La Cámara Debería Reelegir a Trump

Andy Schlafly señala: ‘No somos una democracia, y nunca lo hemos sido’En nuestro sistema de gobierno dividido, la Constitución confiere la autoridad principal a la Cámara de Representantes. Sólo la Cámara puede originar facturas de impuestos; sólo la Cámara siempre consta en su totalidad de miembros elegidos por sus electores locales; y solo la Cámara elige al próximo presidente en tiempos de crisis, como tenemos ahora.

No somos una democracia y nunca lo hemos sido. Somos una república constitucional y los Fundadores se opusieron firmemente a la democracia y los muchos problemas graves que puede crear.

Como república, elegimos representantes que luego aprueban leyes o, en este caso, eligen al presidente. La 12ª Enmienda de la Constitución, basada en su texto original, explica que la Cámara tiene la autoridad y el deber de elegir al presidente cuando ningún candidato tiene la mayoría de los votos electorales.

“Pero en la elección del Presidente, los votos serán tomados por los estados, teniendo la representación de cada estado un voto; el quórum para este propósito consistirá en un miembro o miembros de dos tercios de los estados, y una mayoría de todos los estados. los estados serán necesarios para una elección “.

Bastantes congresistas se han opuesto a establecer un quórum en la Cámara, donde cada delegación estatal tiene un voto. La presidenta Nancy Pelosi no puede detener este proceso bajo la Constitución, y los miembros de la Cámara deberían simplemente convocar y elegir al próximo presidente, con un voto por estado.

El presidente Donald J. Trump y el vicepresidente Mike Pence caminan por la columnata el miércoles 15 de enero de 2020, camino a la ceremonia de firma del Acuerdo Comercial de Fase Uno entre Estados Unidos y China en el Salón Este de la Casa Blanca. (Foto oficial de la Casa Blanca por Shealah Craighead)

El abogado constitucional del presidente Trump, John Eastman, dijo el miércoles por la tarde que el vicepresidente Mike Pence tergiversó lo que se le pidió que hiciera cuando presidió la certificación de los votos del Colegio Electoral.

“Creo que está exagerando la solicitud”, dijo Eastman en una entrevista con Steve Bannon en “War Room”. El abogado dijo que no se le pidió a Pence que fuera el único en decidir las elecciones.

“Eso no es lo que le preguntaban; eso no es lo que le preguntamos esta mañana, y eso no es lo que el presidente le preguntó esta mañana”, dijo Eastman, un erudito constitucional en el Instituto Claremont y ex secretario de la Corte Suprema.

Eric Trump, hijo del presidente Donald Trump, emitió un comunicado el martes prometiendo apoyar a un oponente primario contra cualquier legislador federal electo que no se opusiera a que el Congreso certificara la presunta victoria de Joe Biden el miércoles.

Los senadores republicanos Ted Cruz de Texas y Josh Hawley de Missouri, junto con docenas de otros republicanos en el Senado y la Cámara, señalaron que objetarían los resultados que muestran que Biden ganó las elecciones. Otros, como el senador Mitt Romney de Utah y James Inhofe de Oklahoma, no se interpondrán en el camino. Según el joven Trump, aquellos que se niegan a oponerse a lo que muchos ven como un fraude electoral generalizado en noviembre se han ganado un boleto permanente de regreso a casa lejos de Washington.

En nuestra república constitucional, nuestros representantes electos pueden y deben votar para proteger la integridad de la selección de nuestro próximo presidente. Eso sentará un precedente necesario de que el fraude nunca podrá robar una elección presidencial.

TENDENCIAS:  Informe: 400 ex oficiales de inteligencia que investigan las elecciones de 2020

La Cámara entrante tiene 27 delegaciones estatales que son mayoría republicana y 20 que son mayoría demócratas. Tres delegaciones estatales están empatadas en representación de partidos: Michigan, Minnesota y Pensilvania.

La 12ª Enmienda no dice quién cuenta los votos del Colegio Electoral, y la Cámara es la entidad que tiene la autoridad más representativa para hacerlo mientras rechaza las listas de Biden contaminadas por el fraude y los procedimientos irregulares. Los tribunales federales ya han indicado que no intervendrán.

La sugerencia de algunos miembros republicanos de la Cámara de que deben retirarse y permitir la certificación de una elección fraudulenta sería una abdicación de su deber bajo la Constitución. Sería incorrecto aceptar y permitir las malas acciones de un puñado de funcionarios estatales que violaron las leyes electorales promulgadas por sus legislaturas.

En Georgia, Pensilvania y otros lugares, no hubo verificación de la firma de millones de boletas enviadas por correo como lo exigen las leyes allí. Si las leyes se hubieran aplicado tal como están escritas, entonces el presidente Trump ganó esos estados y lo suficiente en otros lugares para prevalecer en las elecciones.

En 1825 la Cámara no seleccionó al candidato presidencial que ganó los votos más populares, que fue Andrew Jackson. En cambio, eligió a John Quincy Adams ya que la Cámara estaba autorizada a hacerlo por la 12ª Enmienda, y esa acción de la Cámara ayudó a unificar el país entonces, como lo haría ahora.

Los Fundadores pretendían que la Cámara de Representantes fuera más poderosa que la presidencia o los tribunales. Como el organismo más representativo del pueblo estadounidense, que fue elegido en su totalidad hace apenas dos meses, la Cámara está en la mejor posición para decidir quién debería convertirse en presidente ahora. 

Fue la Cámara la que eligió a Thomas Jefferson como presidente en la votación número 37 en 1801. Prácticamente nadie niega la sabiduría de esa elección, ya que el finalista, Aaron Burr, posteriormente mató al padre fundador Alexander Hamilton en un duelo apenas tres años después.

Los demócratas pueden hablar todo lo que quieran en la Cámara sobre una grabación secreta y cobarde de la conversación de Trump con un funcionario de Georgia que no ha permitido la verificación de firmas independientes de una gran cantidad de boletas enviadas allí. Los demócratas pueden despotricar todo lo que quieran en la Cámara sobre cómo contar cada voto fraudulento debería decidir de alguna manera quién es nuestro próximo presidente.

La Ley de Conteo Electoral de 1887, en la que se basan los demócratas, no puede quitarle el poder a la Cámara que le otorga la Constitución. Asimismo, los republicanos de la Cámara deben cumplir con su deber constitucional de garantizar que el próximo presidente no sea elegido por unos pocos funcionarios estatales que violaron flagrantemente las leyes electorales aprobadas por sus legislaturas.

La Corte Suprema nunca ha confirmado ni siquiera abordado los defectos constitucionales de la Ley de Conteo Electoral, y esto refuerza la necesidad de que la Cámara de Representantes dé un paso al frente ahora y comience a balancear su poderoso bate. El precedente de 1825 de la Cámara que eligió al presidente debería guiarnos a través de la agitación actual.La Cámara, votando por estado, debe tomar su propia determinación de que la Ley de Conteo Electoral es inconstitucional al diluir la autoridad de la Cámara. La Constitución es clara: la Cámara elige al próximo presidente cuando hay un fracaso electoral.

“El debilitamiento de la democracia ocurre cuando cambias las reglas del juego en medio de las elecciones, o en el caso de Pensilvania, sigues cambiándolas, incluso después de las elecciones, para que tu hombre gane”. En octubre, los académicos constitucionales John Yoo de California-Berkeley y Robert J. Delahunty de la Universidad de St. Thomas publicaron un análisis del Instituto Claremont concluyendo que Pence puede negarse a contar los votos que cree que no deberían haber sido certificados por los estados.

El martes, el consejo editorial del Wall Street Journal expresó su desacuerdo, insistiendo en que la Constitución “faculta al vicepresidente simplemente para abrir los certificados del Colegio Electoral, no para contarlos, por no decir nada de rechazar alguno”. La junta del Journal reconoció que los senadores, entre ellos Josh Hawley y Ted Cruz, tienen el derecho legal de impugnar el voto, pero dijo que “el esfuerzo parece tan inútil como debería ser”.

En nuestra república constitucional, nuestros representantes electos pueden y deben votar para proteger la integridad de la selección de nuestro próximo presidente. Eso sentará un precedente necesario de que el fraude nunca podrá robar una elección presidencial.

 

Deja un comentario