MENSAJE DE SAINT GERMAIN

La felicidad es la gran bendición que todo individuo busca. Algunos orientales dicen que la felicidad es el estado supremo. Es sólo otra expresión para la felicidad, pero no es tan potente para la mente occidental. Para la mente occidental, la felicidad es Dios en acción. Ser consciente de buscar la Felicidad es ser consciente de buscar a Dios.

No se alcanza ninguna Felicidad permanente excepto a través de la adoración de Dios, la “Poderosa Presencia  YO SOY”, que está dentro, por encima y alrededor del individuo. La felicidad es una poderosa alquimia. Es uno de los más poderosos purificadores del pensamiento, sentimiento, mente, cuerpo, aura y mundo del individuo. Si el Estudiante creyera y experimentara consigo mismo, descubriría que puede generar Felicidad a voluntad.

Por ejemplo, supongamos que una cosa externa llama la atención y provoca alguna fase de infelicidad. Sabiendo que Dios, la “Poderosa Presencia YO SOY”, es la única Fuente de Felicidad, entonces el primer movimiento del Estudiante sería volver la atención al Dador de toda Felicidad; y así se sintonizaría con la única Fuente de la que está seguro de recibir.

La idea que debe seguir el individuo es que, cuando sienta algún tipo de perturbación y quiera dirigirse a Dios, haga lo siguiente y obtenga una gran ayuda de ello: Levantarse y hacer el movimiento de quitarse una prenda que uno no quiere y, mientras sostiene la prenda desechada en sus manos, dejarla caer en la Llama Consumidora y saber que el elemento perturbador se consume.

Luego fijar la atención en Dios, la “Poderosa Presencia YO SOY”, con la Conciencia Gozosa de sentir y recibir la Corriente de Felicidad y Paz llenando la mente y el cuerpo. Con un poco de práctica de esta manera, el Estudiante pronto será capaz de llegar al punto en que pueda atraer esta gran Felicidad conscientemente y a voluntad.

Cada vez que haga esto conscientemente, encontrará que está ganando fuerza en el logro y se dará cuenta realmente de que tiene la capacidad de llegar al Corazón de la Felicidad y allí absorber Su Plenitud. A esta práctica siempre le sigue una expansión de la conciencia que es su resultado natural.

Los Estudiantes o individuos que se inclinan a permitir que personalidades o condiciones que parecen estar inusualmente cerca de ellos, los perturben, deben observarse a sí mismos estrechamente, e instantáneamente, cuando encuentren que la atención se está fijando en la conciencia externa, retírenla y llenen a la persona, lugar o condición con Dios, la “Poderosa Presencia YO SOY”, y declaren para sí mismos: “Yo, a través de mi Presencia YO SOY, ‘ conscientemente lleno esta persona, lugar o condición con Dios. Por lo tanto, en mi conciencia externa, sé positivamente que sólo la acción correcta y perfecta está teniendo lugar allí, hacia mí y para su éxito y felicidad.”

Con muchos individuos el amor a la familia mantiene su atención enteramente demasiado en las apariencias externas; y cuando permiten que esto se haga, no hacen más que intensificar las cosas que no quieren. Si los padres adoptan esta actitud hacia sus hijos, “No hay ninguna personalidad actuando en ese; sólo hay Dios en Acción”, entonces están haciendo lo más grande en su poder para ayudar a sus hijos. Al principio, puede requerir una considerable determinación de su parte para cambiar la corriente, pero realmente no es más difícil que girar el interruptor de la luz eléctrica en su habitación o presionar el botón.

La razón por la que a las personas les resulta difícil hacerlo es porque no cortan de raíz las condiciones perturbadoras. Permiten que un impulso feroz se ponga en marcha y luego de repente se dan cuenta de que están en peligro – sin detenerse a considerar que han permitido que esta cosa se construya, cuando al montar guardia en la puerta del pensamiento y sentimiento creativo consciente, pueden comprobarlo y detener su acción en el principio con poco esfuerzo.

Al mirar hacia la Luz o hacia Dios, la “Poderosa Presencia YO SOY” con sinceridad, no podemos fallar, porque no sólo tenemos nuestro propio Poder de Dios surgiendo en nuestra ayuda, sino que hay otros Poderes Poderosos observando toda oportunidad para ayudar, de los cuales recibimos una increíble Asistencia.

Octavas de pensamiento: Creo que es bueno referirse de nuevo a las octavas del pensamiento, porque éstas existen dentro de la atmósfera igual que los estratos existen dentro de la Tierra. Creo que puede ser prudente definir hasta cierto punto estas octavas.

* La primera que mencionaremos es la octava del crimen, que es la más delgada a pesar de todas las apariencias en este momento.

* La segunda es la octava del odio, considerablemente más gruesa.

* La tercera es la octava de la ira, mucho más gruesa.

* La cuarta es la octava de la crítica y la condena, todavía mucho más gruesa. Es la octava predominante en la que un gran número de la humanidad se mueve sin saberlo.

* A partir de ésta, comenzamos a entrar en la Luz; y encontramos la octava de la Tolerancia, que es la voluntad de dar a todos libertad de pensamiento y de palabra.

* Luego entramos en la octava de la Alegría, en la que nos encontramos regocijándonos enormemente en el reconocimiento del Poder de Dios en nosotros.

* La siguiente es la octava del Amor Puro, desde la que sentimos inequívocamente la Presencia de Dios, la “Poderosa Presencia I AM”, actuando.

* De aquí pasamos a la octava de la Felicidad Perfecta.

Nuevamente permítanme referirme al poder del Libre Albedrío y la elección. El individuo es el único que gobierna y escoge lo que va a entretener; y él o ella es en todo momento y para siempre “maestro de esta condición ahora”, porque esta actividad particular no requiere ningún estado especial de crecimiento, sino que puede ser realizada con éxito por cualquiera que lo intente sinceramente. Casi siempre la admonición al niño que empieza a ir a la escuela es: “Si al principio no tienes éxito, inténtalo de nuevo”.

Cada vez que permitimos que nuestra conciencia lo que significa nuestro pensamiento, sentimiento y palabra hablada se detenga en la cualidad de cualquiera de estas octavas, no sólo tenemos lo que hemos generado de esa cualidad, sino que nos abrimos a toda la efusión de esa octava en la que moramos. Esto significa la acumulación completa de esa cualidad generada por la masa de la humanidad – pasada y presente. Esto existe dentro de la atmósfera sobre la superficie de la Tierra, en la que todos los individuos viven y se mueven.

Esta simple ilustración mostrará cuán necesario es gobernar el pensamiento, el sentimiento y la palabra hablada y hacer un esfuerzo decidido para entrar en las octavas superiores de la conciencia. Cuando lo hacemos, descubrimos que a través de estas octavas -desde la Tolerancia hacia arriba- existe una condición como la de un embudo con la punta pequeña hacia abajo, directo desde la Divinidad que está constantemente vertiendo Su Presencia, Energía y Sustancia en estas octavas.

Todas las octavas por debajo de la del Amor son creaciones de la humanidad-no de Dios, la “Poderosa Presencia YO SOY”. La humanidad es la única que intenta dividir a Dios. Dios, la “Poderosa Presencia YO SOY”, nunca intenta dividirse a sí mismo. Dios es TODO – en todas partes presente – para todo aquel que acepte esta Plenitud de la “Poderosa Presencia “.

Es inútil que los Estudiantes o los individuos sientan que no pueden gobernar la forma exterior o la periferia de su pensamiento, sentimiento y acción, que es el cuerpo; ¡pues sé positivamente que pueden y deben hacerlo! Y cuanto antes tomen las riendas, acepten el Dominio que Dios les ha dado y lo utilicen, más rápido encontrarán la Verdadera Felicidad.

El yo humano o exterior ha sido durante demasiado tiempo el usurpador del Poder de Dios, alimentando al individuo con cáscaras y malas hierbas cuando podría mantener la atención fija en Dios, la “Poderosa Presencia YO SOY”, y recibir el Néctar de la Juventud y la Vida Eternas y moverse en esa octava de Felicidad Perfecta, la Perfección de Dios – el Jardín del Paraíso.

¡Victory of The Light!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here