LAS CREENCIAS Y SUS SISTEMAS DE ENERGIA

Todas las creencias tienen sistemas de energía que actúan como salas de parto para la manifestación de la creencia.

Dentro de este sistema de energía hay corrientes que dirigen tus experiencias de vida. Estas atento de estas corrientes tanto consiente como inconscientemente, y les permites llevarte dentro del mundo de experiencia que mejor ejemplifique tu verdadero sistema de creencia.

Los sistemas de creencias resuenen con, y son el subproducto del sistema de energía dominante de un grupo compasivo, una cultura e incluso una especie. Así, los sistemas de energía son más fundamentales que las creencias, y crean experiencias que generan creencias. Los sistemas de energía poseen un amplio rango en su contexto. Pero en lo que se refiere a creencias, pueden ser definidos como formas de pensamiento primitivas cristalizadas dentro del ADN humano. Algunos se referirían a este sistema de energía fundamental como conocimiento instintivo.

Dentro de cada entidad está el compuesto genético de sus ancestros, moviéndose a través de innumerables generaciones y especies y, en la vastedad del tiempo galáctico, este compuesto genético acumula sistemas de energía que pertenecen a cómo uno sobrevive en el universo tridimensional. De este modo, la sobrevivencia es el sistema de energía dominante de la entidad humana, que informa al su código genético y dispara su experiencia de vida y creencias. La supervivencia es el punto focal de conformidad.

Cuando una entidad cree tan profundamente en la supervivencia, es casi imposible romper el conformismo que la supervivencia requiere. Y así, la especie humana, enraizada en un sistema de energía de sobrevivencia, se ha vuelto un conformista a los dictados de sus predisposiciones genéticas e instintos, y sus experiencias reflejan esto, condicionando su sistema de creencia a seguir.

Las circunstancias de vida no diferencian ni aíslan a una entidad de su penetrante realidad. Así, la ecuación para las especies tridimensionalmente basadas es:

Sistema de Energía Basado en la Sobrevivencia + Tiempo Galáctico = Experiencia de Vida Conformista = Sistema de Creencia.

Lo que esto significa es que la supervivencia, como el sistema de creencia nuclear de la especie, engendrará por largos períodos de tiempo, experiencias de vida que produzcan conformidad a los requerimientos de la supervivencia.

Consecuentemente, los sistemas de creencias son ampliamente un subproducto del instinto, genéticamente basado, de adaptarse para poder sobrevivir.

El ciclo de conformidad entraña sistemas de energía de individuos y de grupos, y moldea sistemas de creencias que obedecen el sistema de energía tan seguramente como una sombra se ajusta a la forma general de un objeto.

Dentro de los límites del sistema de energía basado en la supervivencia, hay zonas de transición que permiten un remoldeado del sistema de creencias de uno de acuerdo a sistemas de energía cosmológicos y multidimensionales.

Piensa en estas zonas de transición como portales aislados de energía que intercepta la energía dominante de la especie humana no diferente a vórtices energéticos interceptando el espacio. El sistema de energía que permea a la Tierra, creando predecibles sistemas de creencia de conformidad, serán energéticamente transformados para permitir más accesibilidad a las zonas de transición. Cómo uno acceda a estos portales o zonas de transición y utilice sus sistemas de energía, será un asunto real de tu siglo 21.

Piensa en estas zonas de transición como portales que lo conducen a uno fuera del sistema de energía prevaleciente de supervivencia y conformidad de la mente-cuerpo, hacia un nuevo sistema de energía que es de la mente-alma. El sistema de energía de mente-alma está caracterizado por energía creativa dirigida a darse cuenta que el Navegador de la Totalidad es la personalidad que dura y es por ello el creador de las creencias que duran y sus experiencias de vida. Cuando este conocimiento es alcanzado mediante el acceso a una de estas zonas de transición o portales, la entidad puede empezar a reestructurar su sistema de creencias en forma independiente del tiempo la predominante noción de supervivencia.

Hay dos clases de zonas de transición: Las Zonas Tributarias y el Gran Portal.

Las Zonas Tributarias fluctúan en el tiempo y son generalmente encontradas en la alta cultura de una civilización robusta; notablemente los movimientos artísticos que están basados en principios espirituales, mitologías sagradas y contextos cósmicos.

El arte de esta naturaleza, sea este música, pintura, poesía, drama o danza, puede ser construido dentro de una Zona Tributaria que transicionan entidades a descubrir el Gran Portal. El Gran Portal es el primer logro que espera a la humanidad en el último cuarto del siglo 21. Será el irrefutable descubrimiento del alma humana por científicos de renombre. Este Gran Portal se convertirá en una nueva conciencia para la humanidad que le permitirá cambiar de un sistema de energía basado en la supervivencia, mente-cuerpo, a un sistema de energía basado en lo exploratorio mente-alma. Este sistema de energía exploratorio va a manifestar el sistema de creencia del soberano integral; la Era Dorada por largo tiempo profetizada.

Los WingMakers, trabajando en conjunto con la jerarquía existente, han creado o inspirado las Zonas Tributarias a lo largo de la historia humana. Cada una de estas Zonas Tributarias emerge de la línea de tiempo de la humanidad, no como movimientos religiosos o filosóficos, sino como expresiones artísticas de refinada belleza y adoración espiritual. En la medida en que el tiempo se acerca al descubrimiento del Gran Portal, estas expresiones artísticas se harán paulatinamente multidimensionales, integradas y, como faros direccionales, guiarán el modo para el descubrimiento del Gran Portal.

Esta es la forma de iluminación para la especie humana. Los WingMakers crearon las Zonas Tributarias iniciales en dimensiones aceleradas y no físicas como resultado de energías creativas vinculadas a los más altos circuitos de la Primera Fuente, y éstas actúan como postes guía que gentilmente dirigen a los más finos representantes de la humanidad en las artes y cultura para crear Zonas Tributarias que están basadas físicamente, las que en retorno, guían a los representantes más distinguidos de las ciencias a finalmente descubrir y probar la existencia del Navegante de la Totalidad. Al hacerlo, la humanidad es cambiada para siempre del sistema de energía de supervivencia a un sistema de energía basado en el explorador.

Este es el evento que cambiará la experiencia de vida de la humanidad, más profundamente que cualquier otro evento del siglo 21. Once mil años de civilización culminarán en este evento, y sucederá mediante el arte y la ciencia. La religión será un factor también, pero sólo un factor secundario. Cuando este descubrimiento sea hecho, la religión no tendrá opción sino honrarlo y adoptar las implicaciones de largo alcance. La religión temerá ser desplazada por la ciencia y conocerá sólo un curso de acción: integrarse con la nueva ciencia que combinará tecnología, psicología, metafísica y cosmología.

Las Zonas Tributarias se convertirán en la nueva religión del siglo 22. Se convertirán en la piedra fundamental para acceder a la nueva energía llegando al planeta como resultado del descubrimiento del Gran Portal. En este tiempo, la nueva estructura de la jerarquía, como un guante dado vuelta, finalmente encajará en la “mano humana”. Esto anunciará el retorno de los grandes Maestros que han permanecido detrás del velo de secreto debido a los intereses basados en la supervivencia de la religión, negocios, gobierno y ciencia actuales.

Sin embargo, estas instituciones serán reformateadas, y esos Maestros que sostuvieron la información vital de cómo el individuo puede usar el Gran Portal para explorarse a sí mismos y al universo, serán reverenciados finalmente y apreciados por toda la humanidad. Para el amanecer del siglo 22, el Gran Portal será omnipresente en la cultura humana y reconocido en todas las aulas de aprendizaje.

El descubrimiento del Gran Portal es una secuencia de eventos cuidadosamente orquestado, consistente de innumerables componentes. El hecho de que este evento haya sido y siga siendo, tan cuidadosamente orquestado es que galvanizará la Mente Genética de la especie humana para explorar el multi-universo, y no simplemente la Tierra o el sistema solar. Es el único evento que establece a humanidad en la Red Soberana Integral, y cambia el sistema de energía de la especie humana desde donde todas las manifestaciones surgen.

Cuando una especie en el universo tridimensional descubre pruebas irrefutables del multiuniverso y la topología más íntima del Navegante de la Totalidad, impacta en cada aspecto de la especie. Es el cambio más profundo de conciencia que pueda ser predicho, y es este evento que dispara el regreso de los Maestros para influencias explícitas y roles exotéricos. Hay muchas aplicaciones prácticas para reestructurar los sistemas de energía y creencias de uno, y requieren, en la mayoría de los casos, una activa inmersión en una Zona Tributaria. Esto significa interactuar con la Zona Tributaria en un profundo nivel personal, traduciendo su significado mediante una profunda consideración de sus mensajes personales.

Cada Zona Tributaria está diseñada como una casa de espejos. Hasta que uno no se pare dentro, no hay imagen que reflejar. Ningún contenido personal que transportar.

La forma más común de acceder a una Zona Tributaria no física es mediante la meditación o el estado del sueño. Durante estos estados alterados de conciencia la entidad puede empezar a cambiar y reestructurar sus sistemas de energía accediendo a esas Zonas Tributarias. Típicamente, esto se hace mediante la guía de un selecto miembro de la jerarquía que es un maestro en sistemas de transferencia de energía.

El propósito es guiar a una entidad a volverse menos dependiente del complejo sistema de energía de supervivencia que invita a la conformidad y a una experiencia de vida allí dentro. Estas entidades son invitadas a participar en el proceso para poder activar su sentido de poder creativo y autoridad para manifestar en el universo tridimensional un más profundo y penetrante canal dentro de los misteriosos mundos del Navegante de la Totalidad. Las entidades son seleccionadas basado en su deseo acumulado de asistir en la secuencia de eventos del Gran Portal.

Como se citó previamente, los WingMakers crearon Zonas Tributarias en las aceleradas dimensiones donde las entidades pudieran accederlas en sus estados oníricos o, en algunas instancias, mediante meditación. La exposición a estas Zonas Tributarias, incluso rara vez recordado, habilita a la entidad a transferir una semejanza de la no física Zona Tributaria al mundo tridimensional de la Tierra.

Estas creaciones físicas iniciales tratan con valores espirituales y fueron frecuentemente el producto de poesía, arte, música y drama. En el amanecer del siglo 21, se combinarán arte, valores espirituales, tecnología y ciencia y se volverán Zonas Tributarias de mayor importancia porque prefigurarán el Gran Portal, y en este augurio crean el marco de descubrimiento sobre la Tierra.

Estas zonas Tributarias físicas catalizarán las entidades nacidas del siglo 21 en formas que las Zonas Tributarias no físicas no pueden. Específicamente, causarán una resonancia a un nivel sub-molecular mediante la música y arte que reconfigurará los patrones proteicos tetradimensionales del cerebro humano y su sistema nervioso.

Al hacerlo, el sistema nervioso recibirá y transmitirá circuitos de más alta energía que facilitará una muy sutil mutación en la región del cerebro donde la intuición o el sexto sentido reside. Hay un sexto sentido en donde el cerebro se convierte en un órgano de la Mente Genética en lugar de serlo del cuerpo físico de una entidad individual. Este es un estado de conciencia separado del Soberano Integral porque no es sostenible. Es sólo vislumbrado por breves momentos, pero en estos breves pasajes de tiempo, la Mente Genética puede transferir ideas, conocimiento e innovaciones que hacen posible el descubrimiento del Gran Portal.

Hay un depósito de conocimiento que fue sembrado dentro de la Mente Genética cerca de 11.000 años atrás por los WingMakers. Este conocimiento es el diseño del descubrimiento del Navegante de la Totalidad. La jerarquía humana ha bosquejado cerca de este Santo Grial mediante esfuerzos de sus más distinguidos representantes.

Los WingMakers, han incluido todo para nuestro exitoso logro. Ningún detalle ha sido dejado al azar. Han emprendido este proceso de transferencia de sistemas de energía en incontables planetas sustentadores de vida en el Gran Universo, y nuestros más adecuados representantes tendrán éxito. Sin embargo, el Gran Portal no es fácilmente de comprender. Requerirá una humanidad educada en los campos de la cosmología, tecnología y ciencia.

Es por esta razón que las tecnologías médicas en el campo de la genética y mapeo neuronal, proseguirá en el siglo 21 para permitir una nueva inteligencia espacial para cualquiera que la desee. Si bien esta tecnología médica pueda parecer a algunos como artificial, y por ello  una tecnologia indeseada, será requerida por muchos de la raza humana para poder comprender el Gran Portal, y no deberá ser temida.

Esta tecnología acelerará una porción del centro del cerebro que es responsable las construcciones multidimensionales, espaciales y altamente abstractas del proceso de pensamiento. En la mente humana promedio, permitirá al sistema de energía del Gran Portal, ser comprendido y, de este modo, considerado como un principio científico tan fáctico como la fuerza de la gravedad.

El sistema de energía de las Zonas Tributarias que anuncie al Gran Portal será traducido de los WingMakers a sus más adecuados representantes en el amanecer del siglo 21. Estas Zonas Tributarias se manifestarán en el mundo tridimensional de la Tierra, pero procederán de una dimensión no física conocida solo por los WingMakers y la Primera Fuente.

En un sentido, estas Zonas Tributarias son ecos de una realidad de nuestro futuro, soportándose sobre nosotros como un campo de energía que hace posible el salto cuántico requerido de nuestra especie para permitir al Navegante de la Totalidad encarnar completamente a la humanidad. Es razonablemente cierto declarar que si la humanidad en su tiempo creyera que es un vehículo colectivo de la Primera Fuente, otorgado con SU virtuosidad exploratoria, instantáneamente se reconocería a sí misma como los WingMakers.

También es cierto, en el mismo sentido, que los WingMakers no existirían si no fuéran exitosos en hacer visible el Gran Portal a la humanidad. A través de su existencia, la humanidad tiene su futuro asegurado. Cuando todas las calamidades sobre la Tierra sean predichas, y la ruina como especie se aclare en la certeza de cataclismos y guerra, el evento que los va a redimir está en el descubrimiento, aceptación y aplicación del Gran Portal.

Este nuevo sistema de energía puede ser traído a nuestro mundo personal. Cuando creamos esta siguiente frase, “Yo soy un fragmento de la Primera Fuente impregnado con SUS capacidades”, estaremos enganchando este sistema de energía inherente dentro del sentimiento de conexión. Estamos tirando dentro de nuestra realidad un sentido de conexión con nuestra Fuente y todos los atributos allí dentro. La creencia es inseparable de ti porque su sistema de energía es asimilado dentro de tu propio sistema de energía y es entretejido con espíritu como una hebra de luz.

Estas hebras, sin embargo, deben ser múltiples, o se romperían, y tu sistema de energía permanecería en la sombras de la supervivencia y conformidad. En la medida que ganas conciencia de las Zonas Tributarias, ganarás conocimiento dentro nuevo sistema de energía y cómo anclar estos sistemas de energía en el tuyo propio.

Hay técnicas especializadas para tejer este sistema de energía al tuyo e intercambiar, con el tiempo, tu sistema de energía basado en la supervivencia, por el sistema de energía de exploración de la era entrante. Estas técnicas proveen una forma de soldar los sistemas de energía de supervivencia y exploratorio, como si uno estuviera creando una pasarela que les permitiera cruzar el abismo de dos campos de energía.

Estas técnicas están divididas en tres categorías:

  • Técnicas de Movimiento Mente-Cuerpo
  • Técnicas de Comprensión Mente-Alma
  • Técnicas de Adquisición Emoción-Alma

HABLAREMOS DE ESTA TRES TECNICAS EN LA SIGUIENTE PUBICACION

Por un mundo mejor,

Todos juntos en La Victoria de la Luz!

Deja un comentario