Los Cambiantes Modelos de Existencia

FILOSOFÍA

 Filosofía de los WingMakers (Creadores de Alas): Cámara Dos

Texto introductorio  de John Berges, extraído de las Obras Completas de los WingMakers Vol. 1

Ahora que sabemos que hay dos modelos de existencia, Evolución/Salvación y Transformación/Maestría, este segundo documento filosófico entra en detalles sobre estos modelos, en especial el Modelo Evolución/Salvación.

El documento comienza explicando que las experiencias de la Entidad en la dimensión espacio-tiempo se caracterizan por la separación de la totalidad. La sensación de estar solos en el universo como un ser humano independiente con poca o ninguna evidencia de un Creador u otras inteligencias, crea un deseo de protección de las fuerzas de la naturaleza y de las dificultades para sobrevivir.

En consecuencia, la necesidad de supervivencia crea al menos dos factores que contribuyen al desarrollo de la civilización. Uno de los factores es la creatividad nacida de la necesidad, que conduce al descubrimiento de métodos de supervivencia y la invención de tecnologías para la mejora de las condiciones de vida. Este instinto innato de supervivencia es un factor importante en el misterioso plan de la Primera Fuente, ya que genera creatividad y  originalidad en las Entidades encarnadas explorando los mundos del espacio-tiempo.

Los Cambiantes Modelos de la Existencia

Filosofia de los WingMakers: Camara Uno

La conciencia del Soberano Integral es el destino que atrae al instrumento humano hacia el alma en el interior de la realidad de la Primera Fuente. Todo el vagabundeo de la conciencia humana desde la Realidad de la Fuente la conciencia humana, ha eliminado los rasgos urgentes de la Realidad de la Fuente mediante la aplicación de la mente lógica y la persistente creencia en el lenguaje de limitación que fluye desde los controles externos de la Jerarquía.

La Realidad de la Fuente, escondida detrás del lenguaje, se ha vuelto  gradualmente “iluminada” por los profetas de tu mundo, y por lo tanto,  ha asumido la imagen del lenguaje, en lugar de asumir la expresión de sus rasgos apremientes. El lenguaje es el proveedor de limitación. Es el peón de la tiranía y la trampa. Virtualmente todas las entidades dentro del universo de espacio-tiempo desean preservar una dependencia sobre una jerarquía que se extiende entre el individuo y los rasgos persuasivos de la Realidad de la Fuente. Es la jerarquía la que utiliza el lenguaje como una forma de limitación estructural, aunque en términos relativos, pueda parecer ser liberadora y otorgadora de poder.

La Realidad de la Fuente u Original es la morada del Primer Creador, y baila fuera de las estructuras de cualquier lenguaje. Es completa dentro de sí misma y tiene un singular propósito de demostrar el potencial colectivo de todas las especies dentro del Universo de la Totalidad. Es el arquetipo de la perfección. Es el ´patron o abanderado del diseño innato de cada entidad y su destino final. SU esencia está tan lejos del concepto que la tendencia del instrumento humano es recurrir al lenguaje de las apariencias –y en última instancia a la jerarquía— para definir la Realidad de la Fuente u Original.

La jerarquía, por medio del suministro de un modelo de existencia evolución/salvación, ha intentado guiar el desarrollo de todas las entidades en todo el Universo de la Totalidad. La conexión entre el individuo y la Fuente está sutilmente socavada a través de las capas del lenguaje, manipulación de sistemas de creencias y rituales de control diseñados por la jerarquía para intervenir entre la esencia espiritual de las entidades y su fuente, el Primer Creador.

Cada individuo debe conocerse a sí mismo para ser libre de todas las formas de dependencia externa. Esto no quiere decir que uno no deba confiar en los demás o agruparse en alianzas o amistades y comunidades. Es simplemente una advertencia de que la verdad relativa está constantemente cambiando en manos de aquellos que desean controlar, y aun cuando sus motivos puedan ser de buena voluntad, todavía es una forma de control. Cuando la jerarquía retiene información, los centros interpretativos para la verdad relativa son posicionados para adquirir y mantener el poder en lugar de distribuir el empoderamiento de la igualdad de la Fuente.

Hay tantas capas de verdad relativa que si escuchas el lenguaje de las apariencias, muy probablemente abandonarás tu propio poder en favor de la proclamación del lenguaje. El lenguaje es seductivo para los impulsos del ego del poder y del control, así como para la inclinación de la mente a rendirse a, y creer en el lenguaje de las apariencias. Ese lenguaje puede engañar al ingenuo en imágenes e ideas creíbles –reales o imaginarias— para mantener a los individuos en un cautiverio de una verdad inferior, o para mantener individuos apoyando a la jerarquía incluso cuando ya no sirva más a un propósito. El tiempo se acerca rápido, en el que los velos del control a todos los niveles de la jerarquía serán considerados obsoletos por entidades que están destinadas a derribar los velos y permitir que el poder soberano prevalezca sobre el poder de la jerarquía.

Hay entidades que han tramado su existencia futura sobre la Tierra y están destinadas a demostrar la verdad de la igualdad de la Fuente entre todas las entidades en todos los niveles de expresión. Se volverá el propósito fundamental de la Jerarquía eliminar lentamente estas barreras hacia la igualdad de tal manera que la jerarquía parezca ser la salvadora de la conciencia en lugar de ser el vigilante de la conciencia. Hay presentes aquellos que asegurarán que la cortina caiga rápidamente para aquellos que estén listos para ser iguales con su Fuente; y que están dispuestos a bordear los intrincados caminos de la jerarquía; y abrazar su divinidad como expresiones soberanas de la Realidad de la Fuente.

La Jerarquía representa diferentes intereses, diferentes percepciones de la realidad y motivos de acción.  Es esta diversidad la que hace que la Jerarquía se vuelva ineficaz en conducir a los individuos a su condición de igualdad con el Primer Creador o Primera Fuente. Sin embargo, esta diversidad es también lo que permite a la jerarquía atraer e inicialmente despertar tal amplitud de individuos a sus energías espirituales y centros intuitivos. No obstante, la jerarquía se ha atrapado a sí misma en la diversidad y la conferida especialización que le impide evolucionar desde una laboriosa escalera evolutiva hacia un río jovial de Luz que está alineado con el propósito de facultar  a las entidades hacia la igualdad de la Fuente.

El concepto de salvador resulta de los sentimientos de incapacidad que constantemente surge dentro de la conciencia masiva de la humanidad a través de la mente genética. Estos sentimientos están relacionados con la fragmentación del instrumento humano y con su incapacidad —mientras esté fragmentado— de asir completamente su perspectiva de totalidad y alcanzar sus orígenes divinos y aceptarse a sí mismo como igual con la Primera Fuente. De este modo resulta la aparentemente interminable búsqueda de ser salvado de la inadecuación e inseguridad que resulta de la fragmentación del instrumento humano.

El motivo para desarrollar la conciencia deriva del sentimiento de ser menos que completo. Y en concreto, del sentimiento de estar desconectado de la Primera Fuente debido al juicio imperfecto causado por la fragmentación del instrumento humano. Es mediante estos sentimientos que la fragmentación se perpetúa a sí misma para toda la especie y es pasada dentro de la mente genética, que es la base compartida del instrumento humano. La mente genética de la especie humana es el componente más poderoso de la jerarquía y está constituida por las propias condiciones del instrumento humano que vive en un contexto de tres dimensiones, de cinco sentidos,  que lo absorve por completo.

Cuando la entidad entra inicialmente en un instrumento humano en el nacimiento, es fragmentada inmediatamente en un espectro de percepciones y expresiones físicas, emocionales y mentales. Desde ese día en adelante la entidad es cuidadosamente condicionada para adaptarse a, y a navegar en el interior de el contexto de Terra-Tierra tridimensional, de cinco sentidos. De hecho, la entidad intencionalmente fracciona su conciencia para experimentar la separación de la totalidad.

En este estado de separación, la entidad se ha discapacitado a sí misma con el objetivo de una nueva experiencia y de un entendimiento más profundo del Diseño Original o gran visión de la Primera Fuente. A través de este conocimiento más profundo, la entidad puede, mediante el instrumento humano, transformar el contexto tridimensional en un componente del Universo de la Totalidad auto-consciente e integrado. Este magnífico y decidido esfuerzo produce el impulso dentro del instrumento humano de buscar su totalidad y re-experimentar su conexión divina con la Primera Fuente.

Esta búsqueda, en gran medida, es el combustible que impulsa al individuo a buscar y explorar el modelo de existencia evolución/salvación. Proporciona al individuo el incentivo de buscar ayuda y guía de un subgrupo especifico de la jerarquía, y al actuar de este modo, desarrolla un sentido de pertenencia y unidad. Es precisamente este mismo sentido de pertenencia y unidad lo que ayuda a catalizar una creciente toma de conciencia de la unión correspondiente entre el Instrumento Humano, la Conciencia de la Entidad, el Universo de la Totalidad, la Inteligencia de la Fuente y la Primera Fuente.

Es por esto que el modelo de evolución/salvación es un componente muy importante para el Gran Experimento. Es la etapa en donde el instrumento humano desarrolla un sentido de unidad y pertenencia. Un sentido de relación con alguna visión grandiosa y amplia. Es por ello que la jerarquía alimenta a los salvadores. Es también por ello que el sentimiento de inadecuación e inseguridad son desarrollados y nutridos por la jerarquía. En realidad acelera la unificación de la humanidad, la que a su vez, acelerará y conducirá a la unificación de la humanidad con el Universo de la Totalidad.

Los líderes espirituales son capaces de mirar profundamente debajo de la superficial realidad de la vida y experimentar cuán elaboradamente conectada está cada forma de vida, y cómo esta composición de vida es inteligente más allá de las capacidades del instrumento humano tanto de percibir como de experimentar. Es por esta condición que los líderes espirituales solo pueden interpretar la realidad mediante sus habilidades personales de percibir y expresar la profunda e ilimitada inteligencia de la vida. Nadie es capaz de articular la profundidad dimensional de la vida y su amplitud con herramientas del lenguaje. Ellos solo pueden, a lo sumo, describir su interpretación o sus impresiones.

Cada humano es capaz, en diversos grados, de mirar bajo la superficial realidad de la vida y percibir y expresar sus interpretaciones personales del Universo de la Totalidad. Ellos solo requieren del tiempo y la intención para desarrollar sus propias interpretaciones. Y esto es precisamente lo que todos los grandes líderes espirituales han enseñado. El sentido más profundo de la vida no es un absoluto para ser experimentado por unos pocos elegidos, sino una evolutiva y dinámica inteligencia que usa tantos rostros como formas de vida existen. Ninguna forma de vida o especie tiene el portal exclusivo al Universo de la Totalidad en el cual la Primera Fuente se expresa A SÍ MISMA en toda SU majestuosidad. El portal es compartido con todos porque la Primera Fuente está en todas las cosas.

Todos los grandes líderes espirituales de Terra-Tierra han, en su propia forma, interpretado el Universo de la Totalidad y el rol de la humanidad en el mismo. Al actuar de ese modo, sus interpretaciones, debido a que fueron articuladas con autoridad y profundidad de percepción, se convirtieron en blancos de debate entre varios subgrupos de la jerarquía. Este debate y proceso de investigación crea una polaridad de creencias. Un comprensivo grupo emergerá para defender y embellecer la particular interpretación de su líder, mientras que todos los demás lo acusarán de desacato por las creencias que profesa.

Este peculiar método de crear una religión que está aferrada a la interpretación del Universo de la Totalidad de un salvador o profeta es exclusivo a una especie que está explorando el modelo de existencia de evolución/salvador. Los líderes espirituales que son reconocidos como grandes profetas o salvadores han producido una visión del Universo de la Totalidad más allá de lo que actualmente estaba definido por la jerarquía. Ellos crearon un nuevo portal hacia el Universo de la Totalidad y estuvieron dispuestos a compartir su visión pese al debate o probable ridículo.

Estos hombres y mujeres fueron los portales para que la humanidad explorara nuevas facetas de sí misma. Para enlazar una parte de su alma raíz o conciencia universal que era esencial en ese tiempo en su ciclo evolutivo. Pero las interpretaciones de los líderes muy frecuentemente son interpretadas por sus seguidores quienes desean crear una religión o secta, y la visión silenciosamente aminora en manos de la jerarquía donde pasa a ser desvitalizada por el simple hecho de que está conectada a una estructura masiva que así como la protege la promueve.

La Primera Fuente está conectada a los individuos, no a las organizaciones. Así, la jerarquía está desconectada de la Fuente de una forma esencial y dinámica. La Jerarquía está más conectada a su propio deseo colectivo de ayudar, servir o ejecutar una función que permita el uso del poder para conducir hacia la visión de sus líderes. En sí misma, no está equivocada o  malenfocada. Todo es parte del Diseño Original que orquesta el desarrollo de la conciencia desde la Fuente Primaria a la entidad, y de la entidad a la Fuente Colectiva. Esta es la espiral de integración que engendra totalidad y belleza gradual dentro de la Inteligencia de la Fuente.

Lo que la jerarquía ha etiquetado aproximadamente como Espíritu es lo más cercano como palabra al símbolo de la Inteligencia de la Fuente. La Inteligencia de la Fuente habita todos los campos de vibración como una extensión de la Fuente. Es el emisario de la Primera Fuente que se entreteje con la jerarquía como su contrapartida. La Inteligencia de la Fuente es el factor de integridad y alineación, que asegura que la jerarquía está sirviendo su propósito dentro del Diseño Original. La Inteligencia de la Fuente es, en efecto, el “científico” que supervisa el Gran Experimento y establece el criterio, selecciona las variables, monitorea los resultados y evalúa los resultados alternativos en el laboratorio de tiempo y espacio.

El Gran Experimento es la constante transformación y expansión de la Inteligencia de la Fuente a través de todas las entidades en todas las dimensiones de la existencia. Es el propósito del Gran Experimento probar modelos alternativos de existencia para determinar, con cierta seguridad, el modelo más capaz de unificar la conciencia sin chocar con la soberanía de la entidad y la de la Primera Fuente. El Gran Experimento está compuesto de varias etapas que se interconectan, conduciendo al Gran Misterio. La mayoría de estas diferentes etapas están siendo ejecutadas simultáneamente dentro del Universo de espacio-tiempo para preparar al universo para la inminente expansión de la Realidad de la Fuente en todas las dimensiones de la existencia.

En el caso de Terra-Tierra, esta es la etapa de la existencia que promueve la conexión clara de la conciencia individual con los rasgos convincentes de la Realidad de la Fuente sin la intervención de una jerarquía de ningun tipo. Esto es cuando las fábulas y los mitos de la historia entran en la luz y se conocen como realmente son y han sido. Este es el tiempo en el que el lenguaje se transmutará en una nueva forma de comunicación que exhibe los atractivos rasgos de la Realidad de la Fuente en un arte de energía y vibración que rompe todas las barreras del control.

Es tiempo de reconocer que la jerarquía se extiende en todo el cosmos hasta los mismos bordes del descubrimiento. Tiene ramas que se extienden desde cada sistema estelar, cada dimensión conocida; y virtualmente todas las formas de vida son “hojas” de este extenso árbol cosmológico. Esto constituye el gran adoctrinamiento de especies, espíritus, planetas y estrellas a medida que  evolucionan a través de las ramas del árbol. Por lo tanto, la jerarquía es una una combinación de entidades externas que desean invertir sus energías en apoyar un subgrupo que ha anidado en algún lugar dentro de la más grande de las estructuras —la  Jerarquía— El servicio es el motivo operacional de la jerarquía, y en la mayoría de los casos, esto se traduce en el concepto de salvación y el ordenamiento maestro-alumno del universo.

La jerarquía está compuesta de todas las entidades de todos los motivos que han vinculado sus energías dentro de subgrupos. Estos subgrupos son ramas independientes del extenso árbol cosmológico que abarca todas las cosas fuera de la Realidad de la Fuente. Las raíces del árbol están enterradas en el suelo de la memoria genética y de los instintos subconscientes. En la base del árbol, las primeras ramas brotan y son las más viejas, representando las religiones nativas de las especies. Las ramas del medio son las religiones e instituciones ortodoxas, mientras que las ramas de arriba representan los sistemas de creencias contemporáneos que están emergiendo nuevamente a lo largo del universo. El árbol entero, en esta definición, es la jerarquía, y su semilla fue inicialmente concebida, plantada y nutrida por la Inteligencia de la Fuente con el propósito de estimular el Gran Experimento.

Este es el experimento de transformación versus evolución.  La evolución es el arduo y constante proceso de cambiar posiciones dentro de la jerarquía, siempre evaluando tu posición actual en relación a una nueva que te llama. La transformación es simplemente el reconocimiento de que hay caminos acelerados que pasan por encima de la jerarquía, que conducen a la maestría soberana en lugar de conducir al interdependiente salvador, y que estos nuevos caminos pueden ser accedidos mediante la experiencia directa del tono-vibración de igualdad que está presente dentro de todas las entidades.

Este tono-vibración no es lo que más comúnmente es denominado como la música de las esferas o la vibración del espíritu moviéndose a través del universo en resonancia con la intención de la Fuente. Es una vibración que mantiene juntos los tres principios de la experiencia transformacional: Relación con el Universo mediante el Agradecimiento, Observación de la Fuente en todas las Cosas y la Nutrición de la Vida. La aplicación de estos principios de vida en una ecuación específica de conducta desvincula a una entidad de los elementos controladores de la Jerarquía.

¿Cómo puede la jerarquía actuar en el papel de ser un centro interpretativo de la verdad sin manipular a las entidades, y por lo tanto, ensombrecer su libre albedrío? El Gran Experimento fue diseñado con el libre albedrío como su método principal para obtener información auténtica que pueda ser usada para expandir la Realidad de la Fuente a todas las dimensiones de la existencia. El libre albedrío es el hilo de la autenticidad que infunde valor en las varias pruebas dentro del Gran Experimento. La jerarquía o cualquier otra estructura externa nunca ponen en peligro el libre albedrío. Únicamente la entidad puede elegir su realidad y este es el principio fundamental del  libre albedrío.

El libre albedrío no se ensombrece simplemente porque a una entidad se le presenten realidades alternativas o verdades relativas que demoren su entendimiento de la igualdad de la Fuente. Es la decisión de la entidad otorgarse a sí misma en exposiciones de realidades externas en lugar de indagar dentro de sus propios recursos y crear una realidad que sea soberana. El valor del libre albedrío siempre se está expandiendo mientras avanzas hacia la soberanía, y de la misma manera, siempre está disminuyendo mientras avanzas hacia dependencias externas. La elección entre soberanía y dependencia externa es la base del libre albedrío, y no existe estructura o fuente externa que pueda eliminar esta elección básica. Es una elección interna que, sin importar las circunstancias externas, no puede ser negada por nada externo.

El Universo de la Totalidad abarca todas las dimensiones (incluyendo la Realidad de la Fuente), y por consiguiente, todas las realidades están contenidas en su seno. En esta incomprensible diversidad, a cada entidad se le proporciona una estructura que define su libre albedrío en términos de su relación con la Realidad de la Fuente. Cada una de estas estructuras varía en flexibilidad de elección, pero cada una está conectada dentro de la superestructura de la jerarquía. La realidad sin-estructura de la Realidad de la Fuente es donde inicialmente el libre albedrío fue concebido, y cuando el principio se expandió dentro del universo de espacio-tiempo como el hilo de la autenticidad, se volvió cada vez más dependiente al reconocimiento de la entidad de su totalidad en relación a la Inteligencia de la Fuente.

Si la entidad está fragmentada en sus partes componentes, su comprensión del libre albedrío es limitada a aquella que la jerarquía circunscribe. Si la entidad es un colectivo consciente, comprendiendo su totalidad soberana, el principio del libre albedrío constituye una forma de estructura inútil, como una fogata en días de verano. Cuando las entidades desconocen su totalidad, la estructura se producirá como una forma de seguridad auto impuesta. A través de este continuo desarrollo de un universo estructurado y ordenado, las entidades definen sus fronteras —sus límites— mediante la expresión de su inseguridad. Ellos gradualmente se convirtieron en piezas de su totalidad, y como pedazos de vidrio de un hermoso florero, albergan poca similitud a su belleza de conjunto.

Si fueras a percibir el origen de tu existencia, indudablemente verías cuán vasta es la entidad. Si pudieras perforar los velos que cubren tu destino, entenderías cuanto más vasto te volverás. Entre estos dos puntos de existencia —origen y destino— la entidad es siempre el contenedor vibrante de la Inteligencia de la Fuente. La entidad se ha permitido explorar voluntariamente los universos de espacio-tiempo como puesto de avanzada de la Primera Fuente. Por consiguiente, al mismo tiempo que la jerarquía puede oscurecer la comprensión de la totalidad de la entidad, es la entidad la que se ha sometido, por decisión propia, a escuchar el lenguaje de la limitación, las proclamaciones de las apariencias y pasar a ser atraída por el modelo de evolución/salvación.

¿Por qué la jerarquía no ha proporcionado el modelo alternativo de transformación/maestría y no ha permitido a la entidad elegir, y al actuar de este modo, ejercitar verdaderamente su libre albedrío? Porque la Jerarquía, como la mayoría de las entidades, no es conciente de su totalidad. Sus fragmentos o subgrupos,  están completamente dedicados a los límites. Donde hay límites que definen y limitan, también hay estructura. Donde está profundamente arraigada la estructura hay una creencia dominante que la transformación es imposible. Naturalmente, el universo de espacio-tiempo se ajusta a la matriz de la proyección de la creencia, y el concepto mismo de transformación se elimina de la realidad de la jerarquía.

Por lo tanto, la jerarquía es incapaz de incluso conceptualizar el modelo de transformación/maestría con alguna precisión, mucho menos informar a la entidad que existen alternativas que emanan de la Inteligencia de la Fuente. La jerarquía no es responsable de esta condición. Cada entidad lo es. El modelo dominante de la Inteligencia de la Fuente es primordial. Existió antes que la jerarquía. Es la entidad la que ha optado por explorar el modelo de existencia de la jerarquía con el propósito de participar en el Gran Experimento y asistir al surgimiento del modelo de existencia de síntesis. La jerarquía es bastante benigna como fuerza manipuladora, y simplemente representa un ingrediente clave para la receta de la totalidad que transforma a la entidad para ir más allá de su papel como contenedor vibrante de la Inteligencia de la Fuente, y convertirse en el puente de expansión de la Realidad de la Fuente en los universos de espacio-tiempo.

Hay una creencia antigua, producto de la jerarquía, que los universos de espacio-tiempo ascenderán a la Realidad de la Fuente y que el instrumento humano de amor acompañará este proceso de ascensión. Sin embargo, es la Realidad de la Fuente la que se está expandiendo para abarcar los universos espacio-tiempo con el propósito de alinear todas las entidades con el modelo de existencia de síntesis. La Inteligencia de la Fuente está despejando los velos que esconden el verdadero significado del modelo de expresión de la entidad en los universos de espacio-tiempo. Cuando esto ocurra, la entidad poseerá la igualdad de la Fuente en todas las dimensiones y campos de vibración, y sus componentes serán unidos para la plena expresión de su perspectiva soberana.

Esta transformación de la entidad es el sendero hacia la totalidad y el reconocimiento de que el modelo de expresión de la entidad es un compuesto de formas y de la no-forma que es unificado en una energía, una consciencia. Cuando los fragmentos están alineados e interconectados, la entidad se convierte en el instrumento que facilita la expansión de la Realidad de la Fuente. Así, la entidad no asciende desde los universos de espacio-tiempo, sino que más bien se combina en un estado de totalidad donde su expresión soberana puede asistir a la expansión, o en un contexto diferente, al descenso, de la Realidad de la Fuente dentro de los universos de espacio-tiempo.

La ascensión es interpretada como el resultado natural de la evolución. Que todos los sistemas planetarios y especies están evolucionando al punto donde ascienden desde la limitación, y que eventualmente, los universos de espacio-tiempo de algún modo se plegarían en la Realidad de la Fuente y dejarán de existir como campos de vibración. De hecho es justo lo contrario. La Realidad de la Fuente está descendiendo. Incluye todas las cosas, y es la intención de la Fuente expandirse, no retraerse. La entidad muta a la totalidad dentro de la cuna del universo de espacio-tiempo, y, de este modo, se convierte en el accesorio de la intención de la Realidad de la Fuente de expandirse.

¿Puedes ver la perfección de este Diseño Original? ¿Puedes sentir el cambio de la matriz desde la cual tu realidad es moldeada? ¿No puedes entender también que tú, el instrumento humano, consistes en un componente que está individualizado como un único punto de pura energía, y al mismo tiempo vive simultáneamente en muchos lugares en muchas dimensiones? Únicamente en el interior de la entidad es descubierto el lugar de transformación, donde el Ser sin forma puede entrar y comunicarse con sus varios puestos de avanzada de la forma. El sin forma es el Observador Eterno que vive detrás del velo de la forma y la comprensión, y atrae la sabiduría del tiempo desde el manantial de los planetas. Es el punto de origen desde donde fluye la Inteligencia de la Fuente.

El Observador Eterno es el único centro interpretativo real para la entidad. Es el único sistema de guía estable que puede impulsar a la entidad hacia su totalidad. Por lo tanto, la entidad está compuesta tanto de la identidad sin forma de la Inteligencia de la Fuente así como de la identidad con forma de la energía densificada. Mientras que el sin forma es uno, la identidad con forma está dividida en muchos fragmentos de expresión que aíslan su conciencia como islas de percepción y expresión. Esta condición da como resultado la negación por parte de la entidad de su vasta y gloriosa naturaleza de la existencia.

En el instrumento humano, la entidad, en su mayor parte, es silenciosa e inmóvil. Aparece como un fugaz susurro de regocijo que te toca como un viento de montaña. Es tranquila como un océano profundo. A pesar de eso, la entidad está avanzando dentro del universo del espacio-tiempo como una precursora de la expansión de la Realidad de la Fuente. Está empezando a darse a conocer como realmente es. Muchos sienten la sombra de su entidad a medida que se aproxima. Ellos consignan todo tipo de formas para definir esta “sombra”, rara vez creyendo que sea la porta-antorcha de su ser total. Aquí es donde todos los votos de fidelidad, todas las ceremonias de amor y todos los sentimientos de esperanza deben centrarse y entregarse a la entidad soberana que cada uno de nosotros es.

La razón principal de que el modelo de evolución/salvación de la jerarquía sea tan persuasivo, es porque la entidad se ha vuelto fragmentada en cómo percibe su ser total. El Observador Eterno que vive a través del instrumento humano es ilusorio a la mente condicionada del espacio-tiempo, no obstante es la mente la que intenta alcanzar y tocar esta sutil vibración de igualdad de la Fuente que está por siempre encendida por la Inteligencia de la Fuente. Sin embargo, la mente está muy condicionada y dejada sin poder para darse cuenta del alcance total de la entidad que existe más allá de las sombras de la intuición. Es por esta razón que la especie está explorando el modelo de existencia de evolución/salvación. Tienen poca o ninguna concepción de su totalidad, y requieren de un salvador y de la aclimatación del proceso de evolución, para que les proporcione seguridad y felicidad.

Es una condición natural de una especie tener un deseo, implantado por la jerarquía, de ser salvada y de ser un salvador. Esta condición resulta en el ordenamiento maestro/alumno del universo, y es un elemento fundamental de la evolución y es la mera esencia de la existencia estructural de la jerarquía. Mientras que algunas especies recurren al drama de la supervivencia para catalizar su progreso evolutivo, otras especies recurren al drama de ser salvadas y ser salvadoras. El drama del salvador es una expresión de entidades soberanas que están preocupadas con el proceso evolutivo, y eso no está confinado a un contexto religioso, sino de hecho aplica a todas las facetas de la vida de uno.

Al igual que hay verdades relativas, hay libertades relativas. Si evolucionas a través del proceso jerárquico obtienes una sensación de libertad cada vez mayor, sin embargo aún sigues controlado por la vibración de lo externo mediante lenguajes, formas pensamiento, frecuencias de color y sonido, y los aparentemente imborrables artefactos de la mente genética. Cada uno de estos elementos puede hacer que el instrumento humano confíe en la jerarquía ya que superpone un sentido de no igualdad entre tú y tu Fuente.

La ecuación subyacente del proceso evolutivo es:

Instrumento humano + Jerarquía = Conexión con Dios.

En el caso del proceso de transformación es:

Entidad + Inteligencia de la Fuente = Igualdad con la Primera Fuente.

La inteligencia de la Fuente, aunque generalmente se manifiesta como la vibración de igualdad, está sujeta a la voluntad de la Primera Fuente, y como la intención de la Fuente cambia a través de las diversas etapas del Gran Experimento, la Inteligencia de la Fuente cambia también su forma de manifestación. Este cambio está ocurriendo ahora dentro de los mundos de espacio y tiempo porque la Primera Fuente está empezando a sentar las bases para la integración de los dos modelos primarios de existencia (evolución/salvación y transformación/maestría) dentro del Gran experimento.

Ha llegado el tiempo de integrar el modelo dominante de la jerarquía (evolución/salvación) con el modelo dominante de la Inteligencia de la Fuente (transformación/maestría). Esta integración solo puede lograrse a nivel de la entidad. No puede ocurrir dentro del contexto de un instrumento humano o de un aspecto de la jerarquía. Únicamente la entidad —la totalidad de la soberanía ínterdimensional imbuida con la Inteligencia de la Fuente— puede facilitar y experimentar completamente la integración de estos dos modelos de existencia.

Esta forma de integración ocurre cuando la entidad explora completamente los dos modelos y desarrolla un modelo de síntesis que situa al salvador como un rol interno de la entidad para “salvarse” a sí misma, y no recurrir a lo externo para realizar esta tarea liberadora. Este acto de autosuficiencia comienza a integrar la idea del salvador con la realización de la maestría. El siguiente paso es integrar el progreso incremental basado en el tiempo del modelo evolutivo con la aceptación basada en la realización del modelo de transformación. Esto es hecho cuando la entidad esta completamente convencida que la experiencia y la utilización de su totalidad pueden solo ocurrir cuando está completamente separada de las distintas estructuras de la jerarquía.

Mientras la entidad asume su rol de liberación personal, eso no significa que la jerarquía deba ser rechazada o evitada. La jerarquía es un instrumento admirable. Es simbólico del cuerpo de la Primera Fuente, permitiéndoLE sumergirse dentro de los universos de espacio-tiempo, de manera similar a cómo el instrumento humano permite a la entidad funcionar fuera de la Realidad de la Fuente. La jerarquía es un vehículo de transformación incluso cuando actúa para suprimir información y mantener a las especies en obediencia a su mano controladora. Es parte de la antigua fórmula que prepara un nuevo universo para el modelo de síntesis de la existencia y la pertenencia al Universo de la Totalidad.

La combinación de auto-salvación y separación de la jerarquía inicia la manifestación del modelo de síntesis. El modelo de síntesis es el siguiente resultado del Gran Experimento, y en ciertos campos vibratorios del universo multidimensional, hay entidades que realmente están experimentando esta etapa del experimento como precursores del modelo de entidad individualización de la Fuente.

Estas entidades están específicamente diseñadas para transmitir esta experiencia futura en símbolos de comunicación y principios de vida que faciliten el puente entre los dos modelos de existencia. Más allá del diseño inicial y construcción de estos “puentes”, estas entidades permanecerán en gran parte desconocidas. Si fueran a hacer algo más, rápidamente se convertirían en un accesorio de la jerarquía y sus misiones se verían comprometidas.

Estas Entidades Soberanas no están presentes en el universo de espacio-tiempo para ser maestros formales. Están presentes para ser catalizadores y diseñadores. Están presentes para asegurar que la Inteligencia de la Fuente pueda equilibrar la fuerza dominante de la jerarquía y su modelo de evolución/salvación. No crearán un nuevo sistema de creencias. En lugar de ello, se centrarán en el desarrollo de nuevos símbolos de comunicación mediante varias formas de arte que faciliten la separación de la entidad de los aspectos controladores de la jerarquía. Las Entidades Soberanas demostrarán también la facilidad natural de entretejer los dos principales hilos de la existencia en un modelo de síntesis.

En la época avanzada del desarrollo humano, las entidades diseñarán colectivamente nuevos senderos más allá del modelo de existencia de síntesis de tal forma que una nueva jerarquía pueda ser construida, que sea forjada desde la información de la Inteligencia de la Fuente. Esta nueva jerarquía se basará en los conocimientos adquiridos de los Grandes Experimentos de los universos espacio-temporales y el ciclo cósmico se regenerará en un nuevo campo de vibración y existencia. Este nuevo modelo de existencia es dificil de definir, y las palabras-símbolos son completamente inadecuadas para describir incluso los contornos sombríos de esta nueva forma de existencia que está surgiendo del modelo de existencia en tu tiempo futuro.

Los WingMakers son Entidades Soberanas que estarán transformando los universos de espacio-tiempo desde las escaleras de la conciencia hasta llegar a la incorporación de la Realidad de la Fuente. En otras palabras, la Realidad de la Fuente se extenderá dentro de los universos de espacio-tiempo, y todas las formas de vida que contienen experimentarán esta extensión por medio de la nueva estructura jerárquica que está completamente alineada con la Inteligencia de la Fuente. Lo que algunos llaman “el cielo en la Tierra” es meramente una eco-realización de este tiempo futuro inminente. Realmente lo que se está llevando a los universos de espacio-tiempo es la expansión de la Realidad de la Fuente por medio de la accesibilidad de la información de la Inteligencia de la Fuente a todas las entidades sin importar su forma o estructura.

Cuando está accesibilidad esté completa y los Códigos de la Fuente estén completamente activados, todas las entidades serán parte de esta nueva estructura cosmológica. Esta nueva estructura invocará el siguiente modelo de existencia, el cual ya está siendo desarrollado dentro de la Realidad de la Fuente por la Inteligencia de la Fuente y las Entidades Soberanas. Lo qué está siendo activado ahora sobre los universos de espacio-tiempo es la preparación inicial para estos cambios en los modelos de existencia. Más específicamente, sobre Terra-Tierra, durante la próxima época del tiempo estos modelos de existencia se utilizarán simultáneamente. Como siempre, será la decisión de la entidad cuál modelo ellos abrazarán como realidad.

Estos varios modelos de existencia generalmente surgirán en una secuencia predeterminada, pero no necesariamente en un marco de tiempo predeterminado. La secuencia de la expansión de la Realidad de la Fuente es: la creación de nuevos campos de vibración de la Inteligencia de la Fuente; el desarrollo continuo de una entidad jerárquica construida para actuar como la superestructura de la nueva creación; el surgimiento desde la jerarquía de un modelo de existencia dominante, en este caso, el modelo evolución­/salvación; la introducción del modelo de existencia de la Inteligencia de la Fuente, en este caso, el modelo transformación/maestría; la entremezcla de estos dos modelos para formar un modelo de síntesis de igualdad con la Fuente; y finalmente, la expansión de la Realidad de la Fuente para la incorporación de todas las dimensiones y entidades.

Cuando esta secuencia del Diseño Original es alcanzada, el proceso, con todo lo que ha sido aprendido por la Inteligencia de la Fuente, será reconfigurado y se revelará un nuevo elemento del Diseño Original, que es desconocido en esta etapa incluso para la Inteligencia de la Fuente. El tiempo requerido para completar el ciclo completo es indeterminado, pero es razonable esperar que su terminación sea tan lejana en el tiempo que atribuirle una medida es simplemente un débil intento de estimar lo incognoscible.

No hay duda, por el contrario, que el cumplimiento del Diseño Original es de hecho la dirección en que todas las entidades están viajando. Si bien a las entidades de todos los niveles se les otorga libre albedrío dentro de sus propias realidades, carecen, como facetas de la Realidad de la Fuente, de libre albedrío para elegir su destino final. El origen de las entidades es la Inteligencia de la Fuente, y es la Inteligencia de la Fuente quien determina tanto el destino como el origen. Pese a ello, las entidades están provistas de una tremenda variedad de opciones para impulsarse desde el origen hasta el destino y resurgir en una versión expandida de la Realidad de la Fuente con una visión renovada de su identidad.

Todas las más elevadas imaginaciones del instrumento humano aún desconocen el más profundo cimiento del Diseño Original. Ellos han buscado los tramos superiores del edificio, y siguen sin ser conscientes del diseño del cimiento. Es aquí, en la mera parte inferior de la existencia que la Primera Fuente está brotando con SU energía y está retirándose con SU igualdad de maestría soberana. Es aquí donde la igualdad se realiza, no en los elevados lugares de verdad relativa alojados en la jerarquía, sino en la parte más profunda del plan fundacional de los orígenes y destino de la vida, donde el tiempo se reintegra a la atemporalidad. El origen y destino de la existencia es el tono de igualdad en la vida. Presta atención a este tono —esta frecuencia de vibración— y síguela hasta la base misma desde donde todas las cosas se originan y retornan.

Esta frecuencia tono-vibración de igualdad es escuchada únicamente con el séptimo sentido por la entidad que está sumida en un instrumento humano. El séptimo sentido puede desarrollarse mediante las cápsulas del tiempo y conducirá a ciertas entidades a su expresión más profunda o primordial. La expresión primordial es la que activa el séptimo sentido. Por lo tanto, antes de que se pueda escuchar el tono-vibración de igualdad, deben tener acceso a su expresión primordial. Hay codificados en cada una de las cápsulas del tiempo, un sistema de lenguajes que pueden conducir al individuo a su expresión primordial. Está oculto porque es muy poderoso. Y nosotros únicamente guiaremos a los merecedores de este poder.

Considera estas palabras como símbolos solamente. Recuerda que el lenguaje es una herramienta de limitación. El sentimiento es un antídoto de la limitación que permite al instrumento humano saltar sobre los límites de la mente lógica y testimoniar de primera mano el poder sin palabras de la energía colectiva individualizada. Siente la verdad que respalda los símbolos y aprovecha esta energía-fuerza que se extiende hacia ti. Conócela como un tono-vibración —una  resonancia que te espera en cada rincón de tu vida. Es el faro de la Vibración de la Fuente concentrándose en la forma del lenguaje para conducirte a un lugar desde el que puedes experimentar el tono sin-forma de igualdad. El bypass de la limitación. El Lenguaje Primigenio de la Inteligencia de la Fuente que te otorga la libertad de generar tu más profunda belleza en la expresión de la más elevada verdad.

Fin.

Extraido de las Obras completas  de Los WingMakers  Vol. I

Deja un comentario