El amor es la fuerza más grande que existe, es lo único que existe, aunque lo experimentemos en un nivel tan mínimo. A medida que comienza a expandirse, lo abarca todo, hasta que anula completamente la experiencia de separación y sufrimiento.

El sufrimiento no tiene nada que ver con el amor. El amor no sabe lo que es el sufrimiento. El amor es una dicha y una paz subyacentes que están presentes en todo. El verdadero amor se rinde en cada momento, dice sí a lo que es. Su naturaleza es dar, y encuentra una dicha infinita en su naturaleza. Y da sin expectativas ni resentimientos, porque el amor verdadero, el amor incondicional, sabe que cuando se da a otros, se está dando a sí mismo.

No hay  un lugar donde nosotros no podamos encontrar amor. Es lo único que existe,  es la grandeza de quienes verdaderamente somos. Es todo. Ésta es la libertad que experimentamos con el despertar del amor-conciencia. Cuando nos amamos incondicionalmente, percibimos nuestra inmortalidad y nuestra iluminación. Empezamos a amar a todos y todo lo que nos rodea incondicionalmente. En medio del amor incondicional, la verdadera compasión nace.

Al sentir amor por todo y por todos, mantenemos esa frecuencia, que el Universo entiende y es eso lo que vamos a recibir.

La vibración más elevada en el universo es la del Amor, el verdadero Amor Divino, desde el Corazón. Esa vibración solo la conseguimos con pensamientos de Amor.

Y este amor nos lleva en forma natural a confiar. Es muy fácil no confiar,  así la puerta está cerrada.  ¿Y qué sucede cuando una puerta está cerrada?  La luz no puede entrar,  el amor no puede entrar,  nada puede entrar.  Si tú mantienes todo cerrado crees que estás protegido, pero sólo te estás protegiendo a ti  mismo de que algo entre.  Y tenemos miedo de que sea algo malo lo que entre, pero no lo es.  No lo es.  Es sólo una experiencia nueva.

Así que tienes que confiar.  A medida que vas expandiendo la conciencia, –  y ésta es la belleza de la conciencia además, porque las personas tienen un miedo enorme al cambio  – una vez que comienzas a cultivar esa experiencia interna de conciencia, tú quieres cambiar.  Tienes como una sed por el cambio y te sientes valiente.  Y a medida que la conciencia se va expandiendo, tu fe se expande, porque esa es tu divinidad interior, ese es tu amor, esa es tu conexión.

Así que empiezas a confiar y empiezas a sentirte poderoso y empiezas a confrontar los miedos y a ver que los miedos son una ilusión y luego empiezas a correr y después a volar.

Piensa en las formas en que te vuelves verdaderamente feliz y en lo que te da más alegría… Pasa realmente tiempo con esta noción en tu momento actual mientras co-creas tu realidad actual con tu percepción y creencias.

Elevando Tu Frecuencia y Vibrando Aún Más Alto

Dediquemos nuestras vidas a la elevación de la conciencia, pero hagámoslo  desde la experiencia de la perfección. Ya no percibir las cosas como malas ni como una razón para sufrir. Enfoquémonos en elevar nuestra calidad de vida en cada momento, pero hagámoslo  desde un espacio de dicha, no desde un lugar de lástima. Y encuéntrenos el amor en todo.

Por Un Mundo Mejor,

Todos juntos en el Amor y La Victoria de La Luz!

4 Comentarios

    • Asi es Jose Luis Duran,, muchas gracias por tus lindos comentarios, nos alientan mucho a seguir adelante con nuestra mision de informar y abrir conciencia. Nos mueve el Amor por la humanidad, espero que este Nuevo Año nos traida mucha dicha y sabiduria a todos, que juntos podamos ser una verdadera Sociedad Creativa muy sana con mucha sabiduria..
      Excelente dia y bendiciones.

      Cristina

  1. No hay experiencia más sublime que la de sentir amor .
    Es la nutrición de nuestra alma , de nuestro ser ..Es nuestra escencia..
    Gracias, bendiciones

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here