias en la vida que nos hacen ser quienes somos y la forma en que nos comportamos.

Por lo tanto, hay que hablar con la persona con empatía durante los diálogos abiertos porque sus heridas se abren y sacan a relucir una ola de emociones reprimidas.

Esto exige la necesidad de escuchar con atención y empatizar con ellos. A veces podemos vernos con los mismos remordimientos, errores y acciones del pasado. En estos casos, debemos pedir disculpas y modificar nuestro enfoque hacia la persona.

Ritual de Transmutación

Nuestro Karma puede ser transfigurado encendiendo la Llama Violeta que es el 7º Rayo que emite el Espíritu Santo. Es un fuego piadoso que se utiliza para lograr la mitigación kármica. La Ley del Perdón es un medio importante para lograr la Llama Violeta.

El ritual de transmutación se puede practicar durante todo el año y sintiendo de corazón, con la simple frase o decreto siguiente: ¨Yo soy la Ley del perdón y La Llama Consumidora de todas las acciones inarmónicas y conciencia humana de toda la humanidad, manifestándose ahora¨ . Puedes encender una vela de color si así lo deseas y ofrecerla a St Germain. Esto tiene la supremacía de resolver problemas profesionales, familiares y financieros.

De ahí que la empatía sea la clave del perdón. Y perdonar nunca ha sido una tarea fácil. Uno puede tomarse su tiempo. Pero es la única manera de limpiar su ciclo kármico.

Lo mas importante a considerar aquí y que estemos conscientes, que el perdonar nos hará libres; de lo contrario seguiremos conectados karmicamente una y otra vez con las personas involucradas en las situaciones que necesitan perdonarse.

¡Victory of The Light!

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here