Hablar de cosas grandes en nuestros días es muy común. Estamos muy acostumbrados a que en la época consumista todo es grande, masivo, más vale que sobre y no que falte, es la lógica de nuestro siglo; tanto en el consumo, como en nuestro diario vivir vemos de sobra rasgos de abundancia por todos lados.

Pero, ¿hemos percibido la grandeza de nuestra alma?

¿Sabemos que es? ¿Dónde nace? ¿hasta dónde llega?

Si fuéramos Maharishi Maesh Yogui, diríamos que la grandeza de nuestra alma es la totalidad del universo. Nace desde el átomo minúsculo en su partícula individual unida al macro-cosmo en toda la galaxia y más allá.

Pensar en la grandeza del alma es pensar en todo, en la unidad en la dualidad, en la vacuidad y en la comunión.

Comunión de almas que fluyen de un estado a otro, de un plano a otro.

Y es que solo al pensar en su grandeza, podemos entender la unión de su misma grandeza representa, necesariamente existe unión del todo, y como es que, si el todo está unido, nos olvidamos de esa unión y vivimos desde nuestra perspectiva de separación. Me refiero a vivir desde nuestra personalidad egocéntrica, creyéndonos el centro del universo con nombre y apellido, queriendo demostrar el nivel de separación, dividiendo desde el ego para crear esa imagen falsa.

Si esa unión es así de fuerte en el universo, ¿Por qué nos separamos? La falta de consciencia de esa misma unión provoca la separación, que es solo mental, es una idea de separación, ya que cuando el cuerpo habita en el alma, el alma no se puede separar del cuerpo eso es algo imposible.

Vivir siempre con la conexión  a flor de piel es lo que importa, vivir en la respiración profunda del momento presente es lo que debería de sostener nuestra existencia. Es la forma en que podemos vivir conectados y unidos con el todo, vivir conscientes es el objetivo, es el fin , es la vida, Desde la unidad se puede gozar, sabiendo que dentro de lo que creemos cuerpo, existe algo mas bello y poderoso qué Dios hizo a imagen y semejanza suya y desde allí podemos sentir a Dios dentro de nosotros, Eso es verdadera grandeza: saber que esta.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here