Hazte Un Favor a Ti Mismo Y a La Humanidad… DESPIERTA…

Imagino  que ya debes de haber escuchado y leído muchas veces esta palabra. DESPIERTA. Considera de ultra urgencia despertar y tomar las riendas de nuestras vidas en estos tiempos tumultuosos y dominados por el cambio.

Todos los que viven sobre la Tierra están aquí para participar y contribuir al despertar global de la humanidad, que por fin va a comprender que los pensamientos crean la realidad. Es crucial que entendamos esto, ya que estamos conectados a muchos niveles y capas de la realidad entrelazados con el propósito de crear y explorar la majestuosa naturaleza multidimensional de la existencia.

El conocimiento es sagrado y la elección de estar informados o simplemente entretenidos con lo que pasa en el mundo actual es un examen revelador de estos tiempos. Ampliar nuestra mente para penetrar más profundamente en el significado de la vida no sólo es liberador, sino también crucial para nuestro bienestar, ya que el conocimiento es poder y dependiendo del modo en que lo utilicemos determinará inevitablemente nuestra vida personal y colectiva.

Las situaciones sociales y políticas a las que nos enfrentáis actualmente, tanto a nivel personal como global, conllevan una serie de importantes lecciones de discernimiento. Se nos reta a descubrir el bien diseñado y curioso negocio con el miedo que se ha apoderado del planeta.

Mantener nuestra fe en un final positivo para todo a lo que nos enfrentamos a diario no siempre es fácil; no obstante, es importante recordar que las experiencias difíciles y espinosas preceden a cualquier logro importante. Nuestras elecciones, así como la disposición a correr riesgos en estos tiempos son esenciales para el proceso de fortalecimiento de nuestra resolución, la toma de conciencia y aplicación de nuestro poder personal. Al fin y al cabo, todo lo que tenemos lo hemos creado por una buena razón.

Vivimos en una época en la que el poder personal, la amplitud de conciencia y el crecimiento personal parecen ilimitados.

Todo lo que existe alberga determinado tipo de poder, incluidos nosotros mismos. Por un momento, debemos reconsiderar nuestras creencias con respecto a los conceptos «poder» y «poder personal». ¿Qué imagen nos viene a la mente? ¿Qué clase de poder creemos que habita en nuestro interior? Desde la oscuridad de los tiempos se ha considerado que la conciencia y el poder personal son dos opuestos inseparables, algo así como las dos caras de la misma moneda; la combinación de los dos era un tesoro y fue valorada como un código esencial de sabiduría a través de las dimensiones y anales del espacio y del tiempo, ya que se consideró la base para crear y mantener una existencia agitada.

Ahora, en los comienzos del tercer milenio, es cuando la humanidad se va a encontrar con las importantes lecciones cósmicas con respecto al valor de la vida, este antiguo conocimiento perdido, pero apreciado como una maravillosa herencia, está listo para ser reclamado y ubicado en su justo lugar en el seno de los valores humanos.

 Estámos viviendo en un tiempo en el que las oportunidades para recuperar el poder personal, la amplitud de la conciencia y el crecimiento espiritual parecen ilimitados. Desde este punto de vista, es «el momento y el lugar de estar», en medio de las numerosísimas realidades, dimensiones y avenidas probables de la existencia.

Como consecuencia, el tiempo en el que vivímos también es particular-mente desafiante, ya que actualmente estámos inmersos en la exploración de una parte muy intensa del desarrollo humano. Un poderoso ímpetu para lograr estados cada vez más intensos de una mayor conciencia y sensibilidad que nos empuja a sentir, sanar y tratar con las situaciones presentes en nuestras vidas y las posibilidades inherentes.

Todos los habitantes de la Tierra estamos en crisis y esta crisis tiene su origen en un miedo profundamente enraizado de conocer la verdad.

Para soltar los lazos colectivos del miedo tenémos que estar dispuestos a mirar más allá y profundizar en lo que sabémos. Ahora es el momento de integrar nuestra esencia espiritual y madurar cómo utilizar nuestra mente.

Estámos en medio de una tumultuosa transformación, una iniciación que pasa a través de la noche oscura del alma, y tenémos que estar dispuestos y ser capaces de identificar los problemas que aparecen en nuestras vidas personales y colectivas para encontrar su solución. Estámos al borde de una extraordinaria revolución espiritual a nivel mundial y, teniendo esto en cuenta, es esencial saber que las oportunidades para el crecimiento están siempre disponibles si sabémos cómo crearlas.

Comprender el poder de las creencias y de la mente, tanto la individual como la colectiva, es algo crucial que debe entender la humanidad.

Reconocer estas dos importantes claves del conocimiento puede brindar a la conciencia humana una nueva visión de un mundo de posibilidades ilimitadas y soluciones en gran medida creativas. Las creencias son, sobre todo, acuerdos con respecto a la realidad, y tanto las creencias personales como las colectivas forman la estructura y los parámetros de nuestra vida en cualquiera de sus áreas.

Las creencias, los pensamientos y los sentimientos dejan una impronta característica en el campo de la energía vital que envuelve nuestro mundo.

Estamos creando el tiempo, y la humanidad se está dando cuenta  con más rapidez este sorprendente hecho. Los tiempos en los que vivímo se caracterizan por grandes cambios, y se necesita una importante dosis de flexibilidad y claras intenciones para poder manejar este inestimable proceso humano de transformación.

Desarrollar la habilidad de darnos cuenta de lo que pensámos, sentímos y hablámos y estructurar nuestra vida con mucha claridad a través del pensamiento, la palabra y los hechos tienen una importancia esencial para vivir una vida con poder.

 Aceptar la responsabilidad del poder que encarnámos es una lección esencial y muy importante para conseguir esta transformación.

La expansión de la conciencia está recorriendo el globo con una sorprendente fuerza y estimula a la humanidad a despertar a nivel celular para descubrir su poder.

La presión para dirigir honestamente nuestras vidas y el mundo en general nunca ha sido mayor y, a algunas personas, el esfuerzo necesario para llevar a cabo esta tarea simplemente le parece arrollador. En estos tiempos, abrir la mente y considerar puntos de vista y una visión de la vida que van más allá de los pensamientos aceptados parece no solamente sensato, sino también admirable. El importantísimo reto ocasionado por las energías aceleradas de estos tiempos, de hecho, nos sirve como estímulo para percibir la realidad de otra manera. Nosotros hemos elegido estar aquí en esta época para ayudar con nuestro propio punto de vista al elenco de seres conscientes que están produciendo «el gran despertar espiritual» en el planeta Tierra.

La toma de conciencia es un estado de la mente, además de ser el «nombre del juego» en estos tiempos cambiantes. Al igual que un descomunal vendaval, la conciencia expandida está barriendo el globo con un sorprendente empuje estimulando a la humanidad a nivel celular para que despierte y recupere su poder.

Debémos estar dispuestos y ser capaces de llamar a una espada, espada, es decir, denominar e identificar con valor y claridad todo lo que vemos y sentímos con respecto a lo que está sucediendo a todos los niveles. Tanto a nivel individual como a nivel colectivo, nuestra libertad depende de nuestra habilidad de hablar de la verdad tal y como nosotros la percibimos. Nuestra lección sobre la vida también incluye temas muy diferentes que deben discernirse y que muestran vínculos con vuestras relaciones tanto con la realidad física como con la no física.

Las elecciones que hagamos a diario son cruciales para nuestro bienestar, del mismo modo que nuestros pensamientos, y no sólo porque dirigen el curso de nuestras vidas en el mundo físico en 3D, sino también porque afectan a otras muchas realidades. Los desafíos en este «juego de la toma de conciencia» están aumentando continuamente y se nos reta más que nunca a identificar nuestros sentimientos más íntimos y reconocerlos como la principal fuente para la creación de nuestra realidad.

 El potencial para que aumente nuestra toma de conciencia es cada vez más importante debido a la velocidad, similar a la velocidad de la luz, a la que se intercambian nuevas ideas y las posibilidades de realizarlas. Aunque seguímos confiando en las palabras escritas para aprender y difundir nuestro conocimiento y nuestra conciencia, lo cierto es que somos también en gran medida telepáticos.

Desde 1987, el flujo de energía cósmica que afecta a nuestro planeta ha ido aumentando gradualmente cada año, lo que ha dado lugar a un aumento del pulso de la vida: probablemente nos estamos dando cuenta de que nuestra vida se mueve cada día más y más deprisa, tal y como se hace patente en las exigencias que se nos plantean y la increíble velocidad con la que tenemos que trabajar para subsistir. Y, además, en lo que pensamos y en lo que nos centramos se manifiesta con la misma rapidez.

El tiempo no sólo nos exige que seámos mucho más conscientes acerca de lo que está ocurriendo en la comunidad mundial, sino también una mayor responsabilidad y honestidad en la relación con nosotros mismos.

El mundo exterior es un reflejo de nuestra realidad interior.

  Debemos estar dispuestos a tomar las riendas de nuestras vidas y adiestrarnos en pensar de una manera diferente para poder navegar por las corrientes cambiantes de la conciencia humana.

Para algunas personas, estos tiempos son de auténtico estrés y transformación tumultuosa y con muchos reveces, y numerosas familias e individuos se están enfrentando a la incómoda sensación de que se encuentran  en contra la corriente. La presión para ser más flexibles y cambiar la vida y las creencias está aumentando de forma sorprendente.

La economía mundial permanece en un continuo vaivén y confusión; ajustes desastrosos han causado desconfianza en el tesoro público y los grandes negocios; despidos de trabajadores siguen creando más inseguridad; el número de desmpeados aumenta cada día y la gente piensa cómo va a poder seguir viviendo.

Enfermedades graves entre los animales y los humanos plantean una crisis de salud a nivel mundial; los políticos huelen oscuras transacciones aprovechando información privilegiada; los tambores de guerra suenan continuamente en los medios de comunicación controlados; los ataques nucleares y el terrorismo ocupan los primeros puestos del ranking, el incremento de violencia sexual y los actos de perversión son cada vez más llamativos; la relación deuda/crédito es completamente insostenible, y el robo, el engaño, la trampa y la mentira son el factor común que tienen los totalmente corruptos líderes mundiales.

 Parece que los denominados líderes han fracasado en el deber que se les ha encomendado de defender la libertad y cuidar la garantía de independencia como responsabilidad civil.

  Ahora, y a estas alturas del juego, todo el mundo se está empezando a preguntar por qué el mundo está sumido en semejante caos. Precisamente constituye una señal excelente, ya que propone una mayor reflexión y reevaluación de la vida con la que cada persona ha de enfrentarse.

Un incremento en la intensidad de las radiaciones energéticas procedentes del cosmos hace que la humanidad abra sus ojos para darse cuenta de un propósito espiritual mayor.

Toda la existencia está llena de energía que es capaz de reaccionar, que está viva, que es inteligente, vibrante, flexible y telepática, y, teniendo en cuenta que nosotros formamos parte de la existencia, también estámos rebosantes de estas cualidades.  Mientras nuestro sistema solar viaja por las profundidades del espacio, atraviesa un terreno lleno de radiaciones cósmicas altamente energéticas llenas de una aparentemente ilimitada red de heliografías de conciencia. Esto provoca una lluvia de energía fogosa que cae continuamente sobre la Tierra y que le aporta grandes cantidades de partículas atómicas que penetran en las células y en los átomos de todas las cosas para transmitir una forma de electricidad celeste llena de energía vital.

Las antiguas sagas decían con frecuencia que el punto blando en el cráneo de un bebé era «la puerta al cielo», ya que sabían que era una puerta para el flujo de energía cósmica e inteligencia espiritual que se dirigía hacia los ganglios craneales.

 La radiación cósmica recarga el sistema nervioso central con la energía de la fuerza vital y actúa como una extensión invisible del sistema nervioso físico para facilitar la conexión con el cosmos mayor.

En estos tiempos de cambio, el masivo incremento en la intensidad de las radiaciones energéticas procedentes del cosmos hace que la humanidad abra sus ojos para darse cuenta de un propósito espiritual mayor y para adquirir una visión más trascendente de la existencia. La presencia de estas misteriosas energías cósmicas fue detectada hace tiempo y bautizada por mucha gente procedente de las más diversas culturas: el campo unificado, (chi, prana, energía orgón, éter, fuerza dragón, fuerza vital, la fuerza y radiación cósmica), todas ellas denominaciones que se refieren al mismo enigma. Independientemente de cómo se denominen, nosotros utilizámos esta energía a lo largo de toda la vida para proyectar nuestro ser, ya que se trata de una fuente ilimitada de poder.

Dentro de nuestro particular campo de experiencia, nuestros pensamientos, sentimientos y deseos son el material primordial que usámos para crear nuestro mundo. El poder de creación reside en todas las formas de conciencia, y la conciencia existe en un estado de suprema cooperación a lo largo de toda la existencia. Conciencia es existencia.

El amor es la primordial fuente material, es la vibración de energía cósmica pulsante que alimenta cada aspecto del campo de existencia.

Este gran campo de energía está siendo estimulado e influenciado por las actividades de intensos fenómenos celestes que penetran en los confines del espacio y el tiempo. Gracias a nuestras creencias, el espectacular despliegue de implosión y explosión de gases y materia parecen ser eventos que ocurren al azar y muestran un universo en constante colisión consigo mismo. Sin embargo, este no es el caso. Aún no nos hemos atrevido a creer o reconocer la presencia de un profundo orden, que es el núcleo de toda vida. Una presencia evolucionada de un colectivo de inteligencia cósmica mueve, planifica y diseña la existencia con un diferenciado y cualificado propósito.

De hecho, todas las formas de conciencia tienen el poder inherente para planificar y crear experiencias, y. desde una perspectiva más amplia, esta red interconectada de conciencia cósmica es el componente clave del juego de la vida.

Los orbes de los cielos juegan muchos papeles. Los componentes estelares son básicamente centros de comunicación de la fuerza de la vida y están entretejidos a través de importantísimas conexiones telepáticas. Estos centros son utilizados por muchos seres inteligentes como medio para enviar transmisiones específicas mediante la modulación de frecuencias desde un lugar a otro. Cada «flash» de luz, cada supernova, cada llamarada solar y cada acción (pequeña o grande) es extraordinariamente importante para el desarrollo de todas las partes de esta red cósmica y se pone claramente en marcha mediante la intención en una realidad u otra.

Por un mundo mejor:

Todos juntos en La ¡ Victoria de La Luz!

Deja un comentario