AUTOCONOCIMIENTO DEL SER (Curso Uno)

   CURSO UNO

Somos un ser real, un yo real, que viene encarnando a lo largo de muchas vidas, buscando su evolución y cumpliendo en cada una de ellas con una misión que le es encomendada.
Cada uno de nosotros viene a este plano físico como quien va a una escuela, a aprender mientras crece.

Así como para ir a una escuela se nos coloca un uniforme, para poder estar en este plano se nos dan cuatro cuerpos inferiores, que no son más que la vestimenta de nuestro yo real.
Esto sucede porque el yo real es energía de alta frecuencia vibratoria y no puede manifestarse en el mundo de la materia sino es a través de la materia, entonces se nos dan cuerpos que son materia, estos son:

El cuerpo FISICO, ETERICO, EMOCIONAL y MENTAL

Fueron creados para que el yo real se exprese a través de ellos.

  • EL CUERPO FISICO: es el más denso de los cuatro, es el que tiene a su cargo el ACTUAR, a través de él, hacemos lo que sentimos y pensamos. Fue creado para que podamos expresar en este plano todo lo que tenemos como PODER.
  • EL CUERPO ETERICO: Es el que da y distribuye vitalidad en el cuerpo físico, posee puntos energéticos y generadores de energía que son emisores y receptores. (De esto nos ocuparemos en detalle cuando expliquemos “Los 7 cuerpos”).
  • EL CUERPO EMOCIONAL: Fue creado para expresar en este plano todo el caudal de amor que posee todo el caudal de amor que posee nuestro yo real. No está capacitado para amar, expresa por sí sólo sensaciones.
  • EL CUERPO MENTAL: Fue creado para expresar en este plano toda la sabiduría que posee nuestro Yo Real. Se acumulan en él conocimientos, cultura, es decir, un conjunto de datos pero nunca sabiduría.

Estos cuerpos tienen funciones diferentes, frecuencias diferentes y se comunican con planos diferentes del planeta, por lo tanto:

LES ES IMPOSIBLE ARMONIZARSE. ESA ES NUESTRA TAREA.

Cuando el ser utiliza a estos cuerpos como lo que son: vehículos inferiores.

ACTUAMOS, SENTIMOS, Y PENSAMOS ARMONIOSAMENTE.

Cuando esto no sucede, como ahora, que les hemos dado el mando y por ser de idiosincrasias diferentes, sólo pueden arrastrarse unos a otros. Entonces:

Hacemos por odio, amor, desesperación, cariño, etc., lo que sentimos pero sin pensarlo.

Hacemos fríamente calculado lo que pensamos sin sentirlo o a veces contrariamente a lo que sentimos.

Sentimos que tenemos que hacer algo, pensamos que lo tenemos que hacer, pero no lo podemos realizar.

Al no estar armonizados desde el Yo Real actúan por su cuenta y siempre uno de ellos va delante de los otros.

Ejemplo a: Actúo por enojo, impulsivamente, luego nuestro mental comienza a analizar el hecho y a censurarnos y por último sentimos malestar físico, casi siempre en nuestro aparato digestivo.

Ejemplo b: El mental comienza a hacer análisis anticipados de una situación con todos los balances, resaltando casi siempre, los aspectos negativos, de lo que va a suceder. El emocional se afecta con lo cual nos alteramos o nos deprimimos y en el momento de efectuarse la circunstancia estamos afónicos, afiebrados o con dolor de cabeza.

Ejemplo c: Cuando por problemas emocionales o por un mental muy acelerado sobre-exigimos al cuerpo físico, como erosión llega un momento en que éste toma el mando y nos enfermamos.

Vale decir que siempre queda un cuerpo que es ignorado en su totalidad o parcialmente en nuestras actitudes.

Nuestra tarea es educarlos para que actúen como lo que son, los vehículos que necesitamos para expresarnos en este plano con todo el potencial que tenemos….

Vamos a educar cuerpos

Como si educáramos niños con AMOR Y PACIENCIA. Si educáramos a un niño con agresión, castigo y falta de amor, sólo crearíamos un ser agresivo y lleno de odio.

Con nuestros cuerpos pasa lo mismo, con el agravante que ese odio sería contra ellos. (Lo que normalmente se llaman patrones de autocastigo). Tenemos que lograr que obedezcan a NUESTRO YO REAL. Para esto debemos trabajar en el tablero de control desde donde se gobiernan los cuerpos inferiores. Esto es nuestro subconsciente.

En nuestro subconsciente o mente inconciente se encuentran mandatos o patrones mentales desconocidos por nosotros, y que, en la mayoría de los casos representan las trabas que nos impiden desarrollar todo el potencial que, como seres, tenemos. Allí están instalados todos los “NO PUEDO”, “YO NO SE”, “A MI ESTO NO”, “NO ME QUIEREN”, etc. Veamos como se instalaron en nosotros todas esas limitaciones:

El inconciente es un almacenador de datos, guarda todo lo que percibimos a través de nuestros sentidos. Nada se selecciona. Archiva todo lo que recibe. Por eso mediante hipnosis se puede extraer datos de esa mente que nuestro consiente no recuerda.

Una vez que ingresó el dato, (algo que vimos, oímos, sentimos, etc.) se separa en áreas, así tenemos dividida la información en trabajo, pareja, amigos, sexo, etc. Para hacerlo más claro analizaremos un área y compararemos esta información con gotas de pintura.
Ej..Tomemos el área amigos y supongamos que escuchamos una conversación en la que intervienen tres personas:

La primera dice que “la amistad no existe, que el ser humano sólo se ocupa de sí mismo, que no se puede confiar en nadie, etc. Es una información negativa sobre la amistad por lo tanto ingresa una gota de pintura negra a nuestro subconsciente.

La segunda dice “esto no es así, que por experiencia sabe que existe gente noble que brinda su amistad sin ningún reparo, etc.” Una información positiva, entonces ingresa una gota de pintura blanca.
La tercera dice “es cuestión de suerte, a veces se encuentra gente muy buena y otras realmente se está muy solo…” Es una información positiva-negativa que nos da una gota de pintura gris.

El subconsciente hace la mezcla de toda esa pintura que recibimos a diario y allí queda formado el PATRON MENTAL que va a tener el color que le corresponde de acuerdo a la información que ha recibido. A partir de esto se instalan en el conciente los mecanismos de defensa de ese patrón mental.

Los mecanismos de defensa tienen como objetivo: Hacer que el patrón mental se cumpla.
Por ej.: Si nos dijeron muchas veces que somos torpes, vamos a tener un patrón mental que dice eso y a partir de ese momento los mecanismos de defensa nos van a hacer actuar como torpes.
Hay otra cosa más peligrosa aún: Los subconscientes de todos están unidos, entonces nos vamos a relacionar solamente con aquellos que nos permitan cumplir nuestros patrones mentales.
Si estuviéramos convencidos que somos feos y alguien nos dijera que somos hermosos, primero creeríamos que se están burlando de nosotros, si insiste nos enojaríamos y si vuelve a insistir lo pelearíamos y nos alejaríamos de ese ser.

Después analizando el hecho diríamos que no nos explicamos porque lo tratamos tan mal, si lo que nos había dicho era bueno, no nos había hecho ningún daño. No podemos comprender nuestro enojo.

El caso es que al ingresar una información contraria al patrón mental se activan los mecanismos de defensa de éste y nos llevan a alejarnos de todo aquello que no concuerda con nuestro esquema mental. De esto se deduce que todos los seres que nos rodean tienen nuestros mismos patrones mentales de otra manera no podemos convivir.

Si tenemos en cuenta que sólo nos acercamos a aquellos que nos permiten cumplir con nuestros patrones mentales, se deduce fácilmente que toda nuestra circunstancia está formada de acuerdo a lo que tiene grabado el subconsciente.

Nos conectamos con los seres que nos rodean mediante nuestros PROPIOS patrones y vivimos retroalimentándolos.

Víctima y victimario

Una persona con un patrón de inseguridad llama la atención con actitudes que despiertan la agresividad del otro, luego es víctima.

El victimario con el mismo patrón de inseguridad se cubre con mecanismos de dureza o agresión que lo hacen sentir fuerte.

Los dos tienen el mismo patrón mental, sólo cambian los mecanismos de defensa y son éstos los que le permiten convivir.

Si uno de estos seres cambia hacia la seguridad su patrón, corta la retroalimentación y obliga al otro, incondicionalmente a mejorar el suyo. Por eso: sólo cuando cambiamos nosotros, mejora todo nuestro entorno. Cada ser con el que estamos conectados tiene nuestros mismos patrones con diferentes mecanismos de defensa. Kármicamente nos son puestos ante nosotros para que viendo en el otro lo que tiene que modificar, lo mejoremos nosotros. Si sabemos que todo entra en nuestra mente subconsciente, cada vez que explicamos a otro ser que cosas tiene que modificar y cómo; sin darnos cuenta nos lo estamos explicando para nosotros también. De esta forma hemos evolucionado hasta ahora.

Sabiendo esto tenemos dos tareas que realizar:

1) Seleccionar desde el consciente toda la información que ingrese al subconsciente. No permitiremos el ingreso de nada negativo. Cuando llega a nosotros un dato que nos parece poco positivo debemos afirmar: “ESTO NO LO ACEPTO PARA MÍ NI PARA NADIE”.
2) Ingresar constantemente desde el consciente afirmaciones positivas. Sobre todo las afirmaciones de como somos en realidad, es decir ingresar gotitas blancas hasta que los patrones oscuros se vuelvan blancos.

Vamos a hacerle entender a nuestro cerebro que somos lo que en realidad somos y no lo que creemos que somos. Para esto hay que tener claro que ser real está hecho a imagen y semejanza de Dios, por lo tanto tiene todo el poder, toda la sabiduría y todo el potencial afectivo puro. Es decir; Yo no soy torpe, sino que tengo un patrón mental que me hace ser torpe, porque YO SOY SABIDURÍA. YO SOY INTELIGENCIA PERFECTA. Yo no soy inseguro sino que tengo un patrón mental que me hace ser inseguro, porque YO SOY SEGURIDAD.
Esta es la base del trabajo, vamos a ingresar afirmaciones que correspondan a la verdad de nuestro ser real, hasta POLARIZAR HACIA LO POSITIVO TODOS LOS PATRONES MENTALES NEGATIVOS que tenemos.

Nuestra vida es una pantalla en la que se proyecta la película que tenemos en nuestro subconsciente.
VAMOS A CAMBIAR EL CASSETTE y nuestra vida cambiará.

Contnuamos en la siguiente publicacion AUTOCONOCIMIENTO DEL SER (Curso 2)

Por un mundo mejor,

Todos juntos en la Victoria de La Luz!

Deja un comentario