Al leer este artículo, quería que pensaras en los factores que describe Platón y en su relación con la experiencia humana actual. Quizás haya algunas lecciones que podamos aprender…

Las civilizaciones antiguas avanzadas son un gran tema de interés entre investigadores, historiadores, arqueólogos y científicos. Cada año se nos regala un misterioso hallazgo que nos hace cuestionar los orígenes de la raza humana e imaginar las culturas que vagaban por la tierra antes que nosotros. Hemos encontrado muchas pruebas que sugieren que pudieron existir civilizaciones anteriores a nosotros que eran intelectualmente e incluso tecnológicamente superiores. No obstante, esta teoría sigue considerándose bastante fantástica; a pesar de todas las pruebas que han salido a la luz en los últimos años para apoyar esta noción, sigue siendo ignorada en gran medida por la corriente principal. Si está interesado en examinar algunas de estas pruebas, un buen lugar para empezar es el autor Graham Hancock, en su libro titulado The Magicians of The Gods.

Tendencias

Sin-Alas.  Un artículo sobre el transhumanismo.

Antes de empezar, es importante mencionar que parece que la Atlántida era bastante avanzada, aquí hay un interesante artículo nuestro escrito por Graham Hancock que también tocó la Atlántida. ¿Quizás eran una civilización mucho más avanzada que nosotros hoy en día? Y quizás esta sea la razón del encubrimiento, si es que lo hubo/lo hay. Imagina las implicaciones de la admisión de una raza extremadamente avanzada anterior a la antigua Sumeria, una llena de tecnología superior a la nuestra actual.

Al final del día, no importa lo avanzada que sea una civilización, la verdadera marca de avance es el uso que esa raza hace de esa tecnología. ¿Se convertirá en un pozo negro de codicia y corrupción? ¿O esa raza trabajará junta para seguir explorando, avanzando y descubriendo?  ¿Será una raza que se respete entre sí y a su planeta? ¿Una que quiera cooperar y vivir en armonía?

Podría seguir y seguir, la cuestión es que es el nivel de conciencia humana el que determina la dirección de la civilización humana, no lo que sabe hacer o construir, sino una que sabe “sentir” qué es lo correcto. El egoísmo, la avaricia, el ego y el miedo impedirían con toda seguridad que cualquier civilización prosperara.

Atlantis

 Si se empieza a hablar de la antigua ciudad perdida de la Atlántida, la mayoría de la gente probablemente pensará que se está viviendo en “la la” land. Mucha gente desconoce que esta ciudad ha sido estudiada seriamente durante cientos de años. Por ejemplo, podemos ver que fue un tema de gran importancia para los investigadores de la Smithsonian Institution, como se destaca en su Informe Anual de la Junta de Regentes de la Smithsonian Institution para el año que terminó el 30 de junio de 1915.

 En el informe, el autor M. Pierre Termeir, miembro de la Academia de Ciencias y Director del Servicio de la Carta Geológica de Francia, da una conferencia sobre la civilización atlante.  En ella expone argumentos convincentes para seguir estudiando esta ciudad perdida:

Después de un largo período de indiferencia desdeñosa, observe cómo en los últimos años la ciencia está volviendo al estudio de la Atlántida. Cuántos naturalistas, geólogos, zoólogos o botánicos se preguntan hoy si Platón no nos ha transmitido, con ligeras ampliaciones, una página de la historia real de la humanidad. Ninguna afirmación es todavía admisible; pero parece cada vez más evidente que una vasta región, continental o constituida por grandes islas, se derrumbó al oeste de las Columnas de Hércules, también llamado Estrecho de Gibraltar, y que su derrumbe se produjo en un pasado no muy lejano.

En cualquier caso, la cuestión de la Atlántida se pone de nuevo ante los hombres de ciencia; y como no creo que pueda resolverse nunca sin la ayuda de la oceanografía, he creído natural discutirla aquí, en este templo de la ciencia marítima, y llamar a tal problema, durante mucho tiempo despreciado pero que ahora se reaviva, la atención de los oceanógrafos, así como la de aquellos que, aunque inmersos en el tumulto de las ciudades, prestan oído al lejano murmullo del mar.

Puede leer el informe completo aquí, a partir de la página 219.
En su conferencia, el Sr. Termeir presenta datos zoológicos, geográficos y geológicos que apoyan la existencia de la civilización perdida de la Atlántida.

La descripción de la Atlántida de Platón

Platón, el antiguo filósofo griego, ofrece una descripción de la Atlántida en su diálogo Critias, que nunca fue completado. Lo siguiente es un resumen de su descripción, estos son algunos de los muchos puntos que tomo de Manly P. Halls, The Secret Teachings of All Ages.

– La Atlántida estaba habitada por seres humanos “nacidos en la tierra” y “primitivos”. Uno de ellos fue cortejado por el dios Poseidón, que se cruzó con los seres humanos, y finalmente tuvieron cinco hijos. Este mestizaje entre dioses y humanos es un tema común en muchos textos históricos encontrados en todo el mundo.

– La tierra estaba dividida en zonas concéntricas de tierra y agua. Dos zonas de tierra y tres zonas de agua rodeaban la isla central, que tenía manantiales de agua caliente y manantiales de agua fría.

– La Atlántida se convirtió en un país consolidado, con un gobierno sabio y una industria que les llevó a cotas tecnológicas avanzadas, más allá incluso de lo que hemos alcanzado hoy en día.

– La Atlántida tenía recursos ilimitados, animales salvajes y metales preciosos, y estaba muy poblada.

– La Atlántida estaba llena de grandes y hermosos palacios, templos, muelles y una red de varios puentes y canales que unían las diferentes secciones del reino.

– En la construcción de los edificios públicos se utilizaban piedras blancas, negras y rojas. “Circunscribieron cada una de las zonas terrestres con una muralla, la exterior de latón, la central de estaño y la interior, que abarcaba la ciudadela, de orichalch. La ciudadela, en la isla central, contenía los palacios, templos y otros edificios públicos. En su centro, rodeado por un muro de oro, había un santuario dedicado a Cleito y Poseidón”. (fuente) https://www.amazon.ca/The-Secret-Teachings-All-Ages/dp/1461013135

– La Atlántida contaba con numerosos jardines, llenos de manantiales calientes y fríos. Había innumerables templos, baños públicos e instalaciones de ejercicio para el hombre y los animales.

– “La parte de la Atlántida que daba al mar se describía como elevada y escarpada, pero alrededor de la ciudad central había una llanura protegida por montañas famosas por su tamaño, número y belleza. La llanura producía dos cosechas al año, en invierno era regada por las lluvias y en verano por inmensos canales de riego, que también se utilizaban para el transporte. La llanura estaba dividida en secciones y, en tiempos de guerra, cada sección aportaba su cuota de hombres y carros de combate”. (fuente) https://www.amazon.ca/The-Secret-Teachings-All-Ages/dp/1461013135 

– La Atlántida era masiva, gobernada por múltiples reyes que tenían el control de sus tierras. Sus relaciones con los demás reyes se regían por un código ético original que fue grabado por los diez primeros reyes. “Las principales leyes de los reyes atlantes eran que no debían tomar las armas unos contra otros y que debían acudir en ayuda de cualquiera de los suyos que fuera atacado”. (fuente)

https://www.amazon.ca/The-Secret-Teachings-All-Ages/dp/1461013135

La caída de la Atlántida

Estos son los puntos esenciales que Platón hace sobre la Atlántida. La describe como un imperio grande y poderoso, casi mágico, y dice que es el mismo que atacó a los estados helénicos. Atribuye el poder y la gloria que saborearon tras esta aventura a su eventual desaparición, escribiendo que el amor por estos deseos impulsados por el ego que pronto se desarrolló entre los reyes atlantes los “desvió” del “camino de la sabiduría y la virtud”.

“Llenos de falsa ambición, los gobernantes de la Atlántida decidieron conquistar a los dioses en su sagrada morada y se dirigieron a ellos. Aquí la narración de Platón llega a un abrupto final, pues el Critias nunca se terminó”. (fuente) https://www.amazon.ca/The-Secret-Teachings-All-Ages/dp/1461013135

Platón también aborda el tema de la Atlántida en su Timeo, escribiendo una historia contada por Solón -que se dice que escuchó la historia en Egipto, transmitida por un sacerdote a través de inscripciones jeroglíficas en un templo de Sais- en la que un violento cataclismo hundió el continente. Así, la isla de la Atlántida desapareció por completo.

“Un imperio malvado, tecnológicamente sofisticado pero moralmente en bancarrota, la Atlántida, intenta dominar el mundo por la fuerza. Lo único que se interpone en su camino es un grupo relativamente pequeño de personas espiritualmente puras, con principios morales e incorruptibles: los antiguos atenienses. Los atenienses son capaces de derrotar a su adversario, mucho más poderoso, simplemente con la fuerza de su espíritu. ¿Te resulta familiar? Los diálogos atlantes de Platón son esencialmente una versión griega antigua de “La guerra de las galaxias”. ” – Ken Feder, profesor de arqueología, extraído de su libro “Fraudes, mitos y misterios: Ciencia y Pseudociencia en Arqueología”.

También es interesante traer a colación la conexión egipcia porque Crantor, otro antiguo filósofo griego, afirmó que los sacerdotes egipcios declararon que la historia de la Atlántida estaba escrita en pilares que aún se conservaban hacia el año 300 a.C.

Manly P. Hall ha señalado que, antes de este cataclismo, una parte de la población se marchó y no sucumbió a las tendencias egoístas que aparentemente llevaron a la caída de la Atlántida. ¿Se transmitieron los conocimientos filosóficos, religiosos y científicos de la Atlántida? Hay muchas similitudes entre las enseñanzas de la Atlántida y las de otras culturas, como los mayas de América Central.

Según Manly P. Hall, de los atlantes “el mundo recibió no sólo la herencia de las artes y los oficios, las filosofías y las ciencias, la ética y las religiones, sino también la herencia del odio, la lucha y la perversión”. Los atlantes instigaron la primera guerra; y se ha dicho que todas las guerras posteriores se libraron en un esfuerzo infructuoso por justificar la primera y corregir el mal que causó.”

Antes de que la Atlántida se hundiera, sus iniciados espiritualmente iluminados, que se dieron cuenta de que su tierra estaba condenada porque se había apartado del Camino de la Luz, se retiraron del malogrado continente. Llevando consigo la doctrina sagrada y secreta, estos atlantes se establecieron en Egipto, donde se convirtieron en sus primeros gobernantes divinos. Casi todos los grandes mitos cosmológicos que forman la base de los diversos libros sagrados del mundo se basan en los Rituales Misteriosos Atlantes.

Una de las partes más interesantes de esta historia, para mí, es el hecho de que este lugar es a menudo recordado como un lugar de gloria, luz y abundancia, lo cual era. Pero tampoco eran inmunes a los peligros de la avaricia, como aclara H.P. Blavatsky: “Bajo las insinuaciones malignas de su demonio, Thevatat, la raza de la Atlántida se convirtió en una nación de magos malvados. Como consecuencia de ello, se declaró la guerra, cuya historia sería demasiado larga de narrar; su sustancia puede encontrarse en las desfiguradas alegorías de la raza de Caín, los gigantes, y la de Noé y su justa familia. El conflicto llegó a su fin con la inmersión de la Atlántida, que encuentra su imitación en los relatos del diluvio babilónico y mosaico.”

Imagen utilizada para este artículo:

La imagen utilizada para este artículo procede de lo que parecen ser unas antiguas ruinas frente a la costa de Japón conocidas como “Ruinas de Yonaguni.”

Vean la verdadera historia de la Atlantida que nos regala AllatRa TV.

Fuente: https://prepareforchange.net/2018/04/11/why-the-lost-land-of-atlantis-went-down-if-we-dont-change-could-the-same-thing-happen-to-us/

¡Victory of the Light!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here