El Gato al Agua, el show de política y actualidad de ámbito nacional español conducido por José Javier Esparza, ha dado espacio en su programa al bioestadístico y fundador de La Quinta Columna para comentar el informe intermedio oficial del análisis del primer vial de vacunación. adquirido. Según Delgado, La Quinta Columna ha obtenido una decena más de diferentes laboratorios y los seguirá analizando junto a la Universidad de Almería sin descanso.

A lo largo del programa ha dejado boquiabiertos a todos que entre el 98% y el 99% del contenido de los viales de vacunación corresponde a óxido de grafeno. Como han venido diciendo, esto no es una vacuna sino una dosis de óxido de grafeno puro en la vena.

José Javier Esparza: Ricardo Delgado, buenas noches. Un placer tenerte aquí en El Gato al Agua, aunque sabes que los dos nos vamos a meter en líos más adelante. Pero de todos modos, es un placer.

Ricardo Delgado: El placer es mío. En primer lugar, quisiera agradecer a esta estación de televisión y al programa la oportunidad de presentar los resultados preliminares del estudio. Creo que es vital por la situación en la que nos encontramos, donde prácticamente todo el mundo cuestiona, como digo, el trasfondo de los viales de vacunación. Hoy en día, es difícil siquiera pensar en la posibilidad de que los medios oficiales estén diciendo la verdad. Entonces, en primer lugar, como digo, gracias.

Lo que hemos hecho es la investigación que cualquiera debería hacer. De alguna manera siempre doy el mismo ejemplo, pero si preguntamos qué ingredientes o sobre ellos, siempre preguntamos qué ingredientes puede haber en una hamburguesa. Entonces, ¿cómo no saber con certeza cuál es la composición real de la vacuna cuando su contenido va directamente a la vena, verdad? Y también, varias veces, varias dosis, probablemente hasta un tercio y un cuarto al año. Todo esto empezó … Como decía entonces el doctor José Luis Sevillano: “Cuando empiecen a vacunar, realmente vamos a saber qué se están inyectando”.

Entonces, como digo, todo esto comenzó cuando vimos el fenómeno de la anomalía magnética, fenómeno que durante mucho tiempo fue negado, pero que hoy ya está probado. Hay millones de videos de personas dando la vuelta al mundo.Vídeos sobre este fenómeno de, llamémoslo ‘pseudo-magnetismo adquirido tras la inoculación‘, pero también se puede adquirir por otras vías. Entonces, una vez que realizamos ese estudio epidemiológico básico, comenzamos a preguntarnos qué materiales o nanomateriales pueden causar magnetismo en el cuerpo. Y no solo magnetismo, sino que podrían actuar como condensadores de energía, porque también he medido en un multímetro una carga importante …

José Javier Esparza: Un momento, Ricardo. Discúlpeme un momento. Si alguien se ha quedado al margen porque ha estado en Marte durante estos últimos meses, estamos hablando de ese fenómeno que ha llenado Internet, de personas que se vacunan cuando les ponen un pequeño imán, de esos que tienen en el refrigerador, se pega a ellos. Y hay personas a las que incluso  se les pegan cucharas. Cuando, como explicó Kalcker, las cucharas no deben adherirse porque estamos hablando de acero inoxidable y no tiene magnetismo. Pero lo cierto es  que sí se pegan y todos lo hemos visto.

Entonces, a la gente se le ha inoculado algo que no sabemos qué es, y está prohibido preguntar al respecto. Por favor vean el siguiente video para que vean esta información:

Ricardo Delgado: Efectivamente, y no solo objetos metálicos. Este es un fenómeno de inducción electromagnética en el metal que se adhiere cerca del área de inoculación. Además, hemos descubierto que el magnetismo luego se mueve hacia la cabeza. Y esto es muy importante. Seguramente para el propósito que puedan buscar. Además, se mide una diferencia de potencial con un multímetro: la persona se convierte en un superconductor. Es decir, emite y recibe señales. Y cuando encontramos los materiales que pueden provocar este tipo de alteraciones en el organismo, empezamos a hablar del Grafeno. Sospechamos que se trataba de óxido de Grafeno, ya que tenía todas las características que las personas magnetizadas expresaban después de la inoculación.

José Javier Esparza: ¿Por qué es malo el Grafeno? Porque todos los días comemos, bebemos …, en fin, o nos inyectamos (los que se inyectan), introducimos en nuestro cuerpo un montón de cosas que  es nada más que porqueria. ¿Por qué, en particular, el Grafeno podría ser alarmante?

Ricardo Delgado: El grafeno es tóxico, es un químico, un agente químico tóxico. Introducido en el organismo en grandes cantidades, provoca trombos. Causa coágulos de sangre. Tenemos todos los artículos científicos que lo respaldan. Causa síndrome posinflamatorio, provoca alteración del sistema inmunológico. Y cuando se rompe el equilibrio redox, en el sentido de que hay menos glutatión de reserva del propio cuerpo que el tóxico introducido como el óxido de grafeno, se genera un colapso del sistema inmunológico y una tormenta de citocinas. En otras palabras, algo muy parecido a la enfermedad de moda, ¿no?

José Javier Esparza: Toda la enfermedad COVID. Y luego tú, que ya sospechabas de qué se trataba todo esto, conseguiste un vial de vacunación y lo llevaste a la Universidad Pública de Almería.

Ricardo Delgado: Efectivamente, todo lo posible a través de Rafa Navarro (cop225), el policía logró hacerse de un vial. Nos conocimos en ese momento e hicimos  que nos lo enviaran. Solicité una prestación de servicio que tienes aquí. La factura a la Universidad de Almería es para analizar el contenido.

José Javier Esparza: Creo que tenemos la imagen del que también hemos recibido. El membrete de la Universidad Pública de Almería. De hecho, está en el informe. Y me gustaría destacar que este es un informe científico objetivo de la Universidad Pública de Almería. Es decir, no estamos hablando aquí de algo menor, estamos hablando de un análisis clínico real.

Ricardo Delgado: Efectivamente. Un catedrático universitario, doctor en Ciencias Químicas y licenciado en Biología, se hizo cargo de la investigación. Hoy en día ya hay más gente colaborando con él, y publicó un informe preliminar con conclusiones bastante contundentes ya que existían pruebas sólidas de la presencia de derivados del grafeno en la muestra. Hoy incluso sabemos más y próximamente publicaremos estudios complementarios que harán más sólido este informe preliminar.

Pero es muy importante: a partir de ahora no hay que parar, porque recordemos que la comercialización de las mascarillas se detuvo precisamente porque llevaban partículas de grafeno, tanto  como en una tirada de 500 mil en Madrid, en La Rioja, en Castilla-La Mancha. , etc., como en gran parte del mundo y en Canadá. Todos sabémos que se siguen comercializando máscaras con nanotecnología, como las de Decathlon, y con el símbolo del grafeno. Entonces, lo que tenemos que preguntarnos es: si las mascarillas se quitaron porque causaron o podrían causar afecciones pulmonares al introducir el tóxico de grafeno, ¿cómo es posible que se sigan introduciendo en el vial?

Además, en una cantidad considerable. Lo que hemos encontrado allí, según dice la universidad que ha hecho este estudio, es que el componente principal es precisamente óxido de grafeno y  una cantidad muy pequeña de otra cosa, pero sobre todo es óxido de grafeno. Y dado que todas las personas que están inoculadas con la vacuna Pfizer, que fue la que enviamos para su análisis, así como Moderna, AstraZeneca, Johnson & Johnson, Janssen, Sinovac, y todo tipo de vacunas adquieren propiedades magnéticas, sospechamos con muchas indicaciones que todos contienen unas más y otras un poco menos cantidad de grafeno, de óxido de grafeno.

José Javier Esparza: Ricardo, Pedro Ferré Barbadillo y Carlos Esteban te preguntan algo. Pedro.

Pedro Ferré: Buenas noches. Quería preguntarte sobre este fenómeno de los imanes, del magnetismo, ¿pasa con el tiempo o las personas que lo detectan, que lo sienten, lo siguen manteniendo a pesar de que han pasado meses?

Ricardo Delgado: Parece que el organismo tiene cierta capacidad para eliminar de forma natural el óxido de grafeno a través de determinados mecanismos inmunológicos. Una vez dentro del cuerpo actúa como si se tratara de un agente biológico como tal, como si fuera precisamente el SARS-CoV-2. precursor del glutatión. Por eso probablemente sospechamos que están intentando introducir una segunda y una tercera dosis. Ahora por vía intranasal.

Ya están hablando de nuevas vacunas intranasales con nanopartículas de óxido de grafeno. Tanto para influenza como para COVID-19, porque en aerosoles es mucho más potente. También hemos visto estudios científicos de febrero a septiembre de 2020 de un tratamiento para COVID-19 con N-acetilcisteína, que es un precursor del glutatión. Y por un lado sabemos que precisamente la N-acetilcisteína o el propio glutatión degradan el óxido de grafeno. Por eso pensamos que probablemente chocamos directamente con el agente causante o etiológico de la enfermedad.

Pedro Ferré: Entiendo.

José Javier Esparza: Ricardo, una pregunta de Carlos Esteban ahora.

Carlos Esteban: Hola, buenas noches. Voy a jugar al abogado del diablo.

Ricardo Delgado: OK. Adelante.

Carlos Esteban: La Universidad de Almería lo examina y determina que hay grafeno en el vial que ha enviado. Y este vial, ¿cómo sabemos que efectivamente es el de la vacuna? ¿Cómo se ha registrado el proceso de cómo se ha extraído? ¿O simplemente tenemos que creerlo?

Ricardo Delgado: Si juegan al abogado del diablo, probablemente intentarán apelar a lo que se llama ‘trazabilidad’ y ‘custodia’. La custodia del vial la hizo un policía, Rafa Navarro, y yo simplemente lo envié a la universidad. Luego, la persona que ha realizado este estudio lo recopila. La universidad dice: “Origen de la trazabilidad: Desconocido”; “Estado de conservación: refrigerado”; “Mantenimiento durante el estudio: refrigerado”; y “Codificación del problema muestra  RD1” (Ricardo Delgado 1), que soy yo, claro.

Es conveniente tener en cuenta que el vial estaba sellado, ¿de acuerdo? Vial sellado con goma y tapón de aluminio intacto de 2 ml de capacidad que contiene una suspensión acuosa turbia de 0,45 ml. “Se realiza la extracción y cuantificación de ARN, y la presencia de microbiológicos nanométricos no caracterizados es visible incluso bajo el microscopio óptico”. Éstas son las primeras conclusiones. Aquí y en este sentido, como me preguntas, bueno, obviamente no voy a poner nada en la muestra. Lo que estamos haciendo hoy es obtener más muestras. De hecho, hemos obtenido una docena más y se van a sumar para que la muestra sea más representativa.

José Javier Esparza: OK. Entiendo. José Antonio Fuster?

José Antonio Fuster: Mi pregunta es, ¿cómo te sientes cuando ves a todos estos verificadores por ahí? ¿Infernal en Internet, Newtral y todos los demás? Bueno, dicen que esto es un engaño. Así. Falso. Absolutamente falso. En todas partes ha salido: “Esto es un engaño”.

Ricardo Delgado: Bueno, me afectó directamente. Esas agencias de verificación que muchos de nosotros ya conocemos el contenido que tienen y el propósito final que tienen, porque yo lo experimenté en familiares muy directos. En mi madre y mi padre. De hecho, así fue como me di cuenta de que realmente estaban vacunados. Me habían engañado durante algún tiempo y finalmente lo admitieron. Y no solo estamos hablando de cucharas y objetos metálicos o imanes de neodimio o ferrita. Estamos hablando de medidas con aparatos de medición de campos electromagnéticos, magnetómetros, teslasómetros, lápices EMF, etc. En otras palabras, no podemos usar la excusa de la grasa, como se ha dicho, ni la del sudor ni ninguna otra tontería, porque no existe otra palabra para ello.

José Antonio Fuster: Entendido. Una pregunta más. Ricardo, ¿qué más hay en la vacuna?

Ricardo Delgado: Hay un pequeño rastro de ARN que no corresponde, digamos, al componente principal. Del 98% al 99% del vial es precisamente óxido de grafeno, es decir, el componente principal de la vacuna es el óxido de grafeno. Entonces esto es lo que preocupa, porque incluso sospechamos que AstraZenca probablemente llevaba más dosis de las que se han administrado últimamente y por eso generó más trombos inicialmente.

Tenemos que recordar que el óxido de grafeno, como cualquier material, tiene lo que se llama una banda de absorción electrónica. Esta es una frecuencia específica por encima de la cual se excita y se oxida muy rápidamente. Es decir, con una señal telefónica de radiofrecuencia, puede oscilar muy rápidamente y causar estragos en solo cuatro o cinco horas, como sucedió en marzo y abril de 2020.

José Javier Esparza: Seguro que lo recordamos. Bueno, Ricardo, muchas gracias. Espero que haya resuelto el problema de Internet que tuviste con todas las empresas, que es alucinante. De todos modos, no tenemos palabras y también con el Dr. Sevillano, ¿no? Hoy no hemos podido hablar con él para seguir hablando de esto, porque simplemente tenemos  que seguir hablando de ello. Es decir, obviamente se puede discutir, debatir, disentir sobre las conclusiones que se pueden sacar, sobre las extrapolaciones, pero lo que son hechos concretos son hechos objetivos que hay que poner sobre la mesa.

Ricardo Delgado: Sí, claro. Y para despedirme, me gustaría hacer un llamamiento, en primer lugar, a las autoridades sanitarias que aún no han respondido al fenómeno magnético. Llevamos 45 días exigiendo una explicación. No lo necesitamos de Risto Mejide ni de los verificadores de hechos. Deben ser administrados directamente por las autoridades sanitarias. Y que la gente acuda a su médico para denunciar el fenómeno: que quede registrado en su historia clínica. Por supuesto que vamos a demandar en los tribunales solo con el informe preliminar para que, como mínimo, aplicando el principio de precaución, la campaña de inoculación se detenga de forma inmediata y urgente.

José Javier Esparza: Ricardo Delgado, muchas gracias por estar aquí esta noche en El Gato al Agua

.Ricardo Delgado: Gracias a ti. Atentamente. Empiece a seguir a La Quinta Columna en Telegram, Instagram, Youtube y Twitch.

https://www.orwell.city/2021/07/graphene-oxide.html

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here